El rearme nuclear de Boris Johnson
19:02
16 Marzo 2021

El rearme nuclear de Boris Johnson

Decide subir un 40% el tope de ojivas nucleares ante ''un entorno de seguridad cambiante'' en el que Rusia es ''la amenaza más grave''

Reino Unido Boris Johnson arropa a la jefa de Scotland Yard pese a los excesos policiales en la vigilia por Sarah Everard Brexit Ultimátum de la UE a Reino Unido por el Protocolo de Irlanda

Boris Johnson ha decidido reposicionar al Reino Unido en el mundo con una inusual apuesta: aumentando su arsenal nuclear y poniendo abruptamente fin al desarme iniciado hace 30 años, en las postrimerías de la "guerra fría". El Gobierno británico ha revisado a fondo su política de defensa y ha decidido subir un 40% el tope de ojivas nucleares del programa Trident (de 180 a 260).

El secretario de Exteriores Dominic Raab justificó la medida como "la definitiva póliza de seguros" contra las amenazas internacionales. "Cuando las circunstancias cambian y las amenazas cambian, necesitamos mantener un nivel mínimo y creíble de poder disuasorio", declaró Raab, a la hora de argumentar el "rearme" nuclear del Gobierno Johnson.

En el documento de política integrada de defensa presentado por el 'premier' en el Parlamento, Rusia se define abiertamente como un "estado hostil" y el aumento del arsenal nuclear se defiende "en reconocimiento de un entorno de seguridad cambiante". El "rearme" nuclear ha causado estupor no solo entre sus aliados de la OTAN y en la comunidad internacional, sino sobre todo en Escocia, donde los submarinos Trident (fondeados en la base naval de Clyde, cerca de Galsgow) agitan periódicamente el fantasma de la "guerra fría".

"Estamos ante una política de defensa totalmente desfasada", advirtió el portavoz del Partido Nacional Escocés Stewart McDonald, que acusó directamente a Johnson de "violar los compromisos del tratado de no proliferación de armas nucleares". El Reino Unido es de hecho el quinto país del mundo por el número de cabezas nucleares, por detrás de Rusia (4.300), Estados Unidos (3.800), China (320) y Francia (290).

El líder de la oposición laborista, Keir Starmer, cuestionó por su parte la decisión de Johnson alegando que "rompe con el objetivo de sucesivos primeros ministros y de todos los partidos de reducir el arsenal nuclear" y que "no responde a un interés estratégico".

"Cuando el mundo está intentando emerger de la pandemia, no es el momento de empezar una nueva carrera de armas", advirtió por su parte Kate Hudson, al frente de la Campaña para el Desarme Nuclear (CND). "El Gobierno tiene problemas de dinero y lo último que necesitamos es un dispendio grandioso en armas de destrucción masiva".

La revisión integrada de defensa y política exterior prevé un rearme estimado inicialmente en 11.600 millones de euros, en respuesta sobre todo a "la grave amenaza para nuestra seguridad" planteada por Rusia. La nueva política de defensa propone "una disuasión y una defensa activa contra todo el espectro de amenazas" del Gobierno de Vladimir Putin, desde los ciberataques a la presencia de submarinos en el Canal de la Mancha.

Acercamiento con China

Boris Johnson ha sido sin embargo bastante más condescendiente con China, pese a las presiones del ala dura del Partido Conservador. "No hay duda de que China plantea grandes retos para una sociedad abierta como la nuestra", reconoció el 'premier' en su intervención en Westminster. "Pero trabajaremos con China de una manera que sea consistente con nuestros valores y nuestros intereses, incluida una relación económica positiva y más fuerte y una acción ante el cambio climático".

El documento integrado de Defensa reconoce a China como "un estado autoritario", y aun así advierte que su ascenso internacional es "el mayor factor geopolítico hoy en día" y que su contribución a la economía mundial será mayor que la de ningún otro país en la próxima década.

"Los que claman por una nueva guerra fría con China o piden un secuestro de nuestras relaciones económicas están equivocados", dijo Johnson, que recordó cómo el Reino Unido ha garantizado la ciudadanía británica a tres millones de hongkoneses. "Tenemos que encontrar un equilibro. Necesitamos ser realistas en nuestra relación con China".

El 'premier' aprovechó su paso por el Parlamento para esbozar su visión de la Gran Bretaña Global. Mencionó tan solo de paso sus compromisos con la OTAN y prometió seguir trabajando con sus aliados, pero advirtió que su país no se replegará en sí mismo tras el Brexit y que no se conformará con "los horizontes estrechos de una política exterior regional".

Intensificar relaciones en el indo-pacífico

"Para nosotros, no hay país lejano que no conozcamos suficientemente", dijo. "La Gran Bretaña Global no es solo un reflejo de nuestras viejas obligaciones, y menos aún un gesto de vanagloria, sino una necesidad para la seguridad y la prosperidad de los británicos en las décadas que tenemos por delante".

El documento de defensa post-Brexit dedica un capítulo a "Los vecinos y aliados europeos" y anticipa "nuevas maneras" de trabajar con la Unión Europea, aunque identifica a Alemania y Francia como socios clave. "Estados Unidos seguirá siendo nuestro mayor aliado", recalcó Johnson en su intervención en el Parlamento, y a continuación confirmó la intención del Reino Unido de solicitar su ingreso en el Acuerdo de Libre Comercio Transpacífico.

Una de las líneas maestras de la "Gran Bretaña Global" será precisamente lo que el propio Johnson ha definido como "el "viraje indo-pacífico": una nueva orientación política hacia "el motor económico del mundo, donde vive la mitad de la población y se general el 40% del PIB mundial".

Johnson anticipó una ofensiva diplomática para intensificar los vínculos políticos y económicos con Japón, India, Corea del Sur y Australia, como contrapeso al poder ejercido por China. "Seremos el socio europeo con una mayor presencia y más integrada en el Indo-Pacífico", vaticina el documento de defensa que identifica la zona como el punto de "más intensa competición geopolítica" del mundo. A modo de declaración de intenciones, el Reino Unido enviará a la zona al portaaviones HMS Queen Elizabeth en los próximos meses.

Johnson ha ordenado también la revisión a fondo de la capacidad de respuesta del Reino Unido ante la "posibilidad real" de una ataque terrorista con armas químicas, bacteriológicas o nucleares en su propio suelo en los próximos diez años. Por último, el "premier" aprovechó la situación creada por la pandemia para justificar el recorte de cooperación internacional y prometió volver a la meta del 0,7% de presupuestos en cuanto la situación económica lo permita.


Etiquetas:  #El #rearme #nuclear #de #Boris #Johnson

COMENTARIOS