El Museo Reina Sofía hace bandera del arte del exilio
18:39
27 Julio 2021

El Museo Reina Sofía hace bandera del arte del exilio

La pinacoteca madrileña revisa a partir de los fondos de su colección el legado artístico del exilio español y de los años de la dictadura con afán de explorar los duelos de la memoria

El nuevo Reina Sofía. Sale Antonio López y entran el 15-M, la ecología y lo trans.

El Museo Reina Sofía, en su afán de "recuperar y crear patrimonio" para "saldar una deuda histórica", propone, en una muestra que podrá verse desde hoy y hasta mediados de septiembre, un recorrido por la mirada de Dalí, Gutiérrez Solana o Miró, artistas «excepcionales» que vivieron la Guerra Civil española y el exilio.

El Reina Sofía abre sus salas a este nuevo «episodio» de la historia de España con una exposición integrada por más de 300 obras de casi un centenar de creadores, realizadas entre 1939 y los años 50 dentro y fuera del país.

Una cita ambiciosa con la que, según el director del museo, Manuel Borja-Villel, esta institución vuelve a poner de manifiesto que es "un servicio público" y tiene por objetivo "recuperar y crear un acerbo y un patrimonio". El periodo del exilio cubre una deuda histórica, que es recoger lo que estaban haciendo estos artistas excepcionales.

"Ese patrimonio que no es solo lo que se vive en un territorio geográfico. Queremos darlo a conocer y hacer entender de dónde venimos y qué somos, que seamos instrumentos para entender este presente que, como mínimo, es bastante distópico", ha añadido.

Una de las obras de Picasso expuestas en el Reina Sofía.Una de las obras de Picasso expuestas en el Reina Sofía.

Por eso, desde el Reina Sofía, a través de sus fondos, proponen conocer este periodo de la historia de nuestro país en el que artistas nacionales e internacionales como Dalí, Miró, Tápies, Santos Yubero, Modest Cuixart, Nanda Papiri, Delhy Tejero o Helen Lewitt reflejaron su manera de entender su tiempo.

"El periodo del exilio cubre una deuda histórica, que es recoger lo que estaban haciendo estos artistas excepcionales", afirma el director del museo, sobre el trabajo que realizaron "a pesar de la brutalidad y la cerrazón del régimen". "Esta exposición nos demuestra que a pesar de todo había grupúsculos y elementos que permitían ciertos espacios de creación, incluso de humanidad, como el que había alrededor de la revista La Codorniz o la escuela de Altamira", matiza.

Así, y a lo largo de la cuarta planta del edificio Sabatini, el recorrido comienza en la sala titulada La Victoria, donde puede verse la entrada del ejército franquista en Madrid en la película Ya viene el cortejo (1939), de Carlos Arévalo, así como el retrato de Ramiro de Ledesma (1945) de Pancho Cossío o la serie fotográfica Los artífices de la victoria en cielo, mar y tierra (1939) de Ángel Jalón, que tratan de reflejar la imagen de una España "triunfal".

La siguiente sala, El Pan y la Cruz es, sin embargo, el contraste y en ella queda patente, por un lado, la España del silencio y las prisiones, del hambre, de las cartillas de racionamiento. Aspectos que se ven reflejados en pinturas que destaca Borja-Villel como La costurera (1943), de José Gutiérrez Solana.

Y así el visitante seguirá el recorrido por otras salas como la llamada Apuesta moderna para la nueva Vivienda Social, donde se podrá ver un vídeo de un NODO sobre el Congreso Eucarístico de 1952 en Barcelona. O la llamada La vanguardia frívola en la postguerra, donde se exhiben algunas expresiones artísticas de la primera modernidad surgidas durante el franquismo, con figuras como Salvador Dalí, Luis Castellanos o Ángel Ferrant.

El recorrido finaliza con algunas instantáneas de Nueva York de la fotógrafa estadounidense Helen Lewitt, colaboradora de Luis Buñuel en varios de los documentales que el director realizó en la ciudad norteamericana para ayudar a la causa republicana.

"La gente que venga a la exposición podrá verla a través de las formas y los dibujos y las expresiones plásticas o arquitectónicas o fílmicas de estos autores, pero también pueden entender una época, de dónde venimos. Lo bueno y especial que tiene el mundo artístico es que te lo hace sentir a través de la piel, no puedes quedarte ajeno", explica el director de Reina Sofía.

Asimismo, según destaca, en esta exposición hay un elemento "absolutamente novedoso", que es el material que muestran de campos de concentración, piezas ante las que "uno no puede quedarse imparcial, no puede dejar de estar afectado". Se refiere a las obras de Josep Bartolí (España, 1910- EE. UU., 1955) o José García Tella (1906-1983, España), que estuvieron en campos de concentración.

A mediados de septiembre el museo Reina Sofía continuará recorriendo la historia de España a través de sus fondos con otra muestra que abarcará el final del siglo XIX y principio del siglo XX, y ya en noviembre se inaugurará la "más moderna", la que abordará el siglo XXI, una exposición que será la que tenga "más sentido en el mundo distópico" en el que vivimos, ha concluido Borja-Villel.


Etiquetas:  #El #Museo #Reina #Sofía #hace #bandera #del #arte #del #exilio

COMENTARIOS