El reseteo del acuerdo entre Iberia y Air Europa pone en aprietos a la Sepi
13:16
16 Diciembre 2021

El reseteo del acuerdo entre Iberia y Air Europa pone en aprietos a la Sepi

La pandemia ha frustrado la que iba a ser la mayor operación del sector aéreo en nuestro país, la compra de Air Europa por parte de Iberia, y deja en al aire el futuro de la primera, sostenida gracias a ayudas públicas que rondan los 600 millones de euros. IAG, grupo dueño de Iberia, y Globalia (Air Europa) anunciaron ayer que negocian la rescisión del acuerdo firmado hace ya más de dos años para empezar de cero y pactar uno nuevo que se adecúe a las circunstancias actuales, cuyos detalles podrían conocerse hoy.

Iberia llevaba más de un año negociando a tres bandas con Globalia, con el Gobierno y con las autoridades europeas de Competencia para encontrar una solución buena para todas las partes, pero las condiciones impuestas por Bruselas para validar la operación lo han complicado. Ahora «se trata de encontrar una nueva estructura o unas nuevas condiciones para que salgan los números», señalan fuentes cercanas a la negociación.

La compra de Air Europa se anunció hace más de dos años, cuando la situación era radicamente distinta. La fusión permitía a Iberia eliminar a su rival en las rutas a Latinoamérica, aliarse con él, y de paso posicionar al aeropuerto de Madrid-Barajas como hub internacional, o centro de conexión hacia esos destinos.

Entonces la única pega era si esta alianza suponía una posición de dominio por parte de Iberia, violando así las normas de libre competencia y limitando las opciones de los consumidores. El acuerdo quedó en el tejado de las autoridades de Competencia. Ya entonces, Iberia asumía que Bruselas le exigiría cambios en el acuerdo, como la cesión de algunas de las rutas a Latinoamérica.

El Covid

Sin embargo, los esfuerzos de ayer no suponen lo mismo hoy. El Covid ha dejado un panorama radicalmente distinto. El sector aéreo atraviesa la mayor crisis nunca vista. Con el tráfico mundial de pasajeros desplomado por las restricciones a la movilidad, las aerolíneas han sufrido pérdidas históricas y muchas han recibido rescates estatales millonarios.

Entre ellas, Air Europa, que está en una situación muy debilitada y se sostiene gracias al dinero público: en concreto, los 475 millones a cargo del fondo de ayuda de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) y un crédito ICO. En total, más de 600 millones. Este fondo lo creó el Gobierno para ayudar a empresas en apuros por la pandemia. Este rescate con dinero público comprometía (y compromete) al Gobierno a garantizar la actividad y el empleo de la aerolínea.

«El Gobierno va a analizar las distintas opciones que se abren en esta situación», para «garantizar la continuidad de la actividad». «El Gobierno va a seguir trabajando para reforzar la solvencia empresarial, protegiendo la adecuada competencia en beneficio de los viajeros y velando en todo momento por el buen uso de los recursos públicos», insistían ayer fuentes del Ministerio de Transportes.

El rescate

Hasta hace poco Iberia defendía que la operación seguía siendo estratégica para España, pues posicionaba Barajas al nivel de los grandes aeropuertos de Europa (Heathrow, en Londres, o Charles de Gaulle, en París). Esto a pesar de que la situación de Air Europa se ha ido debilitando y suponía heredar una aerolínea muy endeudada. El precio inicial por la compra, 1.000 millones, se rebajó a 500 millones y las discusiones han continuado para ajustar más el precio. Hace sólo unas semanas el consejero delegado de IAG, Luis Gallego, se mostraba «más pesimista» por la operación.

El remate lo ha dado Bruselas, que tenía hasta el 4 de enero para validar la operación o vetarla. Iberia y Bruselas llevan meses negociando los requisitos, pero estos son tan exigentes que han hecho que la operación deje de ser rentable para Iberia. «En el contexto actual, estos esfuerzos que sabíamos que iban a exigir ya no son asumibles», señalan fuentes cercanas.

Bruselas iba a pronunciarse estos días en contra de la operación, lo que ha obligado a rescindir el acuerdo antes, para poder sortear el veto y negociar de cero. Iberia tendrá que compensará a la aerolínea de la familia Hidalgo con 75 millones por ello, aunque este dinero se descontará del nuevo precio, si finalmente se logra resetear el acuerdo. De hacerse, se cerraría en un par de meses, según fuentes del sector.

La operación siendo complicada, pero si se aborta todas las partes tiene que perder. Iberia se arriesga a que otra compañía compre Air Europa (Air France mostró interés en su día) y se pierda la opción de potenciar Barajas; el Gobierno, porque ha invertido dinero público en una aerolínea maltrecha y la propia Air Europa, que con una deuda de más 800 millones de euros, se queda en el limbo.

Negociar la refinanciación de la deuda con la Sepi (se canjearía deuda por capital) o renegociar el precio con Globalia son algunas de las opciones sobre la mesa y que permitirían a Iberia tener más flexibilidad a la hora de poder cumplir con Bruselas.

Fuentes del sector valoran la posibilidad de que el estado canjee parte de la deuda, entre en el accionariado de Air Europa e IAG se quede con una parte más pequeña, lo que haría que Competencia "también flexibilizara su postura".


Etiquetas:  #El #reseteo #del #acuerdo #entre #Iberia #y #Air #Europa #pone #en #aprietos #a #la #Sepi

COMENTARIOS