El sobre incendiario no detonado de Torrejón, clave en la investigación
01:18
2 Diciembre 2022

El sobre incendiario no detonado de Torrejón, clave en la investigación

Pedro Sánchez, la ministra Robles, la base de Torrejón y la embajada americana reciben cartas con ''sustancias deflagrantes'' como el de la legación de Ucrania. El único que no detonó centra la investigación

Investigación Sobres marrones, con idéntica letra y enviados desde España Paquete bomba El embajador de Ucrania apunta a Rusia

Sólo un sobre de los seis con artefactos incendiarios dirigidos a Pedro Sánchez, Margarita Robles, las embajadas de Estados Unidos y Ucrania, la Base Aérea de Torrejón de Ardoz y una empresa de Zaragoza que fabrica material bélico será de ayuda para esclarecer la motivación de los envíos que, desde el miércoles, han interrumpido la cotidianeidad política. El paquete recibido en la base militar en la madrugada del jueves puede tener todas las claves para acercar a la Policía al núcleo de unas pesquisas cuyo punto de partida está todavía difuminado.

El sobre de Torrejón es el único que los Tedax no detonaron al conseguir neutralizarlo, algo que posibilitará que los investigadores conozcan los compuestos exactos del material inflamable introducido en las cartas y podrá dar más pistas sobre la autoría del envío. Los agentes analizan al detalle el material tomando huellas y examinando la grafía. La Comisaría General de Información de la Policía Nacional dirige un caso en el que, hasta el momento, están todas las hipótesis abiertas.

Todos los envíos comparten coordenadas: se trata de sobres marrones con material pirotécnico en su interior y la misma caligrafía y se depositaron en buzones ordinarios. Llegaron a sus destinatarios a través del correo convencional. Pese a la lógica alarma desatada, desde el Ministerio del Interior descafeinaron ayer la peligrosidad del material introducido en los sobres. El dispositivo se activa cuando quien lo abre tira de un sedal. «No tienen entidad como para convocar a la mesa de valoración del nivel de alerta terrorista», indicó ayer el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez.

Según señaló el número dos del Ministerio del Interior, el material es de fabricación casera, compuesto por «sustancias deflagrantes», similares a las que se usan en pirotecnia. La Policía lo ha calificado como «flamígero», según las fuentes consultadas por este periódico. «Existen indicios que apuntan a que los sobres proceden del territorio español, pero digo esto con toda la prudencia», añadió.

Con los envíos a la Embajada de Ucrania el pasado miércoles y, horas más tarde, la recepción en la empresa de Zaragoza y en la base militar, el Ministerio del Interior desveló ayer que la cadena se inició con el presidente del Gobierno hace una semana. El sobre remitido a Moncloa fue interceptado el pasado 24 de noviembre, después de que los servicios del Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno, en las tareas de cribado y filtrado de la correspondencia, detectasen un envío postal sospechoso. Se trataba de un sobre dirigido a Pedro Sánchez que había sido remitido por correo postal ordinario, según detalló el Ministerio del Interior en un comunicado. Como el resto, fue enviado desde España. Ayer los servicios de seguridad de Defensa detectaron un paquete dirigido a la ministra Margarita Robles y llamaron a los Tedax. Fue desactivado a las 11.00 horas de ayer.

El envío de los sobres coincidió con la visita de Robles a Odesa, la tercera ciudad más grande de Ucrania y que hace una semana recibió los últimos ataques rusos. Desde allí, la ministra declaró que los artefactos enviados a distintos organismos «no van a cambiar la postura de España en la defensa de la libertad de Ucrania».

El tercer paquete conocido fue remitido a la Base aérea de Torrejón de Ardoz, el más valioso para los agentes dado que se ha podido conservar entero gracias a que los militares dieron el aviso a la Policía cuando al entender que el contenido podría ser peligroso. Iba dirigido al Centro de Satélites que se encuentra en estas instalaciones militares y que suministra información a Ucrania. Según informó el Ministerio del Interior, los sistemas de seguridad de la base aérea detectaron un sobre sospechoso entre las 3.00 y las 4.00 horas de esta madrugada. Tras ser analizado por rayos X se determinó que podría contener en su interior algún tipo de mecanismo, por lo que avisaron a la Guardia Civil y la Policía Nacional. Agentes de ambos Cuerpos se desplazaron hasta la base para asegurar la zona. Conviene recordar que en Torrejón de Ardoz hay zonas de uso conjunto con la OTAN.

