El desconcierto del Movistar: ni etapas, ni general y en peligro de descenso
13:34
20 Julio 2022

El desconcierto del Movistar: ni etapas, ni general y en peligro de descenso

El equipo español, negado en el Tour, avanza con la angustia de perder la categoría World Tour a final de año. Enric Mas salió del Top 10: ''Tenía que haber estado en la fuga. Es culpa mía''

Pirineos Aperitivo de frustración Entrevista Philippa York: "Si hubiese podido, Robert Millar nunca habría existido"

Avanzan los días, el Tour encara su recta final y el Movistar sigue intentado encontrar la salida de su laberinto. Han pasado cuatro años desde su última victoria de etapa (Nairo Quintana en Saint Lary Soulan), seis desde su último podio (el propio Nairo en 2016) y 16 de su último triunfo en París, con Óscar Pereiro. Atrás la época dorada, la estructura española pugna ahora por las migajas, por un puesto decente de Enric Mas, por un triunfo parcial quizá. Pero ni a eso se acerca. Todo, con una presión añadida: su permanencia en el WorldTour, la máxima categoría de la UCI.

El primer día de Pirineos más que un desastre resultó un significativo sinsentido para el equipo navarro. Los contradictorios mensajes de su líder en la previa -habló de perder tiempo para pelear por una etapa y de intentar avanzar en la general-, provocaron un desconcierto que acabó por pasarle factura. Y, para colmo del mal fario que también les está acompañando, su mejor hombre en esta Grande Boucle, Matteo Jorgenson, se fue al suelo en una curva cuando perseguía a Hugo Houle, el ganador de etapa. Heroico y visiblemente magullado, el estadounidense acabó cuarto en Foix.

Pero lo inexplicable había sucedido antes. En contraste con la fuga de Vlasov, que también tenía casi 10 minutos perdidos con respecto al líder, Enric Mas no se movió en el comienzo de la etapa en Carcassonne. Atrapado en un pelotón en calma, el balear veía cómo le pasaba la etapa por delante, sin opción de nada. Así que, a mitad de la primera gran subida, ideó un ataque junto a dos compañeros, Carlos Verona, su hombre más fuerte, y el austriaco Gregor Mühlberger. Tenían además dos piezas más por delante y llegaron a gozar de un minuto de ventaja. Parecía un buen plan. Al menos un plan que salvara los muebles. Hasta que Pogacar atacó y todo se fue al traste nada más coronar el Port de Lens. «Teníamos que haber estado en la fuga. Me he quedado encerrado cuando se ha formado. Es culpa mía y de nadie más», se lamentaba Mas, lastrado desde que camino del Granon perdió ocho minutos.

"No es el Tour"

Más extraño resultó todavía lo que ocurrió en el siguiente puerto. Ahí, de repente, los hombres del Movistar se pusieron a tirar del grupo de favoritos. Luis Mentjes, que cuando fue atrapado miró con estupefacción al equipo español, había intentado arrancar. Y por delante seguía Vlasov. Al cabo, cuando Majka primero y Kuss después tomaron las riendas, Mas ni siquiera pudo estar con los mejores. Iba a perder casi dos minutos y ya es 11º. Sólo Romain Bardet fue peor que él. «No ha salido bien, porque pronto se han movido atrás, y luego en Péguère tendría que haber estado más adelante. Cuando no es el Tour, no es el Tour», concedía. «Ojalá tenga fuerzas para seguir intentándolo», concluyó.

La permanente inquietud del Movistar tiene otro elemento que condiciona sus movimientos, hasta la propia confección del equipo que ha acudido al Tour. Necesita, con urgencia, los puntos que aseguren su permanencia en la máxima categoría del ciclismo. Es el único español ahí y perder esa condición sería un drama. La clasificación, que responde a una serie de baremos por victorias parciales y totales, sufre cada tres años el descenso de cuatro equipos. La pobre temporada actual del equipo que dirige Eusebio Unzué hace que escuadras como el Israel -que ayer hizo primero y tercero en Foix-, el Lotto Soudal y el BikeExchange le acechen. Education First y Cofidis también están en esa puja por evitar el descenso. El TotalEnergie y el Uno-X parecen ya condenados.

«No me parece justo que el sistema de puntos condicione el comportamiento de seis o siete equipos en carrera. Tenemos que pensar en ello. Es un sistema que se eligió hace tres años y nos ha demostrado que es francamente mejorable», se quejaba hace unos días Unzué en MARCA. Pero el Movistar dejó fuera del Tour a algunos de sus hombres con más colmillo, como Alex Aramburu, Max Kanter o García Cortina, reservándoles para carreras menores donde intentar rascar algo. Alejandro Valverde, el corredor que más puntos le ha dado (más de 1.300), se centrará en la Vuelta. La razón es que el extraño sistema premia casi por igual un triunfo en una carrera menor que una victoria parcial en el Tour (120). El Movistar necesita aproximadamente 1.000 puntos para estar tranquilo. El triunfo en la Vuelta da 850 y un tercer puesto en el Tour, 675, por ejemplo. «Por muchas vueltas que le des, los puntos son los que son. Estamos intentando hacer el mejor Tour posible. Intentando conseguir los puntos, pero sin hipotecarlo todo», decía Carlos Verona estos días.


Etiquetas:  #El #desconcierto #del #Movistar #ni #etapas #ni #general #y #en #peligro #de #descenso

COMENTARIOS