Elecciones en Colombia: ''Gane quien gane, seguirá la polarización''
02:30
30 Mayo 2022

Elecciones en Colombia: ''Gane quien gane, seguirá la polarización''

Colombia vota en un clima de desconfianza hacia las autoridades electorales como nunca antes había sucedido

Gran Angular Desconfianza y riesgo de vuelco a la izquierda en las elecciones de Colombia Testigo Directo Coca, oro y guerrilla en el pueblo de Francia Márquez

Es un país partido en dos, con una extrema izquierda azuzando a toda hora la división en las redes sociales y una derecha que devuelve los golpes en el universo virtual con una pugnacidad parecida. Pero la agresividad en esta campaña electoral ha superado todas las barreras y por los lados de Gustavo Petro no se han limitado a fustigar a su principal rival, Fico Gutiérrez, un independiente moderado que tachan de ser el tapado de Álvaro Uribe. También sus dardos han alcanzado al candidato centrista, Sergio Fajardo, doctor en Matemáticas, ex alcalde de Medellín y ex gobernador de Antioquia, al que tildan en tono despectivo de "tibio" y que nunca sube al cuadrilátero para repartir ni defenderse de los izquierdazos.

"¡A Fajardo le emputa que uno no le crea que es un ser de luz y más bien le recuerde que es un tremendo hijoeputa! ¡Vaya a comerse un tarrado de mierda, malparido!", trinaba este fin de semana Levy Rincón, uno de los tuiteros más populares que apoya a Gustavo Petro. Y todo porque el candidato de la Coalición de la Esperanza desgranó las incoherencias de las promesas económicas del aspirante del Pacto Histórico.

En el último debate presidencial, celebrado el viernes de esta semana, Sergio Fajardo demostró, con cifras elaboradas por su prestigioso equipo económico, que si Petro cumpliera lo que dice, necesitaría doblar la reforma fiscal que planea y ni siquiera con ella podría financiar sus promesas de campaña.

"Las presidenciales de mi país son el capítulo final de una batalla por el imaginario colectivo en América Latina que, por desgracia para todos nosotros, ha logrado ganar la izquierda radical", le dice a este diario Francisco Santos, quien fuera vicepresidente de Álvaro Uribe, embajador en Washington con el actual gobierno de Iván Duque y analista político en la actualidad. "El que en Perú se impusiera Pedro Castillo y, en Chile, Gabriel Boric, por citar solo dos, obedece a una estrategia de muchos años, con las redes sociales de amplificadoras. Han conseguido imponer una narrativa destructiva para la democracia y la autoridad, así como para la libertad de empresa y de prensa. Dicen que todos los funcionarios son corruptos menos ellos; que los medios de comunicación solo obedecen a intereses comerciales y fascistas, y que la salud y la educación solo son para los ricos, pese a los enormes avances de los últimos decenios".

Y es que el grado de confrontación ha vuelto irrespirable el ambiente y ha sembrado un clima de desconfianza hacia las autoridades electorales como nunca antes había sucedido. Un manto de duda cubre a la Registraduría Nacional, responsable de organizar los comicios, desde que en las legislativas de marzo pasado el Pacto Histórico denunciara fraude y dicha entidad se viera obligada a revisar los datos. A final, y sin ofrecer explicaciones que satisficieran a todos los partidos, terminó por adjudicar más de medio millón de votos al movimiento de Petro en perjuicio de otras fuerzas políticas.

"La polarización que vivimos en Colombia seguirá con independencia de quien gane las lecciones. El que pierda va a gritar fraude porque lo que está pasando es una crisis, no solo en términos de democracia, sino de institucionalidad, y eso me preocupa mucho", analiza para este periódico Katherine Miranda, diputada del Partido Verde y una de las más votadas del país, que dejó a Sergio Fajardo para unirse al equipo de Gustavo Petro como jefa de debate, un cargo clave en las campañas.

"Las próximas semanas van a ser peores, no hay tiempo de revisar nada, solo de modificar el tarjetón con los dos que queden y enviar todo el material a las regiones, lo que crea un clima de incertidumbre frente a los resultados. Adicionalmente, hay un problema grave. El pre-conteo es lo que va a valer porque no se pueden contar de nuevo los votos, pero no tuvimos oportunidad de revisar su software. Y ni siquiera sabemos a ciencia cierta si se contrató auditoria. No nos genera confianza a ninguno".

También encuentra inquietante que en el fin de semana, sin tiempo para buscar nuevos nombres, la Registraduría Nacional, bajo la dirección del cuestionado Alexander Vega, eliminara al Pacto Histórico ocho mil testigos electorales que ya fueron acreditados en las elecciones a Congreso y Senado de marzo. "Vamos con los ojos tapados a votar. Jamás podremos comprobar si hubo o no fraude y no podemos ser irresponsables y señalar a nadie, porque ¿dónde queda la institucionalidad? Toca aceptar los resultados como sea", agrega Miranda.

"La democracia está siendo violada por la Registraduría", añadía en otro de sus escritos en Twitter", aseguraba en un trino Armando Benedetti, antiguo senador santista y ahora pieza clave en la campaña de Petro.

"Hay ocho misiones de observación electoral y 27 organizaciones electorales", encima de todo el proceso, respondía Alexander Vega, que ha tenido que emplearse a fondo para despejar los cuestionamientos sobre su entidad.

En el fondo de toda la controversia subyace la polarización que ha convertido en un imposible sellar acuerdos de gobierno y oposición sobre cualquier cuestión importante para la nación. Petro llama asesino al Gobierno Duque y algunos de sus más cercanos colaboradores lanzan el infundio de que Fico Gutiérrez ha sido ficha de la tenebrosa Oficina de Envigado, perteneciente a la mafia, sin prueba alguna. En la orilla contraria le recuerdan al candidato de la extrema izquierda su pasado guerrillero. "Petro puede que haya entregado las armas, pero nunca desmovilizó su espíritu. Esa alma de bandido la mantiene y la tendrá hasta el final", dijo en una ocasión Gutiérrez, en contestación a ese tipo de ataques que recibe.

Dado el grado de confrontación, muchos analistas auguraron que sería el momento en que Colombia fijara sus ojos en la alternativa de centro, ajena a la polarización. Sin embargo, Sergio Fajardo, que fue el que ganó las primarias de su agrupación, nunca despegó. A fin de cuentas, en una campaña dominada por las redes sociales, al final del día le fue mejor a Petro, que puso la agenda con sus diatribas incendiarias, o el que suelta las frases más originales.


Etiquetas:  #Elecciones #en #Colombia #Gane #quien #gane #seguirá #la #polarización

COMENTARIOS