El efecto Feijóo y las disfunciones obligan a Sánchez a una remodelación profunda del PSOE
01:36
21 Julio 2022

El efecto Feijóo y las disfunciones obligan a Sánchez a una remodelación profunda del PSOE

El presidente cambiará la estructura de su cúpula y los grupos parlamentarios con Pilar Alegría como valor en ascenso

Las disputas internas en la cúpula del PSOE por las cuotas de poder y el efecto Feijóo que ya hasta constata el CIS de Tezanos obligan a Pedro Sánchez a realizar una remodelación profunda del PSOE. El presidente del Gobierno y secretario general estaba ya decidido a intervenir para acabar con el «fuego amigo» y el «ruido», pero, además, necesita dotar de más peso político a un partido descapitalizado de cara al próximo ciclo electoral.

La salida de Adriana Lastra como número dos del PSOE ha ejercido como efecto acelerante de un proceso que Sánchez medita hace tiempo, pero del que no da pistas y que se consumará en el Comité Federal del sábado. Queda apenas un año para las elecciones municipales y autonómicas y es consciente de que precisa echar carbón a una locomotora que lleva al ralentí casi cuatro años.

En La Moncloa consideran que Ferraz debe adquirir un peso y un perfil político del que ahora adolece para poder confrontar y desgastar al PP y a Feijóo. Hasta ahora, los ataques más directos los ha realizado el propio Sánchez desde la tribuna del Congreso. En el Gobierno quieren «volcarse» en hacer pedagogía de las medidas que impulsan y no perder el foco y el tiempo en dar cobertura a los populares. Esa labor, entienden, debe asumirse desde el partido.

Porque aunque no ha sido hasta ahora cuando el CIS ha reflejado el sorpasso del PP al PSOE, lo cierto es que en La Moncloa hace muchas semanas que trabajan con ese escenario. Las elecciones en Andalucía han constatado que si el PP aglutina el voto de la derecha, como refleja la demoscopia que puede suceder, gana más enteros para salir victorioso y ha expandido el temor de que el acicate para votar en próximos comicios sea votar antisocialismo.

Para contrarrestarlo, en el partido, aunque se reconoce que no se sabe nada y que sólo la cabeza de Sánchez sabe qué quiere hacer, en los últimos días han cobrado fuerza nombres como el de la ministra Pilar Alegría, a la que se concede proyección.

De hecho, la ministra de Educación ha contado con mucha exposición mediática y pública en los últimos meses. Por ejemplo, ha sido habitual en actos los fines de semana siendo el rostro y la voz del partido. Se considera que es una de las pocas ministras que ha cuajado tras la crisis de gobierno del año pasado.

Casualidad, o no, cuando su nombre más suena en el PSOE como un valor en alza, la ministra ha cancelado el viaje que tenía previsto a Gran Canaria, donde iba a reunirse este jueves con el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres.

En el partido tampoco pasó desapercibida la foto de Sánchez con Antonio Hernando que ilustraba una entrevista en El País, y se le ve como un perfil de peso para relanzar el partido y confrontar con el PP. Otro nombre que está en boca de muchos es el de Patxi López. Sánchez lo nombró de forma específica en el Debate sobre el estado de la Nación y tras su intervención se fundiera en un abrazo con él. López, además, ha tenido protagonismo mediático en las últimas fechas para confrontar con la derecha a cuenta de ETA y de la Ley de Memoria Democrática.

Otro objetivo que persigue Sánchez es poner fin a las disfunciones que ha habido entre Moncloa y Ferraz y Ferraz y los grupos parlamentarios. Fricciones, roces cuando no choques, según cargos del partido consultados, que no han gustado.


Etiquetas:  #El #efecto #Feijóo #y #las #disfunciones #obligan #a #Sánchez #a #una #remodelación #profunda #del #PSOE

COMENTARIOS