Elecciones EEUU 2024: ¿un revival de Biden contra Trump?
01:18
3 Noviembre 2021

Elecciones EEUU 2024: ¿un revival de Biden contra Trump?

Un año después de los comicios, la rumorología de los candidatos está ya desatada de cara a la próxima cita estadounidense en las urnas

Estados Unidos vive en unas elecciones permanentes. No ha pasado un año desde los últimos comicios y la rumorología de los candidatos para 2024 está desatada. ¿Será el partido de vuelta de 2024, conJoe Biden contraDonald Trump? ¿Un candidato nuevo en cada partido? ¿O Biden contra un republicano diferente de Trump?

Aparte de Biden y Trump, el republicano con más posibilidades (aunque a mucha distancia del ex presidente) es el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que ha adoptado una postura más 'trumpista' que el propio Trump, al asumir posiciones negacionistas en materia de vacunas e incluso impedir que los profesores de la universidad del estado ejerzan su libertad de cátedra y testifiquen en un juicio sobre regulación del voto que podría dar la razón a los rivales del gobernador.

Otro precandidato es el ex secretario de Estado y ex director de la CIA, Mike Pompeo, que, aunque tampoco se ha pronunciado, ha optado por la vía de los hechos para dar el paso que suele preceder a una entrada en campaña (como demostraron en su día Trump y Biden): hacerse la cirugía estética. En el caso de Pompeo, para eliminar su más que notable barriga, que podría reducir entre las masas el respaldo que éstas le dan por su fe evangélica.

Otro que aspira al voto evangélico es el vicepresidente con Trump, Mike Pence, pero sus posibilidades son escasas después de que los 'trumpistas' que asaltaron el Capitolio el 6 de enero entonaran el eslogan "hay que colgar a Mike Pence", porque éste no había invalidado los resultados de las elecciones. Lograr que tus votantes pasen de querer colgarte a querer votarte es, más que del terreno de las elecciones, del de los milagros.

También se encuentra entre los precandidatos republicanos la gobernadora de Dakota del Sur Kristi Noem, otra que ha decidido construir su camino hacia Washington a base de no vacunar a sus votantes, y que la semana pasada dio la señal definitiva de que le interesa la Casa Blanca cuando afirmó: "No voy a presentarme a la presidencia".

Ninguno de ellos se encuentra entre los favoritos del establishment del Partido Republicano, que preferiría a alguien más de centro, como el senador por Kentucky Rand Paul (que, por supuesto, se opone a las vacunas contra el COVID-19).

Pero lo que digan las élites poco importa. Trump se ha hecho con el control de esa formación política. Entre el 67% y el 78% de los republicanos quieren que el ex presidente se presente. Así las cosas, Trump tiene justificación de sobra para hacer un tercer intento a la Casa Blanca, sobre todo si se tiene en cuenta su gusto por ser el centro de atención, aunque otros, como su sobrina, Mary, creen que no lo hará precisamente por temor a que se consolide su imagen de 'perdedor'.

Si el ex presidente quiere entrar en campaña, lo tiene todo para ganar la nominación. Pero hay un pequeño detalle: ser el candidato no quiere decir ser el presidente. Trump dejó la Casa Blanca con la popularidad más baja desde que en 1945 se empezaron a hacer encuestas del respaldo del presidente saliente. Y no parece haber mejorado. La media de la web especializada en estadísticas FiveThirtyEight dice que un 41,4% de los estadounidenses le apoyan, frente a un 53% que tiene una opinión desfavorable de él.

Un Biden de 83 años vs Pete Buttigieg

Ahora bien, por el lado demócrata, ¿Quién estará en 2024? La primera duda es si Joe Biden repetirá. Durante la campaña de 2020, el actual presidente se autodefinió como "un candidato de transición" y dijo que no se presentaría a la reelección. Como suele ser habitual en esos casos, en su primera rueda de prensa en la Casa Blanca declaró que por supuesto que iba a participar en 2024.

Un revival Biden-Trump sería histórico. Solo hay un precedente. Fue en 1886. El republicano Benjamín Harrison, que había ganado en 1882, trató de conseguir un segundo mandato contra el demócrata Grover Cleveland, al que había expulsado de la Casa Blanca. Ganó Cleveland, con lo que éste se convirtió en la única persona de la Historia de EEUU que ocupa la Casa Blanca en dos mandatos no consecutivos.

