El oasis de Busquets con España: de su ''padre'' Del Bosque a las bromas, los abrazos y la piscina de Qatar
15:00
6 Diciembre 2022

El oasis de Busquets con España: de su ''padre'' Del Bosque a las bromas, los abrazos y la piscina de Qatar

Este martes ante Marruecos se convertirá, junto a Casillas y Ramos, en el español que más partidos ha jugado en un Mundial (17). En la selección es el líder discreto y encuentra la felicidad que no tiene en su club, donde su relación con la directiva de Laporta no es buena.

Octavos Vuelve el Luis Enrique guerrero: "Esto es surrealista" Cuadro. Todos los partidos de octavos de final Gráfico. Los estadios donde juega la selección

Pensando un poco sobre la imagen pública que tiene, cuesta pensar en Sergio Busquets (Sabadell, 34 años), Busi, tomando el sol y bromeando en la piscina. También cuesta pensar en él como el líder de una porra del Mundial, el tipo que guarda el dinero y dirige el cotarro. Incluso cuesta pensar en él dejándose vacilar por la chavalería. Pues bien, aunque cueste imaginárselo, así es la realidad en Qatar del capitán de la selección española, desencantado con su club, concretamente con la directiva de Laporta, y que alcanza este marteante Marruecos a Iker Casillas y a Sergio Ramos, ahí es nada, como el futbolista español que más partidos ha jugado en un Mundial (sumará 17). Por partes.

Por mucho que diga, incluso implore, Luis Enrique, Busquets está en su último Mundial. Él no lo dice, pero lo siente. "Vamos a ver si le convencemos para que juegue el siguiente", insiste, y lo piensa de verdad, el seleccionador, pero, siendo realistas, no parece lógico pensar en algo así. Sergio ya ha dicho que no va a tomar la decisión, o no la va a comunicar, ni durante el torneo ni a los pocos días de que concluya. Quizá porque la duda que no tiene con el Mundial de dentro de cuatro años sí la tenga con la Eurocopa de dentro de un año y medio en Alemania. Aunque tampoco parece muy viable.

Para saber más

La noche en la que (casi) nadie quiso tortilla de patata

Carlos Soler: "¿Entrar al vestuario y ver a Messi, Neymar y Mbappé? Como a cualquiera: 'Buenos días, buenos días'"

El caso es que le llega este récord a Busquets en un momento extraño de su carrera. Sin esperarlo ya, habiendo sido campeón del mundo y de Europa y asistido a los fracasos de Brasil, Francia y Rusia, de repente ha vuelto a encontrar la felicidad del fútbol en la selección. No es asunto menor este de la felicidad en alguien que ya lo ha ganado todo y que no se mueve exclusivamente por el afán de sumar trofeos. De hecho, gente que le conoce muy bien dice que, si no hubiera sido Luis Enrique el seleccionador elegido por Rubiales en 2018, hubiera dejado el equipo después de ese Mundial. Sin embargo, Busi considera al asturiano probablemente el mejor entrenador que ha tenido, y su propuesta, y su personalidad, le seduce.

Esa felicidad se concreta en un Sergio sonriente, incluso bromista (dentro de sus posibilidades). Soler contó ayer en una radio que, cuando él (Soler) propuso la canción Viva la vida, de ColdPlay, para la PlayList que se escucha en el autobús camino del estadio, el capitán le respondió en el grupo de Whatsapp del equipo: "Esa es nueva, ¿no?". También se concreta su estado de ánimo en los muchos ratos que pasa en la piscina o tomando el sol con los chavales tras los entrenamientos matinales. Les decida mucho tiempo a los más jóvenes: Gavi y, sobre todo, Guillamón, le escuchan cuando habla. En realidad, todos le escuchan, y le respetan, y no sólo porque sea el organizador de la porra (que lidera Gavi, por cierto).

Busquets, en segundo plano, durante un entrenamientoBusquets, en segundo plano, durante un entrenamientoP. GARCÍARFEF

Es feliz, pues, en la selección, un oasis hoy para él pues sus sensaciones en el Barcelona son completamente opuestas. Está dolido, y enfadado, con Joan Laporta y con Mateu Alemany, pues considera que han filtrado determinadas cosas a la prensa para perjudicar su imagen ante la afición. Desde el club se susurraba a periodistas amigos que Busquets no andaba muy por la labor de bajarse el sueldo. En una rueda de prensa en Ginebra, con la selección, Busquets lo dejaba claro. "No nos han propuesto nada y no sabemos nada más que lo que escuchamos por periodistas. No me molesta nada, es parte del juego, pero creo que no es la mejor decisión hacerlo a través de la prensa, mejor siempre directo y en un cara a cara". A juzgar por algunas conversaciones que se escuchan estos días por Qatar, aprovechando la visita de algunos ex futbolistas del Barça, la cosa no ha cambiado mucho. Termina contrato en junio y lo más lógico es que se marche. Tendrá las mismas ofertas que todas las grandes estrellas del fútbol, pero Estados Unidos, por cuestiones familiares, pues con él va Elena, su mujer, y Enzo y Levi, sus hijos, es la opción más viable.

Tiene una relación buenísima con Luis Rubiales, pues el presidente y el padre de Sergio, Carlos, son íntimos amigos. Antes de cada partido, se afana en darle un abrazo de ánimo a sus 25 compañeros, a todo el cuerpo técnico y a todos los ayudantes del equipo que pueden pasar al vestuario. Él es quien toma la palabra justo antes de que Luis Enrique diga, ahora sí, lo último antes de salir a jugar. Así lleva siendo en esta su última etapa, una etapa larguísima (142 partidos, dos goles) que comenzó en abril de 2009 en Turquía y que estuvo a punto de quebrarse en el famoso primer partido del Mundial de Sudáfrica. La derrota con Suiza le señaló, pero Del Bosque salió, contundente: "Si volviera a ser jugador, querría ser como él", dijo. Al día siguiente, en el vestuario, los veteranos bromeaban con él: "¿Vicente qué es, tu padre?". Hoy, 12 años más tarde, el ex seleccionador no ha cambiado la opinión.

El capitán bromea durante una sesión.El capitán bromea durante una sesión.P. GARCÍARFEF

"Tuvimos lío porque desde Madrid querían a Xabi y desde Barcelona a Busi. Pero nosotros teníamos claro que el equilibrio era optando por ellos dos. Eso nos dio un saber estar, en lo defensivo y ofensivo, tremendo, en la creación de juego, en transición. Ambos, él y Xabi, fueron elementos fundamentales. Eran jugadores que pensaban en el equipo, les tengo un especial aprecio y me hubiera gustado ser como los dos de buenos", explica a EL MUNDO Del Bosque desde su domicilio de Madrid. Cumple hoy ante Marruecos esos 17 partidos. Con Del Bosque jugó nueve, con Hierro cuatro y ahora con Luis Enrique tres. Para todos ha sido fundamental, y lo demuestra el hecho de que ha jugado el 96,5% de los minutos en estos torneos. Sólo en aquel primer partido contra Suiza (lo cambió en el minuto 62 tras el 0-1), el tercer partido de Brasil, con el equipo ya eliminado, ante Australia y en la primera jornada de Qatar, donde Luis Enrique lo quitó a falta de 26 minutos, no ha estado.


Etiquetas:  #El #oasis #de #Busquets #con #España #de #su #padre #Del #Bosque #a #las #bromas #los #abrazos #y #la #piscina #de #Qatar

COMENTARIOS