El PP pactará el CGPJ aunque Sánchez rebaje la sedición: ''Vamos a separar ambas cosas''
02:21
25 Octubre 2022

El PP pactará el CGPJ aunque Sánchez rebaje la sedición: ''Vamos a separar ambas cosas''

Génova aísla las negociaciones sobre el desbloqueo judicial de la posible reforma del Código Penal para contentar a ERC

Hemeroteca Todas las noticias sobre la crisis del Poder Judicial Política El Gobierno calienta la reforma del delito de sedición: "Es un compromiso adquirido hace tiempo"

Tiene que ser pronto, o no será. La negociación para desbloquear el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal Constitucional entra en lo que los italianos llaman zona Cesarini, o sea en los minutos finales del partido, los de los goles milagrosos al borde del pitido final, como los que marcaba con frecuencia en los años 30 el juventino Renato Cesarini. Los contactos entre el ministro Félix Bolaños y el dirigente popular Esteban González Pons no van mal. Las partes ven avances y voluntad de acuerdo, aunque las conversaciones siguen encalladas en el diseño de una «pista de aterrizaje» en la que deben confluir la exigencia del PP -iniciar el cambio de modelo de elección de los vocales del CGPJ- y la línea roja del PSOE -no ir a un modelo gremial-.

Si se solventa ese problema, el pacto estaría hecho y ya se podría anunciar, porque la dirección del principal partido de la oposición no cree que la posible reforma legal del delito de sedición afecte a esta negociación. «Vamos a separar ambas cosas», afirman fuentes de Génova. «No vamos a hacer un paquete global judicial para el fin de los días; queremos que el Gobierno apruebe nuestra reforma judicial, pero eso no va a suponer que Pedro Sánchez haga todo lo que queremos en todas las cuestiones judiciales», reconocen en el equipo de Alberto Núñez Feijóo.

Los ministros Miquel Iceta y Fernando Grande-Marlaska apuntaron ayer en la línea de la reforma penal, pero en el PP creen que serán en todo caso votaciones parlamentarias «distintas». «Si todo lo penal fuera una línea roja la Ley Trans también nos impediría llegar a un acuerdo», inciden. Tras cuatro años de enquistamiento, Génova desliga las reformas del Ejecutivo de las que ellos proponen: «La negociación está planteada con personas de las que no nos fiamos [políticamente], pero eso no cambia que estemos negociando. Queremos acercarlos a nuestra postura. Si hay un acuerdo, será un buen acuerdo, si no, no lo habrá».

De manera que el PP no va a jugar a piedra, papel o tijera con ambas reformas, como si una anulase forzosamente a la otra. Ni va a ligar de manera sobreactuada el CGPJ a la actualidad, como creen que hizo Pablo Casado cuando rompió las negociaciones con Sánchez, en 2020, porque Podemos cargó contra Felipe VI. El equipo de Feijóo quiere intentarlo hasta el final.

Quizá por eso, los populares han ido suavizando su posición. Si antes exigían el cambio de modelo de elección de los jueces por escrito para que los jueces decidieran directamente a 12 de los 20 vocales, después Feijóo pidió que tuvieran «peso», y ahora reclama que «participen». Así lo apuntan los argumentarios internos que envió ayer Génova a los dirigentes del PP, a los que ha accedido EL MUNDO: «Hay que despolitizar la Justicia española, se debe reforzar la independencia del Poder Judicial y los jueces deben participar en la elección de los jueces». «Es necesario un acuerdo por el Poder Judicial y debe ir mucho más allá que un mero cambio de cromos», advierten en la cúpula del partido.

La reforma de la sedición no impide el pacto judicial. Con esa incógnita despejada, sólo queda un obstáculo para el desbloqueo del CGPJ y el TC. Si Bolaños y Pons acuerdan cómo sortear sus exigencias cruzadas, la negociación pasaría a la fase parlamentaria, la de los nombres, donde debería haber menos problemas, porque ni los populares van a ceder a las exigencias de Unidas Podemos ni los socialistas están por la labor. Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo ya pactaron tácitamente en su reunión del 10 de octubre que los nombres quedarían al margen de la politización, según las fuentes consultadas. Eso descarta a Victoria Rosell, la candidata favorita de los morados para una de las dos vocalías que le corresponderían en el reparto.

Más allá de los detalles, que esta vez no resultan determinantes de inicio, el presidente y el líder de la oposición necesitan sellar el pacto. Aunque no a cualquier precio. El primero, para poder descorchar su presidencia europea sin hipotecas con la Comisión Europea, como alertó en septiembre el comisario de Justicia, Didier Reynders.

Y Feijóo necesita inaugurar su casillero de pactos de Estado, después de que ésa fuera una de sus grandes apuestas en el discurso de proclamación como presidente del PP. Aquel día, uno de sus lugartenientes aseguró a este diario que, a diferencia de Casado, con la nueva dirección, los pactos no serían «a cambio de». Y eso lo mantiene.

EFE

"SE ESTÁ ESTUDIANDO"

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que ayer visitó la Escuela Nacional de Protección Civil, como se ve en la imagen, reconoce que «se está estudiando» la fórmula para introducir cambios en la tipificación del delito de sedición, aunque pide «consenso».

LA PAZ DE MADRID

Almeida abre sus listas a Feijóo y Ayuso

Con las elecciones municipales a siete meses vista, el PP sigue sin anunciar cuáles serán sus candidatos en algunas de las ciudades más importantes. Noviembre es el mes elegido para ir apuntalando los nuevos nombres. Mientras tanto, lo que sí está claro es que la mayoría de los alcaldes del PP se prepara para dar un salto de calidad, en busca de una mayoría absoluta. Es el caso del primer edil de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien cree que, hoy por hoy, Ciudadanos es el único escollo para sacar más concejales que todos los demás partidos juntos. Eso sí, ahora Almeida les abre hueco en sus listas con normalidad -sin resistirse- a Isabel Díaz Ayuso, como presidenta del PP de Madrid, y hasta a Génova, a pesar de que Feijóo ya ha dicho que da libertad a sus candidatos. Cómo ha cambiado el cuento.

NUEVA CONEXIÓN ENERGÉTICA

Sobre el papel, bien, pero...

«Sánchez intentó convencernos hace unas semanas de que su alianza con Alemania para desarrollar el Midcat era un gran éxito diplomático y económico. Y hoy intenta convencernos de que su alianza con Francia y Portugal para dejar de lado el Midcat es otro éxito diplomático y económico para nuestro país». Así fija el PP su posición sobre el BarMar, el nuevo proyecto de interconexión energética entre España y Francia, con prioridad para el hidrógeno verde, en el futuro. «Sánchez se ha olvidado de explicar que ha enterrado un proyecto clave para el que ya había inversiones realizadas», lamenta el equipo de Feijóo en un argumentario. La nueva idea «sobre el papel puede ser buena, pero será imposible que nos ayude a superar la crisis energética que atravesamos ahora», se quejan.


Etiquetas:  #El #PP #pactará #el #CGPJ #aunque #Sánchez #rebaje #la #sedición #Vamos #a #separar #ambas #cosas

COMENTARIOS