El rompecabezas del VIH se complica con los pacientes controladores del virus: ''De momento sólo son la excepción que confirma la regla''
13:38
31 Julio 2022

El rompecabezas del VIH se complica con los pacientes controladores del virus: ''De momento sólo son la excepción que confirma la regla''

Los investigadores muestran escepticismo ante el caso de Barcelona: ''En la práctica, no podemos aprender mucho de ellos''

Controlar el sida Una mujer de Barcelona, primer caso mundial de control del VIH sin tratamiento durante 15 años Primer caso El curioso caso del hombre que venció al VIH en 2008 Casos anteriores Un segundo paciente se cura del VIH y otro más, en remisión a largo plazo

Si a los ojos de la opinión pública el caso de la paciente de Barcelona que, después de dejar el tratamiento antirretroviral hace 15 años ha mantenido un control autónomo absoluto de la replicación del VIH en su organismo, ha sido recibido con entusiasmo, los expertos en VIH, mayoritariamente reunidos en la Conferencia Mundial AIDS 2022 en Montreal, Canadá, se muestran poco sorprendidos y bastante prudentes.

Javier Martínez-Picado, investigador ICREA del Instituto de Investigación del Sida (IrsiCaixa) de Badalona, en Barcelona, que ha intervenido hoy en la conferencia mundial y, a preguntas de EL MUNDO, ha manifestado que, a pesar de que los detalles del caso de la mujer de Barcelona, reportado por el Hospital Clínic-Idibaps, aún no se ha publicado en una revista científica, "es un caso más, que no 'el caso'".

La excepcionalidad de esa paciente, y otros que de forma natural o por intervención médica han conseguido controlar o eliminar el virus de su organismo, "nos tiene que hacer pensar -apunta- en la importancia de que no suframos una pandemia de una enfermedad que se transmita por retrovirus como el VIH". Este virus es mucho más complejo que el SARS-CoV-2 que causa el Covid-19 porque se mete en el ADN de las células y de ahí no sale si no es matando la propia célula, ha recordado.

¿Cuántos tipos de pacientes controladores hay?

La infección por VIH, agente causante del SIDA, es extremadamente difícil de curar. Martínez-Picado ha explicado que hay sólo cuatro casos de curación por intervención médica en el mundo. En concreto, en trasplantados de células madre (uno en Berlín, uno en Londres, uno en Dusseldorf, que aún no se ha publicado, y otro, en Nueva York) porque sufrían un linfoma o una leucemia. Para ellos se buscaron donantes con una mutación específica; no vale cualquiera. Este tipo de trasplante, destaca el experto del IrsiCaixa, es arriesgado -con un 40% de mortalidad- y, aunque por su complejidad no se puede escalar a muchos enfermos, sí ha dado algunas pistas de cara a una futura terapia génica contra el VIH.

Quinto caso de controlador de élite presentado en Montreal: City of Hope

Se trata de un varón de 66 años, por lo que podría ser, si se confirman los datos expuestos, la persona de mayor edad curada del VIH por medio de un trasplante celular. Como ha comunicado el equipo médico, encabezado por Jana K. Dickter, profesora en la División de Enfermedades Infecciosas del City of Hope, en Los Ángeles, al paciente se le diagnosticó VIH en 1988.

Ha estado en remisión del virus durante más de 17 meses después de suspender la terapia antirretroviral tras recibir el trasplante de médula con el que se trató una leucemia. De nuevo, las células injertadas de donante contaban con la mutación específica que confiere resistencia frente al VIH.

Otro grupo, apunta, son todos aquellos pacientes que adquirieron el VIH pero no se trataron y, a pesar de ello, ni tienen el virus en su organismo ni se han puesto enfermos. Son los controladores de élite, incluso hay un subgrupo dentro de ellos llamado los controladores de élite excepcionales, que llevan más de 25 años sin que el virus de señales en su organismo, aunque sí muestran indicios de que en algún momento lo tuvieron pero su sistema inmunólogico reaccionó bien y, gracias a eso, viven una vida sana.

Entre medias de los dos grupos anteriores están los controladores postratamiento, como la mujer de Barcelona, que tienen en común que se han tratado en la fase aguda de la infección, ha remarcado Martínez-Picado. Ese tratamiento se mantiene un tiempo y, por el sistema sanitario que tienen en EE.UU., se les retira (en España eso no sucede) y es lo que ha permitido identificar a personas que, después de dejar los antirretrovirales, han seguido controlando el virus sin medicación.

En ese grupo está la llamada cohorte Visconti, un grupo de 14 pacientes que iniciaron la terapia antirretroviral en las 10 primeras semanas tras la infección pero que la abandonaron unos tres años más tarde de promedio y que han mantenido una carga viral indetectable sin tratamiento. Las personas de esta cohorte presentan, como la mujer de Barcelona, un tipo de células inmunitarias denominadas 'asesinas' (las Natural Killer, NK) especialmente activas y que forman parte de la respuesta inmunitaria innata. A pesar de su falta de especificidad, una de las ventajas de estas células es que no las puede infectar el VIH.

