El Rayo desnuda las carencias del Valencia en Mestalla
18:52
27 Noviembre 2021

El Rayo desnuda las carencias del Valencia en Mestalla

El equipo de Bordalás cede otro empate en casa pese a adelantarse con un tanto de penalti de Soler. Isi rescata un punto en un duelo al que nunca perdió la cara

Ni un estallido de alegría en medio del futuro con tintes grises. El valencianismo se ve cada día más lejos de la felicidad sostenida, esa que deja disfrutar del fútbol sin pensar en balances y grandes accionistas, la que permite vislumbrar que seguirá existiendo el sentimiento de pertenencia a un club centenario que dejar en herencia. Esos nubarrones solo los ahuyentan los goles, el grito atávico de la grada identificada con lo que ve en el césped. Pero ni eso tiene. Cuatro empates de ocho partidos en Mestalla son números que no permiten soñar con volver a codearte con la casta europea. El Rayo cortó de raíz cualquier atisbo de engancharse arriba de manera dolorosa, igualando una ventaja que para el Valencia pareció catártica. [Narración y estadística]

En un minuto del duelo ante el conjunto vallecano se condensaron las dos realidades del equipo. En el 18 marcó Carlos Soler de penalti y adelantó al equipo ante un rival descarado que no se arrugó en ningún momento del partido. La celebración se fundió con la protesta del estadio, teñida de carteles amarillos con el lema #LimGoHome (Lim vete a casa), en una voz unánime ante lo que sienten es una condena.

Al Valencia, empequeñecido por la gestión en los despachos, lo trata de agigantar Bordalás, pero no lo consigue de manera sostenida. Hace semanas que pulsó el técnico la tecla que ha permitido ir cazando puntos con un estilo tosco e intenso. Sin pelota aprendieron a sobrevivir en la brega. Si no hay talento para mandar, al menos que hubiera fe para reaccionar. Y eso es lo que ocurrió hasta el gol. El Valencia se empeñaba para sujetar al Rayo, que piso el área antes y más con dos disparos de Comesaña y Unai López.

Hugo Duro y Guedes fueron de nuevo el peligro, tanto que el madrileño provocó el penalti de Saveljilch que Hernández Hernández tardó un mundo en pitar. Penalti, fuera de juego y de nuevo penalti tras revisarlo en el VAR. No podía fallar Soler y no lo hizo.

El tanto espoleó al Rayo, que mostró más idea en el manejo y más intención. Foulquier, con soltura, se vio exigido por Álvaro García y Diakhaby regaló una falta a Sergi Guardiola que acabó en los puños de Cillessen. No encontraba el equipo de Iraola, con Falcao en el palco con molestias, por dónde hacer daño efectivo a un Valencia ordenado y arremangado en la faena. Ese es el gran cambio que persigue Bordalás: convertido en el equipo de la Liga que menos jugadas de combinación hace, que el Valencia reconozca sus armas: latigazos en ataque y taponar la sangría de goles en defensa. Combinar las dos cosas es lo que cuesta. Y mucho.

Sin dominar, la ventaja pudo aumentar al filo del descanso. Guedes hilvanó una contra con Soler que el centrocampista le quiso regalar cuando debió disparar y mi Wass ni Hugo Duro ganaron la segunda jugada.

Volvió el Valencia a asustar al regreso del vestuario. Probó Isi con un disparo lejano y le respondieron Foulquier colándose en el área hasta línea de fondo para poner un centro que se paseó frente a Dimitrievski y Guedes con un disparo muy cruzado. Fue antes de empezar a diluirse sin explicación posible. Perdió la armadura y, a la vez, fue incapaz de arrodillar a un Rayo que, con una sola idea sólida, no desperdició la ocasión de golpearle.

Un centro tenso de Balliu lo cazó de tacón Catena en el punto de penalti y, pese a la intervención de Cillessen a bocajarro, el rechazo lo cazó Isi para empatar el partido. Perdió el Valencia la ocasión de que durara poco, porque Hugo Duro no empujó la asistencia de Maxi Gómez, recién salido por Guedes. Tocaba sufrir y era justo que así fuera.

Esta vez la atmósfera no invitaba a pensar en una remontada heroica, aunque dos veces probó Foulquier, convertido en un ariete ofensivo, y Marcos André envió alta una pelota que recibió en el punto de penalti con la única misión de embocarla. El empate ya era el mal menor cuando Diakhaby le quitó a Bebe el gol del triunfo que hubiera vestido de luto la tarde.


Etiquetas:  #El #Rayo #desnuda #las #carencias #del #Valencia #en #Mestalla

COMENTARIOS