El PSOE sólo confía en captar votos del desplome de Ciudadanos en Cataluña
01:00
26 Diciembre 2022

El PSOE sólo confía en captar votos del desplome de Ciudadanos en Cataluña

Hasta ahora no han logrado rentabilizar el derrumbe de la formación 'naranja' ni en Madrid, ni en Castilla y León ni en Andalucía

Ciudadanos La lista de Arrimadas garantiza que ella seguirá como líder en el Congreso y encumbra a Adrián Vázquez como jefe de Ciudadanos Ciudadanos Arrimadas y Villacís apoyan al eurodiputado Vázquez frente a Bal

El desplome electoral de Ciudadanos (Cs) que pronostican todas las encuestas sólo beneficiará al PSOE en un punto geográfico muy concreto: Cataluña. Fuera de allí se da prácticamente por sentado que en las próximas citas con las urnas el voto naranja se repartirá entre el PP y Vox.

Así ha ocurrido ya en los comicios autonómicos de Madrid, Castilla y León y Andalucía celebrados tras la debacle de la candidatura encabezada por Albert Rivera en las generales de noviembre de 2019. Las fuentes socialistas consultadas por este periódico coinciden en pronosticar que próximamente tampoco habrá trasvase de apoyos hacia la izquierda de la formación que ahora lidera Inés Arrimadas salvo la citada excepción.

En el PSC sí confían en cambio en seguir captando votantes que con anterioridad se decantaron por la papeleta de Cs, como ya ocurrió en las elecciones a la Presidencia de la Generalitat de febrero de 2021: Salvador Illa fue el ganador de aquella contienda política tras pasar de 17 a 33 diputados propulsado fundamentalmente por la caída en picado del partido más votado en 2017, que perdió 30 de sus 36 escaños.

Las estimaciones que manejan ahora los socialistas de Cataluña es que aún podrían atraer en torno a la mitad de los apoyos que el partido de Arrimadas conserva en la comunidad en la que fue fundado en 2006. Traducido a cargos públicos, esta posibilidad supondría sumar otros tres diputados en el Parlament y tres concejales más en el Ayuntamiento de Barcelona, aunque en este segundo caso los cálculos son más complejos porque el grupo municipal naranja ya se rompió en dos tras los comicios de 2019 cuando el entonces cabeza de cartel, Manuel Valls, decidió apoyar la investidura de Ada Colau como alcaldesa.

En la dirección nacional del partido prefieren no hacer cábalas electorales. "Al igual que con el debate que se produce a nuestra izquierda, somos igual de respetuosos con la reflexión interna que se está produciendo en Ciudadanos de cara a su refundación. El PP ya está hablando suficiente sobre este proceso, tratando de pescar en aguas revueltas", explica un portavoz.

También declinan responder a la pregunta de si estarían dispuestos a contar con Edmundo Bal en el caso de que finalmente pierda el pulso con Arrimadas por el liderazgo en la sede de la calle Alcalá de Madrid. El mensaje oficial de Ferraz es que confían en que la formación "encuentre su camino" y que "eso sea beneficioso para los españoles".

Giro político

El objetivo con el que nació Cs hace 16 años fue el de ocupar parte del espacio político del PSC defendiendo la plena españolidad de Cataluña. Cuando sus promotores trataron de exportar su marca a otras comunidades, constataron que su estrategia no funcionaba con el resto de federaciones del PSOE, donde no había reparos en defender la unidad del país, por lo que abandonaron el ideario de la socialdemocracia para definirse primero como progresistas y después como liberales.

Este giro político terminó situando las siglas naranjas en la órbita del PP, al que ha acabado considerando como su "socio prioritario" para pactos de gobierno, y peleando por su mismo electorado, en ocasiones incluso al borde del sorpasso. Sin embargo, cuando esta tendencia comenzó a invertirse, el partido de la calle Génova ha ido reconquistando el terreno electoral perdido.

Trasvase de apoyos

El primer hito de este proceso se produjo en Madrid, donde Isabel Díaz Ayuso -tras convocar elecciones anticipadas en 2021- logró acaparar prácticamente la totalidad de los votos de quien había sido hasta entonces su pareja de coalición: Ciudadanos pasó de tener una Vicepresidencia, seis consejerías y 26 diputados a quedarse sin representación en la Asamblea de Vallecas mientras la candidata popular rozaba la mayoría absoluta.

La situación se repitió de manera similar en Andalucía con Juanma Moreno, que no sólo logró absorber a su ex socio de Gobierno, sino que además sumó solo más diputados que el resto de partidos juntos en junio de este año. Cuatro meses antes Alfonso Fernández Mañueco, también del PP, había protagonizado una variante menos beneficiosa para su partido de este reparto de ex votos naranjas, ya que quien rentabilizó mejor la debacle en Castilla y León fue Vox, que pasó de un diputado a 13.

La cita electoral en 14 comunidades autónomas y todos los municipios de España del próximo 28 de mayo será en todo caso la prueba de fuego para testar la efectividad del proceso de refundación en el que está inmerso Cs y, de no lograr frenar su tendencia de caída, cómo se reparten sus apoyos el resto de fuerzas políticas.




Etiquetas:  #El #PSOE #sólo #confía #en #captar #votos #del #desplome #de #Ciudadanos #en #Cataluña

COMENTARIOS