El fantasma del fraude electoral que golpeó Ecuador y Bolivia agita ahora Perú
01:30
9 Junio 2021

El fantasma del fraude electoral que golpeó Ecuador y Bolivia agita ahora Perú

El abanderado de la izquierda Pedro Castillo sigue aventajando a la hija del dictador, que denuncia ''boicot'' sin prueba alguna

América Perú se acerca al eje bolivariano con la inminente victoria de Pedro Castillo América Perú cierra una campaña electoral marcada por las enormes cifras de la pandemia

Indicios de fraude en las mesas electorales y fraude sistemático. Keiko Fujimori está dispuesta a luchar por último voto de Perú, pese a que no tenga pruebas de lo denunciado en la noche del lunes. "Han venido ocurriendo una serie de irregularidades que nos preocupan y creemos que es importante evidenciarlo. Hay una clara intención de boicotear la voluntad popular", aseguró la hija del dictador.

La candidata de Fuerza Popular (FP) marcha por detrás del maestro y sindicalista Pedro Castillo en la última actualización del escrutinio electoral realizada por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE). El abanderado de la izquierda radical acumula el 50,20% de los apoyos frente al 49,79% de la populista de derechas, más de 70.000 votos de ventaja con el 97,89% de las actas procesadas.

Ambos candidatos permanecen en sus cuarteles generales rodeados por sus colaboradores en espera de un recuento que más parece una película de Hitchcock. La ventaja inicial de Fujimori gracias al voto urbano se convirtió en desventaja cuando comenzaron a llegar las actas rurales, lo que permitió a Castillo en la madrugada de ayer rozar los 100.000 votos de diferencia.

El impacto del voto exterior, donde Keiko acumula 2/3 partes de las preferencias, comenzó a reducir la ventaja del aspirante de Perú Libre (PL) cuando todavía faltan por contar actas de Ayacucho, Cusco y Huancavelica, proCastillo, y la amazónica Loreto, donde Fujimori es mayoría. Hasta ahora, Castillo se ha impuesto en 16 regiones y la lideresa populista en nueve.

El anuncio de Fujimori fue matizado por sus aliados, que desmintieron que haya acusado de fraude a los organismos electorales. "Las advertencias, muy justificadas, han sido todas contra los métodos mafiosos que Perú Libre está empleando para burlar la voluntad popular, no contra la ONPE", subrayó Álvaro Vargas Llosa.

En el comando de campaña de Keiko aseguran que Castillo ha impugnado actas en Lima donde son mayoría. Incluso un interventor de PL estuvo detenido acusado de marcar actas, algo que realizó "involuntariamente", según declaró tras ser liberado. "Nos han impugnado de una manera grosera, porque si no la votación sería de otra manera", fustigó Luis Galarreta, candidato a vicepresidente de FP.

Por su lado, la ONPE advirtió sobre una campaña de fake news promovida desde el círculo cercano a Fuerza Popular para hacer creer que existe un mecanismo perverso con las actas observadas. Las que contienen errores, son ilegibles o incompletas son enviadas a la Junta Nacional de Elecciones para que dictamine, un proceso que puede alargar la resolución final.

La respuesta de PL, a través de sus redes sociales, fue contundente: "Rechazamos las declaraciones de la candidata de Fuerza Popular, recordándole que Perú Libre jamás recurrió al fraude electoral. Por el contrario siempre fue víctima de este, y pese a todo supimos enfrentar y vencer".

Castillo también defendió la labor de sus "personeros" (interventores), señalados desde el bando de Fujimori, a quienes definió como "héroes y heroínas de la democracia".

Semejante tesitura mantiene a Castillo como favorito para alzarse con la victoria, lo que el lunes provocó el hundimiento de los mercados bursátiles y de la moneda nacional, el sol, frente al dólar. En un intento por frenar la hemorragia financiera, los asesores económicos de Castillo reiteraron al país que respetarán la autonomía del Banco Central de Reserva (culpable de las mejores cifras de inflación de la región durante este siglo), que no impondrán el modelo chavista de expropiaciones, controles de cambios y de precios (los mismos que han destruido la economía venezolana) ni que tampoco prohibirán las exportaciones, pese a las idas y venidas de su candidato.

La gran sorpresa electoral del año latinoamericano también cuenta con el apoyo del Grupo de Puebla, que reúne a dirigentes izquierdistas y populistas de la región y que mantienen como una de sus principales piedras filosofales el blanqueo de la revolución bolivariana. "Atención con Perú. Fujimori comienza a hablar de irregularidades. Esperamos que Luis Almagro (secretario general de la OEA) y compañía no se presten para repetir la historia de Bolivia", destacó el Grupo de Puebla en sus redes.

Sin pruebas

"El mismo discurso de la derecha racista, fascista y golpista: denuncia fraudes sin pruebas y atenta contra la democracia que dice defender. Trump en EEUU, Mesa en Bolivia y Fujimori en Perú, repiten la misma mentira y desconocen el voto del pueblo. Que se respete el resultado", clamó el expresidente boliviano Evo Morales para arrimar el ascua a su sardina revolucionaria.

El nuevo enredo electoral repite escenarios ya vividos en las últimas elecciones en la región. Este año, el candidato indígena Yaku Pérez denunció fraude tras la primera vuelta electoral en Ecuador, tras no acceder al balotaje por apenas 32.000 votos frente a quien sería el vencedor final, Guillermo Lasso. No pudo demostrar sus acusaciones.

En 2019, el fraude promovido por el oficialismo boliviano provocó la caída del todopoderoso Morales. La gran diferencia con Perú es que en aquella ocasión la Organización de Estados Americanos (OEA) demostró las irregularidades promovidas desde el poder, algo que no sucede en Perú, donde la misión enviada al país andino felicitó a la ONPE y al pueblo peruano por la jornada electoral.


Etiquetas:  #El #fantasma #del #fraude #electoral #que #golpeó #Ecuador #y #Bolivia #agita #ahora #Perú

COMENTARIOS