El misterioso viaje a Valladolid del Atlético y un mensaje como el de 2014 para afrontar el desenlace
23:28
17 Mayo 2021

El misterioso viaje a Valladolid del Atlético y un mensaje como el de 2014 para afrontar el desenlace

Simeone, que vivió las experiencias de 1996 como jugador y 2014 como técnico, pide a sus jugadores que se aíslen del ruido para llegar a ese último partido con la cabeza fuerte

Atlético La charla de Simeone que desencadenó la remontada

«Aún queda lo más difícil», advierten quiénes hace no tanto pasaron por el trance de jugarse la Liga con el Atlético en la última jornada. Koke, que el domingo se quedó observando desde la distancia, exhausto, vacío por el tremendo esfuerzo ante Osasuna, cómo sus compañeros celebraban la catarsis en forma de montonera, también conoce los códigos para esta peliaguda cuenta atrás.

Ayer por la mañana, entre risas, carantoñas y bromas, con el subidón de la remontada en el cuerpo, los jugadores del Atlético saltaron al césped del Cerro del Espino como subidos sobre una nube. Hasta Valladolid, sólo les quedarán tres sesiones de entrenamiento más, las últimas de un curso extenuante, marcado por un verano 2020 sin tregua, consecuencia de la pandemia. Hoy disfrutarán de su único día de descanso y, como ya advirtió Simeone a su plantilla antes de aquel feliz desenlace de 2014, lo mejor es aislarse de los comentarios. Del ruido estridente que ahora se multiplica a través de las redes sociales.

Tres jornadas de entrenamiento, seguramente matinales, evitando el calor que ya viene apretando por la capital. Ese fue uno de los motivos por los que el árbitro Martínez Munuera, que es quién decide estos asuntos previamente, no sobre la marcha, interrumpiera el partido del Atlético ante Osasuna con dos pausas de hidratación. Igual que ocurrió en Getafe. El reglamento de la RFEF no recoge una temperatura mínima para poder hacerlo. Así quedó estipulado el año pasado, tras la reanudación de la Liga después del confinamiento. Poco más cabe añadir.

Sin Savic, con la duda de Lemar

Así que lo normal es que los rojiblancos mantengan sus hábitos y a eso de las 11.00 horas asomen por la hierba de Majadahonda para apuntalar el asalto a Valladolid, donde la victoria les aseguraría, sin mirar a Valdebebas, su undécima Liga.

Es complicado que llegue Lemar, que salió malherido del Camp Nou, y es seguro que no estará Savic sobre el Nuevo José Zorrilla. El montenegrino, que ha completado su mejor temporada desde que llegó en el verano de 2015, sumando más minutos que nunca en el campeonato (2.954), probablemente será sustituido por Giménez, que lleva tres partidos seguidos sentado en la grada, que ahora es el banquillo, acaso con alguna molestia. Como se pudo ver el domingo, cuando bajó a toda velocidad las escaleras del Metropolitano para abrazar a su amigo Suárez, la punta de velocidad no la ha perdido. En aquella mágica tarde en el Camp Nou de 2014, el uruguayo, que sólo contaba con 19 años, ni siquiera estuvo en el banquillo.

El Atlético viajará a Valladolid el viernes por la tarde, pero poco más se conoce aún de su travesía. «Puede que en autobús. Tal vez en avión. Incluso podría ser en tren», sostienen enigmáticos desde el club, donde tampoco se aventuran aún a dar el nombre del hotel donde pasarán la noche previa al gran partido.

La copa se entregará el lunes, en Madrid

Allí, junto al Pisuerga, velará armas la plantilla al completo del Atlético. Allí, como suele hacer en las grandes ocasiones, charlará Simeone con los elegidos para conquistar un recinto que se resiste a ser de Segunda. Las cartas del argentino, a excepción de la ausencia de Savic, no variarán respecto a los últimos partidos. El mensaje del Cholo, tampoco: «¡Vamos a ser fuertes de cabeza!».

Habrá alguna sorpresa escondida en el equipaje, ante esa opción más que real de abrazar la Liga. Pero son asuntos que ni se mencionan. Lo que no habrá es copa, porque la entrega del trofeo, sea quien sea el ganador, tendrá lugar el lunes 24, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

Otros precedentes

Nueve de sus 10 títulos, en la última jornada. El primero fue del At. Aviación, en 1940, mano a mano con el Sevilla, y el último, hace siete años (2014), con el gol de Godín en el Camp Nou, que dejó sin gloria al Barça. Sólo en 1977, con Luis Aragonés en el banquillo, se la llevó antes de esa jornada final.

Una Liga frente al Real Madrid. Fue en la temporada 65/66. Los rojiblancos se la llevaron por un solo punto. A pesar de la presión, ganaron al Espanyol (entonces Español) en Barcelona (0-2) y de nada sirvió la goleada del Real Madrid en casa frente al Mallorca (5-1).

Pleno rojiblanco sobre la bocina. Las nueve veces que el Atlético llegó líder al final acabó levantando el título. Lo hizo Simeone como jugador, en la 95/96, luchando con el Valencia de Aragonés, y lo repitió en la 13/14, con el Cholo como entrenador. Al Madrid le ha ocurrido justo lo contrario.


Etiquetas:  #El #misterioso #viaje #a #Valladolid #del #Atlético #y #un #mensaje #como #el #de #2014 #para #afrontar #el #desenlace

COMENTARIOS