El fracaso en sus previsiones obliga al Gobierno a alargar el plan anticrisis, negociado al límite
12:06
25 Junio 2022

El fracaso en sus previsiones obliga al Gobierno a alargar el plan anticrisis, negociado al límite

El bloqueo en las negociaciones dejó en manos de Sánchez las decisiones y su alcance

Política El Gobierno extenderá su nuevo plan anticrisis hasta finales de año obligado por el alza de los precios Gobierno El nivel de renta para recibir el cheque de ayuda que estudia el Gobierno tensiona la negociación de PSOE y Podemos

El escenario provocado por el alza de precios, agravado por la guerra en Ucrania, sumado al batacazo de las izquierdas en Andalucía, ha obligado al Gobierno a cambiar sus intenciones. La fotografía que dispuso y proclamó el Ejecutivo no refleja la realidad del momento. La inflación sigue, la crisis se agrava y las izquierdas atraviesan un momento delicado de la legislatura. Todo este cóctel motiva la decisión de llevar hasta final de año el plan anticrisis que este sábado aprueba el Consejo de Ministros, cuando la intención inicial había sido hacerlo por tres meses.

Había calendario, pero no plan. Las negociaciones para cerrar el texto entre PSOE y Unidas Podemos se alargaron hasta última hora de este viernes. Desencuentros, choque. El bloqueo alcanzó el punto de que la decisión de las medidas en conflicto y su calado, como el cheque de ayuda a las familias, quedó en manos de Pedro Sánchez, según confirmaron varias fuentes gubernamentales. Esto es, el cheque de ayuda, por ejemplo, derivó en decisión política y no técnica.

En La Moncloa, a principios de mayo, negaban la «estanflación» y argumentaban que la inflación empezaría a remitir con el segundo semestre del año. El paso de los días, la subida permanente de los precios y el enquistamiento de la guerra desbarató ese escenario. Hace escasas fechas, la vicepresidenta Nadia Calviño modificó el discurso reconociendo un escenario de inflación más alta y prolongado más en el tiempo.

Todo ello llevó a Sánchez, tras su participación en el Consejo Europeo, a anunciar que el plan anticrisis iría hasta el 31 de diciembre. Un alcance que siempre demandó Unidas Podemos. «Habrá real decreto ley», zanjó el jefe del Ejecutivo ante las discrepancias entre socios. En el Gobierno todos asumían la necesidad de un plan «ambicioso», pero en los ministerios económicos del PSOE había reticencias con las medidas impulsadas por los morados: cheque de ayuda, bonificación del bono transporte o impuesto a las eléctricas.

Uno de los principales puntos de fricción es establecer o no un cheque de ayuda para las familias, y en caso de hacerlo qué umbral de renta establecer para otorgarlo. El PSOE, reacio a la medida, quería destinarlo a las rentas más vulnerables. Unidas Podemos presionó para que se conceda a rentas más altas, a clases medias. Sánchez no se mojó este viernes públicamente, pero sí dejó abierta la puerta al decir que su Gobierno trabaja «para proteger a las familias que han devenido mucho más vulnerables por el alza del coste de la vida».

El Ministerio de Hacienda, que debería ser clave un actor clave en ese posible cheque, tampoco tenía conocimiento al cierre de esta edición de si la medida finalmente se aprobará o no. Coinciden en que es el presidente Sánchez el que ha tomado la responsabilidad directa sobre la decisión y, aunque apuntan las dificultades para que se llegue a tiempo en la definición de los umbrales y condiciones y muestran incluso cierta desconfianza en que se materialice, no descartaron ningún escenario.

Y sobre las palabras de Sánchez en alusión a los «sectores que lo que quieren es mantener un status quo y unos privilegios», esto es, a las eléctricas y petroleras que han elevado sus ingresos de manera notable con los altos precios, en el departamento de María Jesús Montero ven difícil que se encuentre alguna vía para hacer que paguen más ya mismo y mantienen que hoy no se aprobará un impuesto a través del decreto ley.

Este periódico ya ha informado de que esa opción daría un resquicio legal a las compañías para denunciar. El impuesto puede llegar en 2023, sí, pero para que afecte al ejercicio fiscal de 2022 que es cuando se ha producido esa ganancia que el Gobierno considera «excesiva». Que cuando las empresas declaren por los beneficios de 2022 se les aplique un impuesto adicional. Después, si la situación de precios se normaliza, ese recargo podría desaparecer. O no.


Etiquetas:  #El #fracaso #en #sus #previsiones #obliga #al #Gobierno #a #alargar #el #plan #anticrisis #negociado #al #límite

COMENTARIOS