El PSOE se resigna y no reprende a Page: lo ve un mal necesario para retener Castilla-La Mancha
02:33
3 Enero 2023

El PSOE se resigna y no reprende a Page: lo ve un mal necesario para retener Castilla-La Mancha

El partido cambia de actitud a pesar de que el líder autonómico se mostró muy crítico con Pedro Sánchez en una entrevista concedida a EL ESPAÑOL. 

La dirección del PSOE ha rebajado notablemente su postura frente al presidente castellanomanchego, Emiliano García-Page, después de que se mostrase muy crítico con el presidente Pedro Sánchez en una entrevista concedida a EL ESPAÑOL. En vez de reprenderle, como se ha hecho en otras ocasiones, el partido dice ahora que la prioridad es que Page gane las elecciones y retenga la Presidencia de Castilla-La Mancha.

Desde Ferraz quitan hierro a sus desplantes y aseguran que lo importante es que García-Page está, como otros presidentes autonómicos socialistas, "en buenas cifras de valoración de su gestión y con capacidad de revalidar la victoria en las próximas elecciones" autonómicas, que se celebrarán el 28 de mayo, junto a las municipales.

Esta postura contrasta con la que ha mantenido hasta ahora el partido en situaciones similares. Sin ir más lejos, el pasado 14 de diciembre María Jesús Montero dijo que su "sentido de la lealtad y respeto" le impedía dar "públicamente" su opinión sobre Page, después de que éste criticase la reforma del delito de malversación.

[García-Page: "Si pasa con la malversación lo mismo que con los violadores, nos daremos un tiro en el pie"]

Montero, que además de ministra de Hacienda es vicesecretaria general del PSOE, llegó a telefonear a Page unos días antes para hablar del asunto. Pero esta vez no ha habido ningún toque de atención, tampoco interno, según reconocen a este diario fuentes cercanas al presidente de Castilla-La Mancha.

En su entrevista concedida a este diario y publicada este lunes, Page atacó directamente al argumentario de su partido diciendo que las rebajas de la malversación y la derogación del delito de sedición no son para mejorar la convivencia en Cataluña, tal y como defiende Pedro Sánchez. Aseguró, en cambio, que el objetivo de estas medidas es "retribuir un apoyo parlamentario" de ERC.

Además, García-Page se mostró muy duro con el socio del Gobierno de coalición, Unidas Podemos, apostó por tipificar la convocatoria de referendos ilegales y criticó la estrategia del PSOE de tildar de "insolvente" al líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo. Incluso no descartó presentarse a unas primarias para liderar su partido.

"La sorpresa es que hubiera dicho lo contrario", ironizan desde la dirección federal de la calle Ferraz. La cúpula del partido prefiere ahora no airear la división interna, ante las inminentes elecciones de mayo. Hay que centrarse en que "todos los gobiernos que defiende el PSOE están muy fuertes", aseguran otras fuentes.

Le conviene al PSOE

La historia que subyace frente a este cambio de actitud es que, si bien en el pasado se podía ver como un desplante a Pedro Sánchez, ahora entienden que también se trata de una estrategia en clave electoral. Hay concesiones a los independentistas catalanes que son difíciles de vender en algunos territorios.

Muestra de ello es que muchos barones socialistas, incluso los más afines al presidente del Gobierno, se revolvieron a principios de diciembre a causa de la reforma de la malversación.

[Las 10 frases de la entrevista a García-Page que le han agriado a Sánchez la entrada en 2023]

Nadie oculta que las autonómicas y municipales servirán como la antesala de las elecciones generales y el PSOE se juega mucho más que el PP en mayo. Mientras que los conservadores sólo gobiernan en dos de las autonomías que celebrarán comicios Madrid y Murcia los socialistas lo hacen en Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, La Rioja y Navarra.

Perder el poder en cualquiera de ellas significaría un golpe para las pretensiones de Pedro Sánchez. De hecho, Castilla-La Mancha es uno de los territorios sensibles para los socialistas. Mientras que todos dan por hecho que Page ganará las elecciones en cuanto a escaños, no está tan claro que pueda revalidar su Gobierno.

Las encuestas de diciembre dan al castellanomanchego una horquilla de entre 16 y 17 escaños, frente a los 19 que obtuvo en 2019. Por su parte el PP crecería de los 10 a un intervalo entre los 14-15. Si a ellos se les suma Vox, que pasaría del cero a dos escaños, el bloque de la derecha podría acabar pactando y superando la mayoría absoluta de los 17 escaños. Unidas Podemos seguiría sin obtener representación y Ciudadanos desaparecería.

Desde el PSOE esperan que este escenario no se produzca y que, a la marca personal que ya tiene Page, se sumen los logros económicos del Gobierno una vez ya superados los debates espinosos de las concesiones a los independentistas.

"La forma en la que el Gobierno ha afrontado la crisis y las medidas que ha tomado son valoradas positivamente por los ciudadanos", aseguran desde el PSOE. "Además, tenemos un presidente que ha ganado en Europa importantes batallas para nuestro país", añaden. "Todo eso son activos electorales", apuntalan.

Castilla-La Mancha Emiliano García-Page Pedro Sánchez PSOE

Etiquetas:  #El #PSOE #se #resigna #y #no #reprende #a #Page #lo #ve #un #mal #necesario #para #retener #Castilla #La #Mancha

COMENTARIOS