El futuro tripartito alemán firma un acuerdo de coalición con diferencias en política exterior
20:32
7 Diciembre 2021

El futuro tripartito alemán firma un acuerdo de coalición con diferencias en política exterior

El próximo canciller alemán, Olaf Scholz, será investido mañana en el Bundestag

Alemania Scholz completa un futuro Gobierno centrado en la pandemia y casi paritario

Alemania ya tiene tripartito. El Partido Socialdemócrata (SPD), los Verdes y los liberales del FDP han firmado este martes el acuerdo de coalición que enmarcará las decisiones del Gobierno los próximos cuatro años, un programa marco de 177 páginas que no contempla respuestas a las crisis en política exterior y aventura fricciones entre los socios.

Salieron a relucir en la comparecencia de prensa que siguió a la firma del contrato, en una ceremonia que apenas duró 20 minutos pero dotada del simbolismo que supuso su celebración en el Museo del Futuro, próximo al Bundestag, donde mañana miércoles tendrá lugar la sesión de investidura de Olaf Scholz como jefe de Gobierno.

El futuro canciller y ministro de Finanzas en la última legislatura de Angela Merkel cedió la cartera de Asuntos Exteriores a Los Verdes. Su titular será la copresidenta de los Verdes, Annalena Baerbock, quien en esta primera comparecencia del tripartito sellado rompió su costumbre de comparecer junto a su colega de partido, Robert Habeck, ministro designado de Economía y Energía.

Scholz afirmó que su primer viaje al extranjero será a Paris y posteriormente Bruselas, en consonancia con la fuerte vocación europeísta que mostrará su Gobierno. "Nuestra política será europeísta. Apostamos por una Europa fuerte y soberana con capacidad de actuación en un mundo multipolar y cada vez más complejo", afirmó Scholz, al tiempo que renovó el compromiso transatlántico adoptado por Alemania en la posguerra.

El próximo canciller puso el acento en la cooperación y el diálogo, pero Habeck habló en nombre de su colega y de los Verdes de una política exterior que tenga en cuenta el respeto de los derechos humanos, el medioambiente y el cumplimiento del Estado de derecho. Apuntó directamente China, Rusia y, en el seno de la Unión Europea, a Hungría y Polonia.

Scholz salió al paso calificando a Polonia de una "gran democracia", un país con el que Alemania aspira a mantener excelentes relaciones de vecindad y cuya aportación al conjunto de la UE es relevante. Para Habeck, la UE es un club basado en principios y valores de obligado cumplimiento y eso es lo que intenta hacer, con todo su derecho y responsabilidad, la Comisión Europea.

Las mismas diferencias respecto a China, un gigante con el que el futuro canciller espera alcanzar una buena cooperación y sus socios ven con ojos críticos por sus atropellos a los derechos básicos y a las minorías. Habeck, como ministro designado de Economía y Energía, añadió a esa lista la expansión económica del gigante asiático. "Vamos a mirar con lupa que la soberanía de Europa no es retórica sino estratégica", subrayó Habeck. Traducido a su ministerio, eso supondrá la defensa de la economía y los sectores estratégicos de Alemania y de la UE de la avidez de compras chinas.

Las relaciones con Rusia tampoco se prevén sencillas. Merkel ha sido la única dirigente europea capaz de hablar de tú a tú con Vladimir Putin, y la única que éste ha valorado. Sin una Merkel en el Gobierno, la línea de comunicación se ha cortado y salvo una maduración repentina de la joven e inexperimentada Baerbock no es de prever que ésta pueda imponerse al veterano Serguéi Lavrov.

Para Moscú, la política exterior de los verdes alemanes es una pesadilla. Han criticado abiertamente el trato a los opositores, la persecución de las organizaciones no gubernamentales, los ataques cibernéticos, su política beligerante, su apoyo a dictadores, su permanente acoso a Ucrania y hasta el gaseoducto Nord Stream II, que llevará gas ruso directamente a Alemania a través del Mar del Norte.

