El paralelismo entre Carlos Sainz padre e hijo: primera victoria con sufrimiento y un camino hacia el éxito
00:56
4 Julio 2022

El paralelismo entre Carlos Sainz padre e hijo: primera victoria con sufrimiento y un camino hacia el éxito

El madrileño de 27 años cruzó la meta antes que nadie en Silverstone, como lo hizo el de 60 en el año 1990 con el Toyota Celica en el Rally Acrópolis.

A Carlos Sainz Júnior le estaba empezando a caer el sanbenito de su padre con la suerte. Al menos hasta este domingo, cuando consiguió la primera victoria de su carrera en la Fórmula 1. El piloto madrileño levantó los brazos en el Gran Premio de Gran Bretaña después de una divertida y agónica carrera en Silverstone donde el azar sí le acompañó. Lo hizo 32 años después que el a la postre campeón del mundo de ralis consiguiera su primera victoria en el WRC cuando superó todas las adversidades que sufrieron sus rivales.

El 6 de junio de 1990, junto a su fiel copiloto Luis Moya, Carlos Sainz Sénior llevó su Toyota Célica GT-Four (ST165) a la línea de meta del Rally Acrópolis antes que nadie. Ese día nació la leyenda de 'El Matador', que terminaría culminando con el campeonato del mundo que ganó ese mismo año. El madrileño y el gallego se impusieron en un bonito mano a mano ante el Lancia Delta Integrale del finlandés Juha Kankunen, superando al nórdico por 46 segundos.

Este 3 de julio de 2022, a bordo de un Ferrari, Carlos Sainz Júnior se impuso a Max Verstappen, su propio compañero de equipo, Charles Leclerc, Lewis Hamilton y Sergio 'Checo' Pérez. A pesar de tener la pole position, no fue una carrera plácida para él. Pero sí supo alinear los astros. Su principal rival sufrió un pinchazo cuando había cogido el liderato. El monegasco no paró a cambiar los neumáticos con el Safety Car y el español también salió con ventaja sobre el siete veces campeón del mundo.

El equipo Ferrari celebra la primera victoria de Carlos Sainz Júnior.

El equipo Ferrari celebra la primera victoria de Carlos Sainz Júnior. REUTERS

El paralelismo que se establece entre padre e hijo radica en eso que parecía acompañarles cuando iban a conseguir buenos resultados. Para el recuerdo está ese "Carlos, trata de arrancarlo" de Luis Moya en el Rally de Inglaterra de 1998 con el que su padre perdió el tercer título mundial de ralis. Aunque después han venido éxitos en el Dakar, nunca logró quitarse esa fama entre el público español. Su hijo parecía heredarlo esta temporada en la que por fin tenía un coche competitivo.

El año del cambio en la Fórmula 1 tenía en Ferrari a uno de los equipos que mejor se habían adaptado. Abandonos, errores de conducción y algunas malas decisiones desde el muro le estaban privando de cosechar buenos resultados hasta hace dos fines de semana en Canadá. Allí, peleó por la victoria con Max Verstappen y se saldó con una segunda plaza que marcaba la senda a seguir. Esta se ha confirmado con el éxito cosechado en Reino Unido.

El destino de la fortuna

El primer mejor día de la carrera de Carlos Sainz Sénior llegó en 1990. Para conseguir este éxito también tuvo que sobrevivir en la carrera. "Llegamos a Acrópolis en un rali en el que no teníamos un sistema anti pinchazos. Era de Michelín y nosotros llevábamos Pirelli. Era casi imposible no pinchar una rueda en Grecia con las piedras que hay. Pero desarrollaron una carcasa muy reforzada y solo pinchamos una vez", sentenció 'El Matador'.

Fue en esta prueba donde se comenzó a vislumbrar el posible título. Tras el triple abandono del equipo en 1989, el evento griego con sus pistas de grava se convirtió en el lugar donde rubricó su primera victoria en el Mundial de Ralis. Gracias a un pilotaje extraordinario y el mejorado rendimiento del Toyota, Carlos se colocaba como líder del Mundial con 5 puntos de ventaja que a la postre ganaría. Es un ejemplo en el que debe fijarse Sainz Júnior.

