El fin de la barra libre del BCE devuelve la deuda española a máximos de 2015
13:36
4 Mayo 2022

El fin de la barra libre del BCE devuelve la deuda española a máximos de 2015

La futura subida de tipos y la retirada de estímulos devuelve la presión a los bonos y las anestesiadas primas de riesgo, cuyos rendimientos escalan a niveles no vistos desde hace años

La futura y cada vez más próxima subida de tipos pende como una espada de Damocles sobre la deuda soberana de los países de la zona euro, especialmente en aquellos que, como España, tienen un nivel de endeudamiento más elevado. Tras años de créditos fáciles y estímulos monetarios, el endurecimiento de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) amenaza con poner fin a la barra libre de financiación soberana y devuelve la presión a los bonos y las anestesiadas primas de riesgo.

La española, sin ir más lejos, se situó ayer en 106 puntos básicos, afianzándose sobre los 100 enteros en apenas una semana y muy por encima de los 70 puntos en los que comenzó el año. Por otro lado, la rentabilidad ofrecida por la deuda española con vencimiento a diez años superó el lunes el umbral del 2%, algo que no ocurría desde septiembre de 2015, y ayer martes volvió a repetirlo. En concreto, el interés del bono español a diez años llegó a alcanzar el 2,066%, después de despedir la sesión de la víspera en el 2,017%.

El encarecimiento de la financiación es un hecho, y es que el nivel de deuda española no es la mejor carta de presentación para los mercados en un momento de huida generalizada de la renta fija; y cuanto mayor es la dificultad para colocar los bonos, mayor rendimiento tendrá que pagar el Estado para atraer a los inversores. Otra señal de esto la encontramos también ayer en el Tesoro Público. El organismo captó en la primera subasta del mes de mayo 5.011 millones de euros, dentro del rango medio previsto, pero tuvo que pagar por las letras a 12 meses por primera vez en dos años (rentabilidad marginal del 0,103%, frente al -0,277% previo).

Las expectativas de endurecimiento de la política monetaria han llevado al Tesoro a acelerar sus colocaciones en el primer trimestre, hasta el punto de que a inicios de abril ya había alcanzado el 40% del objetivo de financiación de todo 2022. Y eso a pesar de que el secretario de estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Gonzalo García, aseguró recientemente que la entidad está preparada para asumir una posible subida de los tipos de interés del BCE en julio.

Reunión clave de la Fed en EEUU

Desplegable

Mientras el Banco Central Europeo ha retrasado la retirada de estímulos monetarios hasta el verano, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ya lleva unos meses de adelanto y esta semana afronta una cita crucial. Ayer comenzó una reunión de dos días en la que puede decidir una subida de medio punto de los tipos de interés, como parte de una estrategia cada vez más agresiva del banco central para luchar contra una inflación desbocada.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, ya dijo a finales de abril en una mesa redonda junto a la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, que una subida de cincuenta puntos básicos es algo que iba a estar "sobre la mesa".

La subida de 0,5 puntos sería el doble que la adoptada en marzo, que fue de 0,25 y supuso la primera vez que la Fed subía los tipos de interés desde 2018. El tipo de interés oficial de la mayor economía del mundo se encuentra actualmente en una horquilla de entre el 0,25 % y el 0,5 %, por lo que una subida de medio punto lo dejaría entre el 0,75 % y el 1,00 %.

El principal objetivo del banco central estadounidense en estos momentos es mitigar la elevadísima tasa de inflación, que en marzo pasado se situó en el 8,5 %, el más elevado registrado desde 1981.

Este contexto ha impulsado también el rendimiento del treasury estadounidense hasta situarlo por encima del 3% por primera vez desde 2018.

Respiración asistida

El impacto de la guerra de Ucrania, la inflación y el inminente aumento de los tipos han acelerado un cambio de tendencia que afecta a todos los países, pero las consecuencias serán mayores en aquellos más endeudados, especialmente a raíz del impacto de la pandemia. Ludovic Subran, economista jefe de Allianz, descartaba en una entrevista con este diario que Europa esté ante una situación similar a la de 2012, cuando la quiebra y el rescate de países como Portugal, Grecia, Irlanda o España casi acaban con el proyecto de la moneda común. Sin embargo, el experto también reconocía que países como Italia o España son una fuente de preocupación para la Eurozona.

En el caso español, desde el inicio de la pandemia, el BCE se ha convertido en el principal comprador de deuda nacional al adquirir bonos, tanto corporativos como del Tesoro, por valor de 267.824 millones. Con esta premisa, la retirada de estímulos anunciada por Christine Lagarde para el próximo verano supondrá la retirada de la respiración asistida a la que se ha aferrado el Gobierno para capear la crisis del coronavirus; a partir de ese momento, pedir dinero a los mercados resultará más caro y más difícil. Pero el problema no es sólo que el Ejecutivo se quede sin el salvavidas que supone la compra de bonos por parte del BCE, sino que más pronto que tarde vuelvan a entrar en vigor las reglas fiscales de la UE y no se hayan hecho los deberes suficientes para cumplir con ellas.

La deuda de las administraciones públicas españolas representa el 119% del PIB, según los datos de febrero del Banco de España. La Comisión Europea estima que la deuda se mantendrá en niveles próximos al 120% durante la próxima década, y en su escenario base, el déficit estructural se situará hasta 2032 entre un mínimo del 3,7% (2027) y un máximo del 4,6% (2023). Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un déficit público del 5,3% para España en 2022 y vaticina que permanecerá estancado en el 3,9% anual hasta 2027.

Bruselas debe decidir este mes si prorroga un año más o no la congelación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la recuperación de países como Italia o la propia España depende en gran medida de ello.


Etiquetas:  #El #fin #de #la #barra #libre #del #BCE #devuelve #la #deuda #española #a #máximos #de #2015

COMENTARIOS