El lío con las zapatillas que frena a Yulimar Rojas y otras rarezas del Mundial de Nike
23:24
13 Julio 2022

El lío con las zapatillas que frena a Yulimar Rojas y otras rarezas del Mundial de Nike

Eugene, el pueblo donde nació la empresa estadounidense, acoge el campeonato que arranca este viernes y donde EEUU quiere recuperar la velocidad. Sin rusos, Rojas, Duplantis o Ingebrigtsen son las estrellas

Reportaje ¿Por qué las mujeres eran más rápidas y más fuertes hace 35 años?

Eugene, Oregón, costa oeste de Estados Unidos. 170.400 habitantes, menos que Alcorcón. Media docena de hoteles, no más. Y más de dos horas en coche desde Portland, la gran ciudad más cercana. ¿Qué hace aquí el Mundial de atletismo? La respuesta es Nike, simplemente Nike. En Eugene se creó la empresa, en concreto en la Universidad de Oregon, en Eugene empezó a fabricar y, aunque en los años 90 trasladó sus oficinas al lado de Portland -por no hablar de su producción-, en Eugene continúa su alma. La remodelación del Hayward Field, el estadio que acogerá la competición, con casi 25.000 asientos, fue financiada por Phil Knight, el fundador de Nike, y muchos otros vínculos unen todavía pueblo, universidad y marca. Este Mundial de atletismo es el Mundial de Nike y a partir de este viernes (en mala hora en España, casi siempre de madrugada) sus atletas buscarán que eso se note en la pista. ¿Quién concretamente?

Pues en primer lugar el equipo estadounidense, siempre con el swoosh en el pecho, que va con todo. Después de unos Juegos Olímpicos de Tokio algo decepcionantes, con un vacío histórico en la velocidad, el Team USA busca la redención en el primer Mundial en su casa de la historia. Todo está preparado para recuperar los títulos perdidos en Tokio en los 100 metros (Fred Kerley, Trayvon Bromell...), los 200 metros (Erriyon Knighton y Noah Lyles) o los 110 metros vallas (Grant Holloway) y para celebrar triunfos e incluso récords del mundo en los 400 metros vallas femenino (Sydney McLaughlin), el lanzamiento de peso masculino (Ryan Crouser) y hasta los 800 metros femenino (Athing Mu). Estados Unidos ha liderado el medallero en todas las ediciones del Mundial con dos únicas excepciones en la era moderna (Rusia en 2001 y Kenia en 2015), y esta vez no hay dudas de que dominará ampliamente, aunque la mayoría de las estrellas, aquellas que superarán las fronteras del atletismo y llegarán al público general, no serán yankees.

El caso Rojas

Porque de momento no hay un estadounidense o una estadounidense que tenga el poder de atracción del cuarteto que acaparará más focos: la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, el noruego Jakob Ingebrigtsen, el sueco Mondo Duplantis y la venezolana Yulimar Rojas. Los cuatro, cada uno en su especialidad, están llamados a marcar la agenda por la importancia del Mundial en sus carreras. En los 100 metros, Fraser-Pryce podría ganar su quinto título 13 años después de conseguir el primero, un hito que nunca logró una mujer. Ingebrigtsen ambiciona un doblete 1.500-5.000 que sólo celebró un hombre, Bernard Lagat, en 2007. A sus 22 años, Duplantis quiere el oro que le falta, pues falló hace tres años en el Mundial de Doha. Y Rojas, bueno, Rojas. La saltadora afincada en Guadalajara quería este año el no va más: vencer otra vez en el triple salto, quizá incluso con otro récord del mundo, y al mismo tiempo ganar en el salto de longitud. Pero las normas de la Federación Internacional de Atletismo la dejaron a medias. Según anunció el organismo la semana pasada, la mínima de Rojas en la longitud no fue aceptada porque para conseguirla utilizó unas zapatillas de triple salto, que son cinco milímetros más altas.

En todo caso, la saltadora será una referencia de un Mundial con bajas sonadas por culpa, como tantas otras cosas, de la invasión de Ucrania y la pandemia del coronavirus. Por un lado, no competirá ningún atleta ruso, incluso aquellos que tenían permiso para hacerlo como neutrales, por lo que faltarán las actuales campeonas en el salto de altura y el salto con pértiga, es decir, Mariya Lasitskene y Anzhelika Sidorova. Y por el otro, tras dar positivo por covid esta semana, tampoco estarán el vigente campeón de los 400 metros, el bahameño Steven Gardiner, o la campeona olímpica de maratón, la keniana Peres Jepchirchir. Con todos los atletas -y los entrenadores, y los jueces, y los periodistas...- reunidos en el campus de la Universidad de Oregón, el Mundial de Eugene, el Mundial de Nike, se antoja un Mundial puramente estadounidense, aunque los ídolos vendrán de otros países.


Etiquetas:  #El #lío #con #las #zapatillas #que #frena #a #Yulimar #Rojas #y #otras #rarezas #del #Mundial #de #Nike

COMENTARIOS