El PP confía en las elecciones de Castilla y León para que Pablo Casado coja nuevo impulso a nivel nacional
01:39
12 Enero 2022

El PP confía en las elecciones de Castilla y León para que Pablo Casado coja nuevo impulso a nivel nacional

Los 'populares' cierran filas en torno a Fernández Mañueco y se lanzan a demostrar unidad en el congreso regional

Política Egea y Ayuso escenifican una tregua tras meses de tensión con una apelación a la "unidad" Encuesta La crisis interna aleja al PP de la mayoría absoluta con Vox Entrevista Mañueco: "Castilla y León quiere volver a ser el faro que ilumina España para cambiar la política como con Aznar"

No son unas elecciones más. El PP afronta la cita del 13 de febrero en Castilla y León como su gran oportunidad para dar un golpe contundente en la mesa y recuperar el impulso perdido en estos últimos meses. Pablo Casado confía en que estos comicios autonómicos, como ya sucediera con los de la Comunidad de Madrid, supongan para el PP un revulsivo nacional y consoliden algo que tiene mucha más importancia que los números de las encuestas: extender entre la ciudadanía un clima de opinión de que de verdad se está ante un cambio de ciclo político en España.

Por eso, la dirección nacional del PP da una importancia capital a estas elecciones autonómicas, porque Casado quiere presentarse en las dos finales que tiene contra Pedro Sánchez en 2023 -municipales-autonómicas y generales- habiendo marcado en el partido previo un hat trick con las victorias de Isabel Díaz Ayuso en Madrid, Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León y Juanma Moreno en Andalucía.

Ésa es la hoja de ruta del PP, llegar a 2023 con Casado catapultado por esos triunfos regionales, al tiempo que esos mismos resultados supondrían un desgaste enorme para el PSOE. Las condiciones parecen que no pueden ser más propicias para esos intereses. Porque todos los sondeos apuntan a que habrá sendas victorias de Mañueco el 13 de febrero y de Moreno cuando se celebren las elecciones en Andalucía, ya sea en junio -como creen en Génova- o en octubre.

El principal nubarrón que perturbaba estos planes en Génova era el continúo desgaste que estaba sufriendo el partido desde que estallara el enfrentamiento entre Casado y Ayuso. De ahí que la tregua escenificada esta misma semana y la voluntad de ambas partes de dejar a un lado ese conflicto se explique principalmente por la crucial cita electoral de Castilla y León. "No hay nada como unas elecciones para colocarnos a todos", comentaba una de las partes involucradas.

Lo que dicen las encuestas

Basta con mirar las encuestas para demostrar que la crisis de imagen generada por el choque entre Casado y Ayuso había pasado factura al PP y había provocado que perdiera el impulso y empezara a caer. Las elecciones madrileñas dieron un vuelco en la intención de voto y desde entonces el PP se había consolidado como la primera fuerza.

Sin embargo, desde septiembre la tendencia de los populares en los sondeos ha ido a la baja. Por ejemplo, en los de Sigma Dos para EL MUNDO, el PP pasó de un 29,1% en septiembre a un 26% este mes de enero, reduciendo al mínimo su diferencia con el PSOE (1,4 puntos) desde que lo adelantó y abriera brecha en el mes de mayo (4,5 puntos).

Si Madrid propició entonces un golpe de efecto, ahora se persigue que suceda lo mismo en Castilla y León y que el PP encadene un ciclo ganador que acelere, a su vez, la absorción de Ciudadanos.

Con este clima de enfocar las elecciones autonómicas de una manera nacional, que implica colocar a Sánchez como si se tratara del candidato socialista, el PP engrasa toda su maquinaria para volcarse con todo su coro de líderes y hacer de nuevo presidente a Mañueco.

Todo el PP en León

Esto se va a ver perfectamente este fin de semana. En la forma, se celebra el congreso del PP de Castilla y León para renovar la dirección del partido, pero en la práctica se está ante la gran plataforma de lanzamiento de Mañueco como candidato a la reelección como presidente de la Junta. Y, por ende, también se está ante el trampolín de Casado para zambullirse en el nuevo ciclo electoral.

Todo el PP estará en León para encumbrar a Mañueco y proyectar una imagen de fortaleza y "unidad" del Partido Popular. Acudirá la dirección nacional en pleno, con Pablo Casado y Teodoro García Egea a la cabeza, y todos los presidentes autonómicos del partido: Ayuso (Comunidad de Madrid), Moreno (Andalucía), Alberto Núñez Feijóo (Galicia) y Fernando López Miras (Región de Murcia).

Además, también estarán otras figuras destacadas como el alcalde de Madrid y portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida; la portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra; el portavoz en el Senado, Javier Maroto; la portavoz en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat; y figuras en alza como el nuevo presidente del PP de Aragón y alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón.

Este congreso quiere ser el de la unidad del PP y el de la conjura para los dos intensos años que se avecinan, y será el inicio extraoficial de la campaña electoral de Castilla y León, con todo el partido arropando a Mañueco. Con esta idea se escogió la fecha cuando se convocó el congreso y aún no se habían hecho públicas las elecciones.


Etiquetas:  #El #PP #confía #en #las #elecciones #de #Castilla #y #León #para #que #Pablo #Casado #coja #nuevo #impulso #a #nivel #nacional

COMENTARIOS