El Tour de Francia muestra su recorrido para 2023: inicio en Bilbao, poca crono y mucha montaña
14:28
27 Octubre 2022

El Tour de Francia muestra su recorrido para 2023: inicio en Bilbao, poca crono y mucha montaña

La ronda gala ha presentado las 21 etapas de las que consta su nueva edición con 22 kilómetros de contrarreloj y protagonismo para escaladores. 

El Tour de Francia ha presentado ya su recorrido para la nueva edición de la ronda francesa. La carrera tendrá un arranque muy especial ya que comenzará en nuestro país. España y la ciudad de Bilbao acogerán la Grand Départ de la prueba gala en la que habrá tres etapas por tierras vascas antes de regresar a territorio francés. 

La nueva edición del Tour comenzará el próximo 1 de julio, una fecha bastante temprana en el calendario teniendo en cuenta que el Giro de Italia habrá finalizado solo unas semanas antes. Será el inicio más montañoso de toda su historia y es que Euskadi ha preparado unas etapas de considerable dureza por tierras españolas. 

Así arrancará una gran batalla de tres semanas que será de claro dominio escalador. La montaña es, un año más, la gran protagonista de la carrera a pesar de que no se ascienden cotas de mucha altitud durante el recorrido de las 21 etapas de la ronda gala. Sin embargo, la ausencia de kilómetros contrarreloj, solo habrá una jornada de 22 y además con un final escarpado, dejará poco margen de maniobra para los especialistas sobre la 'cabra'. 

[El negocio de las 'Grandes Vueltas' de ciclismo en el extranjero: mucho dinero, peligros y etapas aburridas]

El Tour estará repleto de jornadas que tendrán una gran pelea en las ascensiones a pesar de que solo habrá cuatro finales en alto. Eso sí, se pasará por los cinco macizos montañosos que aparecen en la orografía del país vecino. Este jueves se ha presentado en París el recorrido tanto de las pruebas masculinas como femeninas, teniendo esta primera una distancia total de 3.404 kilómetros. 

Montaña desde el principio

La organización del Tour de Francia, con la empresa ASO y con la figura de su director Christian Prudhomme a la cabeza, han querido dejar claro que la intención era buscar la versatilidad de las montañas francesas: "Hemos querido demostrar una vez más que la montaña no son solo Alpes y Pirineos". Parecen haberlo coseguido, ya que el Macizo Central, los Vosgos y el Jura jugarán un papel clave en la prueba más esperada del calendario internacional. 

[Pogacar: "Cuando era niño veía a Contador y sus duelos con Andy Schleck en el Tour de Francia"]

El Tour arrancará en España por segunda vez en la historia como ya lo hizo en el año 1992. En esta ocasión en Bilbao, en aquel momento en San Sebastián. Será el inicio más duro que se recuerda con dos jornadas de media montaña y otra para el sprint antes de afrontar el traslado de regreso a tierras galas. 

"Son 3.300 metros de desnivel, algo enorme, pero queríamos trasmitir lo que es el País Vasco. Su belleza, que está en las costas, pero también en sus montañas, y también la pasión que se siente allí por el ciclismo, que es incuestionable. Es el inicio más duro que se recuerda".

[Vingegaard se sincera tras los rumores surgidos: "Ni exploté, ni bomba mental, sólo necesitaba descansar"]

La primera etapa tendrá cinco ascensiones con una subida final a Pike, un muro de 2 kilómetros al 10% de pendiente media. En la segunda, la victoria de etapa se jugará en el Jaizkibel, con 8 kilómetros al 5,4 % de pendiente. Después, turno para enlazar Irún con Bayona antes de adentrarse de lleno en los Pirineos. Poco descanso para unos primeros días que prometen ser frenéticos y que podrían dejar ya fuera de carrera a alguno de los favoritos. 