Desde el Ministerio de Defensa confirmaron que no hubo que lamentar daños, ni personales ni materiales. El último paquete interceptado fue el remitido a la embajada de Estados Unidos en España. Se trata de un sobre de características similares a los anteriores que fue detectado a las 12.30 horas en el filtro de seguridad del edificio. Se activó el protocolo policial pertinente y el paquete fue detonado sin más complicaciones.

Todos los casos, conectados

La Policía sostiene que todos los casos están conectados. Ahora, los investigadores tratan de profundizar en las circunstancias en las que se han producido los hechos y averiguar su origen.

Los primeros compases de las pesquisas de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional descartan que se trate de imitadores y abrochan la tesis de que los paquetes están vinculados entre sí, tal como han confirmado a EL MUNDO fuentes policiales. De hecho, la Policía está expectante por si aparecen nuevos artefactos en distintas instalaciones a lo largo del territorio español.

En el terreno judicial, la Audiencia Nacional investiga desde este miércoles los sucesos, tras la deflagración del paquete recibido en la embajada de Ucrania. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, José Luis Calama, asumió las pesquisas por estar en funciones de guardia. El juez instructor ha incoado diligencias por un posible delito de terrorismo a partir de un informe preliminar remitido por la Policía Nacional.

Fue a raíz del suceso en la embajada ucraniana, y ante la similitud del caso, cuando la Policía puso en conocimiento del magistrado el sobre recibido en Presidencia el día 24. Desde que se produjo ese envío dirigido al presidente del Gobierno, Interior ha ordenado a las direcciones generales de la Policía Nacional y de la Guardia Civil extremar las medidas de seguridad en todos los edificios públicos.

También se han reforzado las medidas de seguridad en todos los consulados del país. El miércoles a media mañana se tuvo conocimiento de la deflagración de un paquete bomba en la Embajada de Ucrania en Madrid. Un empleado abrió el sobre, que iba dirigido al embajador, y resultó herido leve en una mano. El paquete en cuestión era un sobre de cartón del tamaño de un libro con la dirección manuscrita en castellano en una etiqueta blanca: «D. Serhii Pohoreltsev. Embajador de Ucrania en España. C/ Ronda de la Abubilla, 52 28043-Madrid», se podía leer en el destinatario.

La inquietud fue tal que el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, habló telefónicamente desde la base rumana de Fetesti -situada a unos 200 kilómetros al este de Bucarest- con el embajador ucraniano en Madrid para interesarse por el estado de salud del trabajador herido.

«El ministro español contactó con el embajador nada más conocer la noticia del atentado en la citada base rumana, donde llegó para visitar a las tropas españolas destacadas allí en misión de policía aérea en el seno de la OTAN», informó Exteriores.

A media tarde del miércoles se tuvo conocimiento del segundo paquete. Esta vez el destinatario fue la empresa Instalaza, ubicada en la calle Monreal, en Zaragoza. Instalaza es una compañía zaragozana que se dedica al diseño y fabricación de material militar de infantería. La empresa comenzó su actividad en 1943 y tiene su sede en la capital aragonesa y exporta su producción a más de 35 países.

La compañía fabrica sistemas lanzacohetes, granadas de mano y dispositivos de visión nocturna. El miércoles, en una entrevista en el Canal 24 horas de RTVE, al ser preguntado por quién había podido enviar la carta, el embajador ucraniano respondía apuntando a Rusia: «Sabemos los métodos terroristas del país agresor y estamos listos para cualquier tipo de emergencia que pudiera surgir».

Por su parte, la embajada de Rusia en España condenó el paquete explosivo recibido en la misión diplomática ucraniana. «Cualquier amenaza o acto terrorista, más aún dirigido contra una misión diplomática, son totalmente condenables», afirmó la legación por medio de un mensaje en su cuenta de Twitter. El mensaje de la representación rusa hace extensiva su condena a los paquetes explosivos a las demás «entidades oficiales».


Etiquetas:  #El #sobre #incendiario #no #detonado #de #Torrejón #clave #en #la #investigación

COMENTARIOS