Carlos Sainz con su Toyota Celica de 1990.

Carlos Sainz con su Toyota Celica de 1990. Box Repsol

La perseverancia de Sainz Júnior está siendo clave para lograr este éxito. Durante algunas vueltas de la carrera de Silverstone parecía pesarle esa mochila de segundón que le habían puesto. Se vio en el error que cometió ante Verstappen cuando le pasó por segunda vez este domingo. También se vislumbraba cuando perdía comba con Leclerc, después de que este le adelantase tras las primeras paradas en boxes. Pero era "un fin de semana especial; uno de esos", como explicó tras el Gran Premio.

"La cosa no pudo terminar mejor y no pudo ser más difícil. Pero en todo momento me mantuve sereno, con la cabeza abajo y sin dejar de creer, a la espera de que pasara algo que finalmente pasó", recalcó Sainz Júnior. No cabe duda que salió beneficiado de la rotura de motor de Esteban Ocon que provocó el coche de seguridad y de la estrategia de Ferrari, mandándole parar a él y no a Leclerc. Ahí se decantó una carrera que solo podía perder él. Firmó 10 vueltas mágicas para cerrar su primer éxito.

Impulso al Mundial

El dorsal '55' tuvo que remar muchísimo para que este día llegara. Primero lo hizo demostrando en Toro Rosso que merecía un ascenso a Red Bull. Se cansó de esperar y decidió tomar otro camino fuera del paraguas de las bebidas energéticas: primero en Renault y posteriormente en McLaren. Le llegó su gran oportunidad en Ferrari y en su segundo año, después de pilotar un coche competitivo por primera vez, ha conseguido esta victoria.

Hasta entonces, había sumado 10 podios. En Brasil 2019 llegó su primer podio con McLaren. En 2020 rozó más que nunca su primer triunfo en la Fórmula 1, aunque finalmente quedó segundo tras Pierre Gasly en Monza. En 2021 capturó cuatro más con Ferrari, el primero de ellos con una magnífica segunda plaza en Mónaco. Ya en 2022 suma cinco con este triunfo en Silverstone, mismo circuito en el que ha conseguido su primera pole position.

Carlos Sainz con el trofeo y la bandera de España.

Carlos Sainz con el trofeo y la bandera de España. Reuters

Lo hizo con la misma bandera que paseó su padre en las 26 victorias, sus tres Dakar y los dos títulos mundiales de ralis. Sainz Júnior también quiere pelear por el de la Fórmula 1 y este triunfo le insufla moral y puntos para entrar en la lucha. Tras 10 carreras la distancia con Leclerc se ha reducido hasta los 11 puntos. 'Checo' Pérez sigue segundo con 20 de ventaja sobre el español. Verstappen está a 54, o lo que es lo mismo, a más de dos carreras.

Más allá de todo lo negativo que se puede abstraer de esos números, lo positivo es que Sainz Júnior manda un mensaje a Ferrari de que él también puede ganar. Leclerc lo ha hecho dos veces este año. Tras las últimas dos carreras es el hombre en mejor forma tras el segundo puesto de Canadá. Esta semana en Austria se llega al ecuador de la temporada y seguir por el mismo camino mostrado en las dos últimas pruebas colocará al madrileño de forma más clara en una situación que España no vive desde que Alonso peleara por el Mundial en 2013.

Automovilismo Carlos Sainz Jr. Deportes Deportes de motor Escudería Ferrari F1 Gran Premio de Gran Bretaña de F1 Mundial de Fórmula 1

Etiquetas:  #El #paralelismo #entre #Carlos #Sainz #padre #e #hijo #primera #victoria #con #sufrimiento #y #un #camino #hacia #el #éxito

COMENTARIOS