El presidente Fernández y su gobierno en pleno se suman a la marcha a favor de Cristina Kirchner
02:44
3 Septiembre 2022

El presidente Fernández y su gobierno en pleno se suman a la marcha a favor de Cristina Kirchner

El acto se prevé multitudinario y será replicado en varias ciudades del país

Argentina Un juicio, una saga política y un insostenible clima de violencia El atacante 'Tedi', el hombre que intentó matar a Kirchner: "Me daba escalofríos"

Tras el milagro de salir ilesa de un intento de asesinato, Cristina Fernández de Kirchner será apoyada este viernes por una multitud en la Plaza de Mayo, nervio vital de la política argentina. Con el gobierno en pleno y la presencia del presidente Alberto Fernández, el acto se prevé multitudinario, y será replicado en varias ciudades del país.

"El presidente convocó para esta tarde en la Casa Rosada a representantes de los sectores sindicales, sociales, empresariales, de derechos humanos y diferentes credos para construir un amplio consenso contra los discursos del odio y la violencia", señalaron fuentes del gobierno argentino. Según "La Nación", hay preocupación por la seguridad del presidente.

La Casa Rosada mira a la Plaza de Mayo, una amplia explanada en el centro de Buenos Aires, en pleno casco histórico de la ciudad. A lo largo de las décadas, la plaza ha sido la válvula de escape de las emociones y las demandas políticas de los argentinos, ya fuera con Juan y Eva Perón, con al anuncio de la dictadura militar de que se acababa de desembarcar en las Islas Malvinas, o con Raúl Alfonsín en el regreso de la democracia.

Fernández decretó día festivo para este viernes, lo que facilitó el tránsito por la ciudad de aquellos dispuestos a participar en la manifestación. Grandes columnas de gente avanzaban al mediodía argentino rumbo a la Plaza de Mayo desde distintos sectores del área metropolitana de la capital argentina.

Entre los grupos que se movilizarán está la Confederación General del Trabajo (CGT), la principal central sindical argentina, parte del peronismo. En un comunicado, la CGT expresó su repudio al "salvaje atentado perpetrado", acusó a "sectores de la política y los medios" por el clima de violencia y dejó abierta la posibilidad de una huelga general la semana próxima.

Fernández de Kirchner, dos veces presidenta entre 2007 y 2015, fue apuntada con una pistola en la frente en la noche del jueves, cuando saludaba a una multitud que se congregó frente a su piso del céntrico barrio de Recoleta para manifestarle su apoyo. El agresor, un ciudadano brasileño de 35 años, gatilló dos veces, pero la bala no salió.

"Se estaba preparando para este momento", dijo Mario, un amigo de Fernando Andrés Sabag Montiel, el atacante. En declaraciones a la televisión argentina, el hombre contó que Sabag Montiel "sabía que iba a salir en la tele y sabía que iba a ser detenido".

El autor del fallido magnicidio está siendo interrogado por la policía y la justicia argentinas. La jueza a cargo del caso, María Eugenia Capuchetti, la jueza a cargo del caso, tomó declaración a la ex presidenta en su domicilio, acompañada del fiscal del caso, Carlos Rívolo.

Lo sucedido en Argentina tuvo amplia repercusión internacional. El gobierno de Estados Unidos se sumó al rechazo a lo sucedido: "Estados Unidos condena enérgicamente el intento de asesinato de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Estamos con el gobierno y el pueblo argentinos en el rechazo a la violencia y el odio".

El ex presidente Mauricio Macri, uno de los primeros dirigentes de relevancia en condenar con energía el hecho, fue desafiado hoy por Facundo Manes, diputado de la coalición que comparten, Juntos por el Cambio, a sumarse en persona a la manifestación. "Qué bueno y ejemplar sería, en un día como hoy, ver juntos a nuestros ex presidentes en un gesto histórico para poner freno a la violencia", escribió Manes, diputado de la Unión Cívica Radical (UCR). Ante la consulta de EL MUNDO, la oficina de Macri declinó comentar el tema.Fernández de Kirchner y Macri son co-protagonistas de una enemistad política y personal sin retorno.

La oficina del ex presidente tampoco confirmó si la seguridad de Macri fue reforzada. Aníbal Fernández, el ministro de Seguridad, está siendo fuertemente criticado desde el interior del peronismo por las evidentes fallas de la custodia de la vicepresidenta que facilitaron el fallido atentado.

Fernández de Kirchner, de 69 años, había regresado en los últimos días al sitial de abrumadora figura central en la política argentina. La semana pasada, dos fiscales federales pidieron 12 años de prisión para la ex presidenta por corrupción y defraudación al Estado, lo que llevó a varios días de manifestaciones frente a su piso en Buenos Aires por parte de sus seguidores. El intento de atentado la sitúa en un pedestal aún más alto en cuanto a devoción por parte de sus seguidores.

Las manifestaciones de los últimos días, que incluyeron acampes y gente pasando la noche en las calles, desembocaron en un enfrentamiento jurisdiccional entre el gobierno de la ciudad de Buenos Aires, una entidad federal autónoma, según la Constitución, y el gobierno nacional.

Aunque la policía y la justicia aún no anunciaron resultados de la investigación, en la noche del jueves el presidente Fernández encadenó una serie de conclusiones y deslizó responsabilidades en su discurso. "Estamos ante un hecho que tiene una gravedad institucional y humana extrema. Se ha atentado contra nuestra vicepresidenta y la paz social ha sido alterada. La Argentina no puede perder ni un minuto más. Ya no hay tiempo. Es necesario desterrar la violencia y el odio del discurso político y mediático y de nuestra vida en sociedad".


Etiquetas:  #El #presidente #Fernández #y #su #gobierno #en #pleno #se #suman #a #la #marcha #a #favor #de #Cristina #Kirchner

COMENTARIOS