Martínez-Picazo ha aportado, además, una serie, que ya fue objeto de publicación en Scientific Reports, de tres controladores de élite excepcionales (un hombre y dos mujeres) que contrajeron la infección hace ahora 32, 21 y 29 años, respectivamente, y que siguen con el virus indetectable en su sangre, pese a no haber tomado nunca antirretrovirales. Los científicos han investigado qué factores genéticos, inmunitarios y virales han conducido a esta situación, conocida como de curación funcional, que es como se ha definido también a la paciente de Barcelona, del Hospital Clínic-Idibaps.

El estudio de esos tres casos lo lidera el propio IrsiCaixa con investigadores del Centro de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III de Madrid (ISCIII) y la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Virgen del Rocío/ Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS). También ha colaborado el Centro Sanitario Sandoval, del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Todos estos laboratorios pertenecen a la Red de Investigación del Sida (RIS) de las RETICS del ISCIII.

Todos esos casos y grupos, declara Martínez-Picado, aunque parecen muchos, "son excepcionales, aunque no únicos", y "son importantes en sí mismos. El que el Clínic-Idibaps dio a conocer ayer (en la conferencia mundial) es importante y se suma a otros que también lo son".

Escepticismo sobre las aplicaciones de los controladores

"Hay personas que tienen capacidad para controlar el virus y eso nos permite entender que curar es posible aunque muy complicado, lo mismo que hacerlo asequible para todos los pacientes afectados en el mundo, pero se va a lograr. Todo lo que aprendamos de ellos nos será válido para el futuro", destaca.

En la misma línea, Vicente Soriano, profesor de la UNIR, admite que el descubrimiento de Barcelona "rompe el paradigma que teníamos hasta ahora, pues la persona que se exponía al VIH tenía una infección de por vida", pero considera que "es un caso interesante, pero no más de ahí".

"Es interesante como prueba de concepto (proof of concept) de que esto puede ocurrir. Pero el VIH es una enfermedad muy conocida, hay mucha investigación y esto es más que excepcional y no sé hasta qué punto nos proporciona una información muy útil en el momento actual. Pues, para los 37 millones de infectados por VIH, la estrategia que podamos utilizar no va a ser esa. Va a ser un tratamiento antiviral, edición génica u otro tipo de estrategias", añade.

Sobre la posibilidad de que este caso impulse una nueva línea de investigación, el experto en VIH afirma: "Claro, se pueden investigar técnicas de inmunoterapia, que podrían complementar la acción del tratamiento de antirretrovirales y, quizás, en algún momento, de la edición génica que, hasta ahora, no ha dado muy buenos resultados". En esta afirmación, el experto no transmite un claro entusiasmo.

Josep Maria Gatell, un referente internacional en SIDA (ex jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínic de Barcelona, del que se jubiló hace cuatro años, y actualmente director médico global sénior en ViiV Healthcare, compañía para el desarrollo de fármacos contra el VIH del grupo GlaxoSmithKline), comenta con EL MUNDO cuando está a punto de viajar para asistir a la conferencia mundial de Montreal, que el caso de la mujer de Barcelona es "la excepción que confirma la regla".

Explica que a lo largo de la pandemia de sida se han ido describiendo casos excepcionales por una u otra razón. Destaca, por ejemplo, el caso de la mujer de Esperanza, en Argentina, vinculado a mecanismos diferentes de los comunicados ayer acerca de la paciente de Barcelona. La paciente Esperanza, como se la llamó el pasado noviembre de 2021 (se publicó en Annals of Internal Medicine), también ilusionó a los pacientes que siguen el tratamiento antirretroviral porque podía dar pista a la comunidad científica para lograr que ellos pudiesen vivir sin medicarse.

Esa argentina, ahora de unos 31 años, fue diagnosticada de infección por el VIH en 2013. Se le considera una "supresora de élite", persona que puede controlar la replicación viral por debajo de los límites de detección sin terapia antirretroviral. Ella, a diferencia de la paciente de Barcelona, no llegó a tomar ese tipo de medicamentos ni tampoco se sometió a un trasplante de médula. Su estudio sugirió que podía haber logrado naturalmente una cura esterilizante de la infección por HIV-1. Y antes que ella, hubo otra persona, también mujer, que se curó solo gracias a su sistema inmunológico: Loreen Willenberg, de 67 años y de San Francisco, en Estados Unidos; su caso se publicó en Nature en 2020. Fue diagnosticada en 1992 y 18 años más tarde se la consideró la primera persona del mundo curada sin trasplante de médula ni medicamentos.

Indica Gatell que los diferentes casos registrados de curación funcional o absoluta muestran también diferentes causas y casi todos son objeto de publicación de alto nivel o de presentación en congreso y de atención mediática por el simple motivo de que "son excepcionales".

Y sentencia que: "Cuando empezaron a conocerse se pensó que aprenderíamos de ellos pero, en la práctica, no mucho. Los controladores de élite a largo plazo presentan cada uno un mecanismo diferente. Que la mujer de Barcelona, como se ha hecho público (no conozco en detalle el caso), tenga un volumen superior en sangre de células natural killer y limfocitos T CD8+ es un rasgo personal de nacimiento que le permite a ella controlar el virus. ¿Se podrá tener en cuenta para otros pacientes? No creo".


Etiquetas:  #El #rompecabezas #del #VIH #se #complica #con #los #pacientes #controladores #del #virus #De #momento #sólo #son #la #excepción #que #confirma #la #regla

COMENTARIOS