¿Podría conseguir Trump repetir la jugada de Cleveland? A día de hoy, es imposible saberlo. Es posible que otras elecciones entre los dos sean una reedición de las 2020, es decir, unos comicios en los que la gente no vota a favor de alguien, sino contra alguien. Y ahí, Trump parece provocar más rechazo. Pero todavía queda mucho tiempo.

Y, además, están las más de 200 medidas lanzadas por una serie de estados controlados por los republicanos para combatir el "fraude" de 2020, a pesar de que hasta la fecha solo se han detectado dos casos de fraude, y en ambos se trató de republicanos que adoptaron la identidad de otras personas, en Texas y en Pennsylvania, para votar dos veces por Trump.

En realidad, esas medidas están destinadas a hacer que la población urbana, la de ingresos más bajos, y las minorías - es decir, tres grupos que apoyan a los demócratas - , tenga menos colegios electorales, menos tiempo, y más papeleo para acceder a las urnas. Eso puede hacer que estados conservadores como Arizona y Georgia en los que Biden ganó por muy poco, causando así una lipotimia a los republicanos de los que éstos aún no se han recuperado, sean inaccesibles para el candidato demócrata, sea quien sea.

Pero ¿y si no es Biden ese demócrata? El peso de la edad - 83 años en 2024 - puede llevarle a no concurrir, en un escenario que provoca sudores fríos al Partido Demócrata, que cree que, el actual presidente es, con las limitaciones que se quiera, su mejor candidato.

Sin Biden, hay dos nombres: la vicepresidenta, Kamala Harris, y el secretario de Transportes, Pete Buttigieg. De ellos, 'a priori', la más débil es Harris. Todas las teorías conspiratorias que hablaban de que la ex senadora iba a hacerse con los resortes del poder de la Casa Blanca e incluso forzar la dimisión de Biden para ser ella la presidenta han caído en el ridículo más absoluto.

Biden, en una muestra de que está mucho más despierto de lo que parece, ha liquidado políticamente a Harris. A su vez, ésta, haciendo gala de su proverbial soberbia, falta de oportunidad, egocentrismo, y caos organizativo, no solo ha sepultado su popularidad a niveles propios de Trump sino que ha logrado que el 'establishment' demócrata la rechace.

Eso abre una vía a Buttigieg. Joven - tendrá 42 años en 2024 -, centrista, tecnócrata, veterano de guerra en Afganistán, y educado con las más altas distinciones académicas, tiene, además, capacidad para atraer el voto de los 'milenials' y la 'generacion Z', dos grupos demográficos inmensos que apenas se sienten representados en la actual gerontocracia política estadounidense, dominada por gente como Biden (78 años), Trump (75 años), la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (81 años), o el líder del Senado, Chuck Schumer (71 años).

Pero Buttigieg tiene un rasgo que introduce un elemento de incertidumbre: está casado con un hombre, con el que acaba de tener un hijo. Eso no solo le aleja de los votantes evangélicos y de parte de los católicos, sino, también de un grupo clave para los demócratas: los afroamericanos. Todos los sondeos de las elecciones de 2020, en las que Buttigieg se presentó ya a la Casa Blanca con resultados más que aceptables, mostraban que su popularidad 'pinchaba' entre el voto negro. Y un demócrata no puede ganar si ese apoyo, igual que un republicano no llegará nunca a la Casa Blanca si los evangélicos no le votan.

Así pues, la precampaña ha empezado. Los asesores de Harris ya han anunciado que unas primarias contra Buttigieg serían "duras y difíciles". Y el lunes, Roger Stone, asesor y confidente de Donald Trump - que incluso perdonó su condena a cárcel por su involucración en la 'trama rusa' - lanzó anteayer un mensaje público al gobernador de Florida en la red social de ultraderecha Parler: "¿Se comprometerá Ron DeSantis, si gana la reelección en 2022, a no abandonar a Florida y a no enfrentarse al presidente más grandioso desde Abraham Lincoln, Donald Trump?" Quedan tres años y la carrera por la Casa Blanca ya avanza a toda máquina.


Etiquetas:  #Elecciones #EEUU #2024 #un #revival #de #Biden #contra #Trump

COMENTARIOS