La cordillera pirenaica hará su entrada con ascensiones que no serán del todo exigentes, pero que si se afrontan con valentía, pueden seleccionar la carrera. Marie Blanque en la primera etapa y el Tourmalet en la segunda. Esta segunda jornada acabará en las rampas de Cauterets, un puerto largo de unos 16 kilómetros al 5,4 % de desnivel.

El homenaje a Ocaña

Tras un breve paso por los Pirineos, el Tour pondrá rumbo al Macizo Central para seguir seleccionando la carrera. El llano recupera protagonismo antes de entrar en unas etapas que serán claves y con claro sabor añejo. Primero, homenaje a Luis Ocaña con el paso por Mont-de-Marsans, la ciudad francesa donde residió. Después, subida al temido Puy de Dôme que regresa a la Grand Boucle con sus 13,3 kilómetros al 7,7% de pendiente media. La mayor dureza de sus rampas se concentra en los últimos 4 kilómetros. Allí concluirá una novena etapa que tiene su inicio en la ciudad que rinde tributo a Raymond Poulidor, Saint-Léonard-de-Noblat.

Jornada de descanso en Clermont-Ferrand antes de preparar otra de las etapas importantes. Paso por Auvernia y sus impresionantes volcanes como antesala de la jornada que tiene protagonista al Grand Colombier. Una imponente cima de 17,4 kilómetros al 7,1 % de desnivel medio. Además, esta etapa 13 tendrá un final poco conocido. 

[Jay Vine, el ciclista que mezcla el mundo real y el virtual: de hacer rodillo a ganar en La Vuelta]

El Tour sigue avanzando en carrera y se aproxima a los Alpes. La primera toma de contacto será una etapa de 4.200 metros de desnivel acumulado con cuatro puertos. El más exigente será la Joux Plane, que se ascenderá a unos 13 de meta antes de llegar al final de Morzine. Los Alpes tendrán dos entregas más. Una clásica con subida final a Saint-Gervais Mont Blanc y 7,2 kilómetros al 7,7 % de desnivel medio. Y una segunda en forma de contrarreloj que tendrá un trazado muy exigente. 650 metros de desnivel acumulado en solo 22 kilómetros de recorrido. Y todo después del segundo día de descanso. El principal aliciente será ver quien decide cambiar de bicicleta. 

Un final con mucha entrega

La recta final del Tour de Francia entra con fuerza aguardando la que será la etapa reina de un recorrido extraño. Como principal coloso estará el ascenso al Col de la Loze y sus casi 30 kilómetros rondando siempre el 6% de pendiente media, pero con rampas que llegan hasta el 24% en el tramo final. Será el techo del Tour con sus 2.304 metros de altitud. Se coronará a 6 kilómetros de la meta en Courchevel, por lo que habrá pelea hasta el final. 

[Luis León Sánchez renuncia a un año de contrato con Bahrain y regresa al equipo Astana]

Una jornada que tiene un final espectacular y muy tenebroso para los corredores tal y como ha explicado Prudhomme: "Una renta corta en la cima no implica ganar la etapa, el descenso es muy técnico y el tramo final hasta el altipuerto de Courchevel es un kilómetro al 18 %". Después vendrán dos jornadas para sprinters antes de un desenlace marcado por las dificultades montañosas. 

El Tour pone su broche de oro con una etapa de esas que tanto gustan a la organización con poco kilometraje, pero mucha dureza. Cinco ascensos concentrados en solo 133 kilómetros con final en el duro Col de Platzerwasel, el cual se corona a 8 kilómetros de la meta en Markstein. Quien consiga llegar de amarillo hasta allí tendrá al día siguiente su merecido homenaje camino de los Campos Elíseos de París el próximo 23 de julio.

Ciclismo Ciclistas Deportes Tour de Francia Vueltas ciclistas

Etiquetas:  #El #Tour #de #Francia #muestra #su #recorrido #para #2023 #inicio #en #Bilbao #poca #crono #y #mucha #montaña

COMENTARIOS