Scholz fue interrogado en la rueda de prensa por ese gaseoducto y por el cierre definitivo del mismo para evitar que Rusia pueda utilizar el gas como instrumento de presión. El futuro canciller obvió en repetidas ocasiones la respuesta para afirmar, finalmente, que "Ucrania mantiene y mantendrá su estatuto como país de tránsito" y que todo lo demás "ya lo hablaremos entre nosotros".

Menos dificultades tuvo el socialdemócrata a la hora de calificar los supuestos planes de Rusia de invadir Ucrania, asunto sobre el que Putin conversará hoy con su homólogo estadounidense, Joe Biden. Scholz recordó que la seguridad y la cooperación en Europa presuponen los principios que se negociaron en la política de distensión y que siguen vigentes hoy en día. "Esto incluye la inviolabilidad de las fronteras. Es muy, muy importante que nadie rebusque en los libros de historia para redibujar las fronteras", dijo Scholz.

Agregó que Alemania, Europa y Estados Unidos observan con gran preocupación los movimientos de tropas en la frontera ucraniana. "Por lo tanto, debe quedar muy claro que sería una situación
inaceptable si surgiera una amenaza allí para Ucrania", dijo.

Baerbock no estaba en el encuentro con la prensa para valorar los movimientos de tropas rusas hacia la frontera con Ucrania, pero Habeck aprovechó la ocasión para suavizar lo que ha sido su posición, que no es otra que suministrar armamento a Ucrania para equilibrar fuerzas. "Siempre me refería a material defensivo, a sistemas de intercepción, pues no entiendo por qué Alemania no ayuda al pueblo ucraniano a protegerse. Sin embargo, en lo que respecta a la situación en Ucrania, la solución debe ser diplomática. Así que todos los esfuerzos de Europa deben dirigirse a reactivar los formatos existentes", declaró Habeck.

Baerbock es la segunda dirigente de los Verdes que asume la cartera de Exteriores, tras Joschka Fischer, que ejerció como tal bajo el Gobierno del socialdemócrata Gerhard Schröder. Y ha sido precisamente Schröder, en la actualidad lobista de Putin, quien tras la firma del acuerdo de coalición alzó la voz para advertir contra un cambio de política exterior. "Si se quiere hacer una política climática global, hay que contar con China y para eso los Verdes deben asegurar una buena relación con ese país de tanta importancia económica y política", opinó el ex canciller. La misa receta para Rusia, Turquía y Arabia Saudí. "A ninguno de esos países van a imponer los Verdes su criterio. En política exterior se necesita más sensibilidad de la que ahora muestran".

Schröder agregó que la cooperación no es un diálogo acrítico ni implica renunciar a los propios valores. "Alemania no debería dar la impresión de ser un sermoneador arrogante y luchar políticamente por aislar a estos Estados. Por una razón muy simple: no logramos absolutamente nada. Una política exterior moralizadora no logrará nada", sentenció.

En política nacional, las diferencias en el tripartito se refieren a la crisis creada por la pandemia de coronavirus y sobre cómo afrontarla. Scholz apostó por la vacunación obligatoria "porque la vacuna es la vía a la sociedad libre en la que todos queremos vivir". Los Verdes suscriben la propuesta, que posiblemente entrará en vigor en febrero.

El líder de los liberales y ministro designado de Finanzas, Christian Lindner, por su parte, recordó que la vacunación obligatoria no forma parte del acuerdo de coalición. "En lo que yo creo es en la parlamentatización de las medidas contra el Covid y por ello defiendo un debate al respecto en el Bundestag", reiteró Lindner y adelantó que no impondrá a sus diputados disciplina de voto.


Etiquetas:  #El #futuro #tripartito #alemán #firma #un #acuerdo #de #coalición #con #diferencias #en #política #exterior

COMENTARIOS