El Ecofin da luz verde al Plan de España y despeja definitivamente el camino para los fondos europeos
01:44
14 Julio 2021

El Ecofin da luz verde al Plan de España y despeja definitivamente el camino para los fondos europeos

Los primeros 9.000 millones de euros llegarán en unas semanas y otros 10.000 millones, si no hay sorpresas, antes de final de año

Los ministros de Economía y Finanzas de la UE han dado este martes su aprobado al plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España y otros once estados miembros. Era el trámite pendiente más importante y el único que podía bloquear la entrega de los fondos, pero el proceso ha sido más cómodo de lo temido, tanto como para que la vicepresidenta Nadia Calviño no haya tenido siquiera que estar presente hoy en la reunión con sus colegas, pues optó por regresar a Madrid desde Bruselas para participar en el primer Consejo de Ministros del nuevo Gobierno remodelado.

A falta de una serie de pasos administrativos y papeleo, que podría llevar unas semanas, Moncloa confía en que los primeros 9.000 millones de euros lleguen a las arcas públicas a finales de este mes o principios del que viene. Tras la negociación y evaluación positiva de la Comisión Europea, los Estados han discutido durante el pasado mes, a nivel muy técnico, los detalles de los documentos y los ministros han despejado hoy definitivamente el camino. Ahora Madrid y la Comisión tiene que formalizar una serie de documentos legales, algo que es lento porque requiere muchas comprobaciones, la participación de la Abogacía del Estado y la intervención. Algo parecido se hizo el año pasado con programa SURE, el mecanismo europeo creado para financiar mediante créditos los programas de ayuda al empleo, como los ERTE. España tiene algo de experiencia y fuentes del ministerio de Economía confían en que eso sirva para acelerar los pasos y, con suerte, lograr la transferencia este mismo mes.

"Las decisiones del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros sobre casi la mitad de los planes nacionales constituyen un gran paso adelante en la recuperación económica. Permiten que los Estados miembros firmen los primeros acuerdos de financiación y que se realicen los pagos de prefinanciación. Con el apoyo de la UE, los Estados miembros pueden iniciar las reformas e inversiones necesarias para la recuperación, reforzando y transformando así nuestras economías", ha celebrado Andrej Šircelj, ministro de Hacienda de Eslovenia, que este semestre ostenta la presidencia rotatoria de la Unión y se encarga de las negociaciones.

En todo caso, que llegue en julio o agosto no tiene demasiada importancia. España se financia con las emisiones del Tesoro y espera antes de fin de curso el desembolso de otros 10.000 millones de euros, aproximadamente. El primer cheque, el de este mes, es el llamado de 'prefinanciación', equivale al 13% del total al que puede aspirar nuestro país y está respaldado por las reformas y medidas tomadas desde 2020 para hacer frente a la pandemia. El segundo está 'amparado' por las reformas e hitos puestos en marcha y, a estas alturas, prácticamente completados, por lo que Calviño ha reiterado varias veces que no debería haber ninguna sorpresa tampoco. Otra cosa es el tercer desembolso, que se produciría en la primavera-verano de 2022, pero que no está garantizado todavía, pues España debe aprobar de aquí a diciembre diferentes reformas, incluyendo elementos del mercado laboral, uno de los más polémicos.

"Buenas noticias. Los ministros han dado luz verde a primeros 12 planes nacionales de recuperación. La financiación de la UE pronto podrá empezar a fluir para costear reformas e inversiones. Ahora hay que centrarse en ponerlos en marcha de una forma rápida y adecuada", ha apuntado el vicepresidente comunitario, Valdis Dombrovskis.

Había dudas en los últimos meses sobre la aprobación de las capitales. Hoy se ha dado luz verde a las evaluaciones de 10 planes diferentes, entre ellos Italia, Francia, Alemania, Grecia o Dinamarca, por ejemplo. El objetivo de este examen por parte del Ecofin era garantizar que la Comisión sería rigurosa, pues varios países del norte tienen mandatos específicos de sus Parlamentos para apretar las tuercas, una condición sine qua non fijada durante la ratificación. No suponía un veto puro, pero sí podía suponer un problema político de primer orden en caso de que se buscara pelea. El texto de España ha pasado sin cambios, y fuentes comunitarias explican que únicamente ha habido modificaciones menores y muy técnicas en los planes de algún país. Nada serio, aseguran, sólo algunas explicaciones adicionales, calendarios algo más precisos o fijar ciertos umbrales de cofinanciación público-privada con precisión.

El acuerdo para la recuperación alcanzado en julio de 2020 contemplaba un paquete de hasta 800.000 millones de euros, la mitad de ellos casi en transferencias directas, que no computarán para el déficit público o la deuda de un país. A España le correspondería un máximo de 140.000 millones entre transferencias y créditos, pero por ahora ha renunciado a la segunda parte, a diferencia de socios como Italia o Grecia, que optan a todo. El Gobierno cree que las condiciones de acceso al mercado son buenas, por lo que no necesita las condiciones ventajosas que resultan atractivas para otros países. Y que, además, ya es bastante reto intentar absorber cerca de 70.000 millones de euros en unos pocos años, por lo que ha optado por ir poco a poco, pero sin cerrar la puerta a pedirlo más adelante, si los mercados se volvieran más caros.

Desde Bruselas se ha animado a los estados a ir por todas, utilizar las herramientas a disposición para maximizar el estímulo antes de que se vaya volviendo a la 'normalidad' fiscal y se recuperen las normas del Pacto de Estabilidad.

Los próximos meses serán tranquilos, porque el grueso del trabajo está hecho, pero todos en Bruselas y en Madrid esperan que 2022 sea más complicado. Hay muchísimas reformas que aplicar, muchos hitos que alcanzar y habrá, inevitablemente, choques. La regla es clara: si no se cumple todo lo pactado, y los calendarios son muy detallados, no puede haber desembolsos. Pero existe la posibilidad, en determinadas circunstancias, de renegociar y pactar quizás entregas parciales del dinero, si se ha hecho el grueso pero quedan temas de calado pendientes. O la cuestión laboral, de pensiones y fiscal está en la primera línea.

Hay, además, alguna incógnita. Hay socios, como Países Bajos, que no han entregado todavía sus programas porque el Ejecutivo está en funciones. Malta lo ha remitido hoy mismo. Y hay otros, como Hungría, con los que se espera un verano caliente y muchos choques. La Comisión Europea no ha publicado todavía su evaluación (dispone de dos meses desde la entrega, según las reglas) y la fricción con Budapest es creciente. Sobre el papel, por la falta de medidas contra la corrupción. De fondo, ese tema y al menos otra decena de corte técnico y político. La cuestión puede intentar resolverse estos días o semanas, puede ser un choque bilateral, el enésimo. Pero también puede escalar. Hay ciertos temas, incluyendo lo que afecta a los planes de recuperación, que requieren unanimidad en el Ecofin, y Hungría si algo ha demostrado estos últimos 12 meses es que no tenía problemas para bloquear o vetar cuestiones importantes para sus colegas.


Etiquetas:  #El #Ecofin #da #luz #verde #al #Plan #de #España #y #despeja #definitivamente #el #camino #para #los #fondos #europeos

COMENTARIOS