El Gobierno se niega a deflactar el IRPF a pesar del descontrol en la inflación y la presión de las comunidades
07:04
31 Julio 2022

El Gobierno se niega a deflactar el IRPF a pesar del descontrol en la inflación y la presión de las comunidades

Andalucía, Madrid y País Vasco ya han anunciado que adaptarán el impuesto al repunte de los precios, mientras que Galicia y Castilla y León ha apostado por rebajas en el gravamen

Impuestos Hacienda se beneficia de la inflación y recauda más que nunca: supera los 100.000 millones en sólo medio año Precios La inflación sigue desbocada: repuntó al 10,8% en julio y está en su nivel más alto desde septiembre de 1984

Los precios siguen castigando a las familias de manera severa. En julio, según el dato que ayer adelantó el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación repuntó todavía más, alcanzó el 10,8% y marcó su mayor nivel desde septiembre de 1984. Y la subyacente, que es la que se calcula sin alimentos no elaborados ni productos energéticos y a la que se acude para constatar la tendencia, llegó hasta el 6,1%, dato no observado desde enero de 1993. Pero incluso así, el Gobierno sigue negándose de manera tajante a deflactar el IRPF, esto es, a adaptar el impuesto al entorno altamente inflacionista. Y tampoco parece servir de nada la presión que supone que comunidades como País Vasco, Madrid, Andalucía y la Región de Murcia ya lo hayan anunciado, o que Galicia y Castilla y León se hayan inclinado directamente por una rebaja en esta figura.

Todas ellas, a excepción del País Vasco, gobernadas por el PP, que le trasladó al Ejecutivo de Pedro Sánchez la necesidad de tomar esta medida ya en abril. Pero el Gobierno se negó, como también se negó cuando Ciudadanos propuso lo mismo incluso antes, y fuentes del Ministerio de Hacienda confirman a EL MUNDO que la respuesta sigue siendo la misma.

Explican que adaptar la inflación al IRPF no es una modificación que ataje la subida de precios. Sí lo es, subrayan, las actuaciones sobre los carburantes y el mercado eléctrico que ya se han tomado, y confían en que en los próximos meses el alivio que provoquen estas medidas sobre el IPC sea mayor.

Pero por ahora es indudable que el efecto está siendo limitado y, en todo caso, el Gobierno está cada vez más sólo en su argumento contra la deflactación. No sólo ya por las medidas adoptadas por las comunidades mencionadas, sino porque buena parte de los principales economistas de España consideran que adaptar el IRPF es imprescindible. Y hacerlo, añaden, no sería una bajada de impuestos, mientras que no hacer absolutamente nada sí es una subida encubierta.

Es más, si no se deflacta, el contribuyente se ve doblemente perjudicado. Por un lado, porque las posibles mejoras salariales que registre para tratar de hacer frente a la subida de los precios harán que tribute más; y, por otro, porque esas subidas no estarán al nivel de la inflación dado el pacto de rentas que pide el Gobierno, por lo que además de pagar más impuestos ese mismo ciudadano estará perdiendo poder adquisitivo.

Tampoco la marcha de la recaudación tributaria es un motivo de peso para no adaptar el IRPF. Es más, precisamente la espiral inflacionista es clave en que la Hacienda acumule máximos históricos y, en apenas medio años, haya ingresado ya más de 100.000 millones de euros. Así lo evidencia el informe de recaudación que la Agencia Tributaria publicó ayer, y en el que las cifras son totalmente espectaculares.

El IVA, por ejemplo, está ya en 40.000 millones y, en términos homogéneos, crece un 22%. El IRPF roza los 45.000 millones, todavía sin el impulso de la campaña de la renta, y avanza a ritmos del 15%, y en términos totales, los 107.009 millones que ha ingresado Hacienda hasta junio suponen un 17% más que en el mismo periodo de 2021.

«En lo que respecta a los impuestos indirectos, la escalada de los precios y la tendencia alcista del consumo han mantenido al IVA como la figura principal con mayor ritmo de aumento en lo que va de año y, por tanto, con una mayor aportación al crecimiento agregado», explica el organismo que ahora dirige Soledad Fernández después de que Jesús Gascón haya pasado a la secretaría de Estado de Hacienda.

En el IRPF, por su parte, las causas del crecimiento se encuentran en «la creación de empleo y subidas del salario medio y del tipo efectivo», así como en el repunte de «las pensiones». Esto es, que hay una parte indudablemente ligada al buen ritmo de creación de puestos de trabajo, pero también hay otra directamente relacionada con los incrementos de sueldos y prestaciones como consecuencia de la espiral inflacionista.

El PIB repunta

Y también ayer el INE dio a conocer la Contabilidad Nacional del segundo trimestre del año. En ese periodo, la economía se aceleró y repuntó al 1,1%, lo que sin duda es una buena noticia. El problema es que la inflación eclipsó totalmente este incremento y, además, el propio Gobierno sabe que los próximos trimestre serán complicados. Tanto, que la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, se ha visto obligada a rebajar en ocho décimas la previsión de avance de Producto Interior Bruto (PIB) en 2023, y alude siempre al mismo términos cada vez que es preguntada por lo que ocurrirá a partir de otoño: «Incertidumbre».


Etiquetas:  #El #Gobierno #se #niega #a #deflactar #el #IRPF #a #pesar #del #descontrol #en #la #inflación #y #la #presión #de #las #comunidades

COMENTARIOS