El momento de la generación María Vicente: ''Les toca y, si no, a aguantar el chaparrón''
15:58
15 Agosto 2022

El momento de la generación María Vicente: ''Les toca y, si no, a aguantar el chaparrón''

La heptatleta junto a Sara Gallego y Jael Bestué, amigas de infancia, lideran en este Europeo el grupo que debe cambiar el atletismo español. ''Son el reflejo de la sociedad: nosotros salíamos acomplejados, ellas son realmente europeas'', dice Ramón Cid, entrenador de Vicente

Reportaje La nueva María Vicente: más fuerte, vive en un colegio mayor y estudia en Deusto Entrevista Jael Bestué, campeona de España de 60 metros: "Me decían que era adoptada"

El año pasado ya se fueron juntas de viaje. Malta, sus playas, muchos, muchísimos atardeceres, autostop... Este año el destino es distinto: el Europeo de Múnich. María Vicente, Sara Gallego y Jael Bestué, tres veinteañeras, tres amigas de toda la vida, estarán desde hoy y hasta al domingo al frente de una revolución. El atletismo español, históricamente hombre, mediofondista y rural, empieza a ser otro; mujer, velocista, vallista, saltadora o todo junto y cosmopolita. En la selección, formada por 49 hombres y 40 mujeres, sorprende la cantidad de convocadas con ese perfil. Hasta 11 chicas han nacido de 2000 para adelante -por sólo dos chicos- y la cifra aumenta hasta 16 si se cuentan todas las menores de 23 años. Puede parecer una anécdota, pero no lo es. Es fruto del trabajo realizado con ellas como objetivo y de los tiempos, claro, de los tiempos.

"Son el reflejo de la sociedad, de la generación que llega. Por ejemplo nosotros, los que crecimos en dictadura, salíamos a competir en los años 80 y lo hacíamos acomplejados, pensábamos que los alemanes medían ocho metros. Ellas van por el mundo como si fuera su casa, están formadísimas, hablan idiomas. Son realmente europeas", analiza Ramón Cid, ex triplista, entrenador de una de ellas, María Vicente, seleccionador español entre 2013 y 2018 y, por lo tanto, aunque lo niega, piloto del despegue de todas. Cuando él estaba al frente de la Federación Española de Atletismo (RFEA) permitió que debutaran entre las mayores con una medida que se ha perdido: las mínimas europeas sub-23.

En su tiempo, se facilitaba la convocatoria de las jóvenes al Europeo, amable puerta de entrada, y así debutaron las tres en Berlín 2018. Tenían 17 años, les venía grande, lo hicieron relativamente mal, pero aprendieron muy pronto lo que tenían que aprender. "Sería presuntuoso pensar que esta generación es cosa mía; lo único que intenté hacer es no cagarla. Esta generación sale de las escuelas, donde se ha triplicado el número de niñas, y de la pasión de muchos entrenadores jóvenes. Me alegra verlas ahí, en esa posición pese a su juventud: en este Europeo ya tienen responsabilidades y, si no les sale, a aguantar el chaparrón", señala Cid que, por otro lado, subraya lo difícil que lo tendrán.

"Entrenamos mejor"

Vicente acude algo tocada al heptatlón (miércoles y jueves), donde estarán las mismas que en el Mundial de Eugene menos una, la estadounidense Anna Hall. Sara Gallego (viernes) competirá en los 400 metros vallas con el dominio de la holandesa Femke Bol y muchísima igualdad por detrás. Y Jael Bestué volará en los 100 metros (martes), pero sobre todo liderará el relevo 4x100 (domingo) que asombró en Eugene y busca elevarse. Las medallas más esperadas son de otros, de Asier Martínez y Mo Katir, por ejemplo, bronce ambos en el Mundial, pero de ellas depende la nota final

"No creo que haya cambiado nuestro rol, pero sí es cierto que ha formado un grupo muy fuerte de mujeres. Se debe a que ahora entrenamos mejor, a que nos retroalimentamos entre nosotras y las oportunidades que hemos tenido, como aquellas mínimas sub-23", expone Bestué, estudiante de Medicina en la Universidad de Barcelona y no es excepción: Gallego justo ha terminado Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y Vicente también cursa ADE y Marketing en la Universidad de Deusto. Ella, Vicente, fue quien más miradas captó en la formación por su increíble acumulación de records de España en categorías inferiores y su potencial, casi infinito -aún valora si competir sólo en longitud o en 200 metros-. La fichó Nike, Iberdrola o Kia y protagonizó anuncios. Ahora las tres empiezan a estar en el mismo nivel de atención mediática, bajo el foco, algo que no les incordia en lo más mínimo.

"Son muy descaradas y saben que les toca. Sara, por ejemplo, tiene 21 años y parece que tenga 30. Es posible que en su juventud no recibiera tanta presión como María, que estaba en su mismo club [el ISS l'Hospitalet], pero ya se encargaba ella de exigirse. A las tres les ha llegado el momento y no se van a encoger ahora", asegura Álex Codina, entrenador de Sara Gallego y técnico de España en el Europeo sub-23 del año pasado donde todas se despidieron de su formación. Con María Vicente ausente, allí Gallego y Bestué se colgaron la plata y sobresalieron coetáneas que también están en este Europeo como las velocistas Carmen Marco y Eva Santidrián, la marchadora Antía Chamosa o la también heptatleta Claudia Conte. Después les tocaría el debut olímpico en los Juegos de Tokio 2020 y poco a poco su llegada a la edad adulta. Este Europeo de Múnich es su momento. Buen viaje se han buscado las tres amigas este verano.


Etiquetas:  #El #momento #de #la #generación #María #Vicente #Les #toca #y #si #no #a #aguantar #el #chaparrón

COMENTARIOS