El sufrimiento y el cambio de Ceballos: ''Ha madurado una barbaridad''
23:58
21 Abril 2022

El sufrimiento y el cambio de Ceballos: ''Ha madurado una barbaridad''

El andaluz, que termina contrato en junio de 2023, brilló en Pamplona. Su futuro está en duda: gusta a la directiva y a Ancelotti, pero él tiene el Mundial ''entre ceja y ceja'' y quiere minutos.

Real Madrid Los cuatro errores del infalible Benzema y los 1.000 días de Ceballos: "Ha sufrido mucho y quiero destacarlo" Crónica El Real Madrid activa las campanadas del título ante Osasuna en El Sadar

El tobillo de Dani Ceballos (Utrera, 1996) se partió en dos el pasado verano en el Domo de Sapporo. Los tacos del egipcio Mohamed Taher se clavaron justo encima de su pie izquierdo en el minuto 44 del España-Egipto con el que la selección abría su participación en los Juegos Olímpicos. El andaluz, capitán del combinado nacional, número 10, líder y camino de volver al Real Madrid tras su cesión de dos años en el Arsenal, sufrió una rotura completa del ligamento peroneo-astragalino anterior y peroneo-calcáneo. En resumen: un desastre.

Mientras España se ponía la medalla de plata al cuello y el nuevo Madrid de Carlo Ancelotti empezaba a carburar en Valdebebas, Ceballos, recién cumplidos los 25 años, iniciaba una rehabilitación tan lenta físicamente como dura a nivel psicológico. "Ha sufrido mucho", confesaba Ancelotti en la sala de prensa de El Sadar, donde el italiano, acostumbrado a no hacer distinciones individuales entre sus jugadores, rompió su discurso para elogiar sin medida el partido del de Utrera, su primera titularidad como futbolista del Madrid desde el 28 de abril de 2019: 1.088 días. "Ha sido el mejor y quiero destacarlo. Ha tenido una lesión grave, una recuperación lenta y ahora es el Ceballos que todo el mundo conoce", añadió.

"Merece más minutos"

Desde que abandonara entre lágrimas el césped japonés el 22 de julio hasta que consiguió volver a pisar la hierba en partido oficial casi seis meses. Disputó cuatro minutos contra el Alcoyano en Copa y a partir de ahí comenzó a ser un habitual en las convocatorias, aunque variaba entre ni siquiera calentar y jugar los minutos de la basura de los partidos. Nada trascendental. "Ceballos es de los pocos que merece más minutos y no se los estoy dando", si disculpaba Ancelotti hace unas semanas.

Apareció en el tramo final de la ida de los cuartos contra el Chelsea, en pleno Stamford Bridge, estuvo quince minutos sobre el terreno de juego ante el Getafe y salió cinco minutos en la vuelta ante los londinenses. Todo antes del premio final: la titularidad ante Osasuna, aprovechada a la perfección en una cita clave por el título. Generó ocasiones para sus compañeros durante 71 minutos, su máximo desde que disputara 67 con la selección el 17 de julio, en un amistoso antes de los Juegos, y acabó pidiendo el cambio por calambres. Nada grave. Este jueves se presentó en Valdebebas para tratarse y así estar listo para la ida de Champions contra el City. Quiere ser importante.

"Mucho más profesional"

Con contrato hasta junio de 2023, este verano será clave en el futuro de Ceballos. En la directiva gusta y a Carletto le encanta. Y aunque lamentan la poca regularidad que ha tenido en los últimos meses, la celebración del Mundial entre noviembre y diciembre, con una gran presencia del centro del campo madridista (Casemiro, Modric y Valverde son fijos), deja a Ceballos como nombre interesante para la rotación. Él, que ya fue capaz de ir a la selección durante su primer año en Madrid, no descarta nada. "Tiene el Mundial entre ceja y ceja", admiten a este periódico los que mejor le conocen. Si sale, quiere jugar competición europea, y si es en España, mejor. Ahí aparecería el Betis, que pelea ahora mismo por entrar en Champions. Y si se queda, le tocará destacar para intentar ganarse la renovación o buscar un nuevo contrato fuera de Chamartín.

En lo que coinciden cuerpo técnico, club y entorno del futbolista es en el gran cambio que ha mostrado Ceballos en los últimos tiempos. "Ha madurado una barbaridad. Llegó a Madrid como un niño y ahora ya es un adulto", detallan. El ejemplo más claro es la relación con sus entrenadores. Durante la temporada 2018-2019 su feeling con Zidane no era el ideal y el andaluz mostró su enfado en público en varias ocasiones. Todo lo contrario que este curso. "Es mucho más profesional", valoran en Valdebebas. Todo el proceso de la rehabilitación de la lesión, donde por momentos pensó que no iba a volver a jugar sin dolor, ha sido clave. "Ahora es feliz". Y el Madrid lo nota.


Etiquetas:  #El #sufrimiento #y #el #cambio #de #Ceballos #Ha #madurado #una #barbaridad

COMENTARIOS