Endesa dice adiós a su última central de carbón en Andalucía
18:20
16 Diciembre 2021

Endesa dice adiós a su última central de carbón en Andalucía

La compañía apaga definitivamente los dos grandes generadores de su planta Litoral de Carboneras como parte de su proceso de transición hacia las energías limpias

Javier Romero trabaja para la Central Térmica Litoral de Carboneras (Almería) desde el año 1983: primero se empleó en la construcción de las instalaciones y más tarde en la sala de operaciones, al frente del control de cuadros. Este jueves ha sido el encargado de accionar de forma simbólica el apagado de las pantallas desde las que se supervisa el funcionamiento de los dos grupos generadores de la que era, hasta ese momento, la última central de carbón de Endesa en Andalucía.

Carboneras es ya hoy menos carbonera que ayer, porque la planta que transformaba la hulla importada en energía eléctrica a través de dos potentes turbinas tiene ya los días contados. Endesa tiene previsto acometer de forma inmediata la demolición de todo el complejo industrial, incluida la esbelta chimenea de 200 metros de altura y 19 metros de base que se ha convertido necesariamente en un emblema de la localidad costera almeriense.

En realidad, la última vez que arrancaron los dos grupos generadores fue el día 18 de octubre, y se mantuvieron activados hasta el 30 del mismo mes, quemando el combustible residual que quedaba almacenado. A partir de entonces, la planta se dedica casi exclusivamente al tratamiento de los residuos y a planificar la logística del desmantelamiento. Y también a la gestión de un ambicioso programa para dar un nuevo uso a los más de 1.788.547 metros cuadrados de suelo industrial que quedarán liberados, todos ellos en el término municipal de Carboneras, que incluye una terminal portuaria donde durante casi cuatro décadas se recibía el carbón. El Plan Futur-e tiene por objeto minimizar el impacto social del cierre de una industria que mantenía 120 empleos directos y un centenar más indirectos.

La compañía se ha comprometido con las administraciones a realizar una transición sostenible y trabajar de forma activa en la búsqueda de proyectos que garanticen nuevos empleos. Para ello, se ha abierto un proceso, en el que participan también la Junta, el Ministerio de Transición Energética, la Autoridad Portuaria de Almería, el Ayuntamiento de Carboneras y la Universidad de Almería, para seleccionar iniciativas que puedan implantarse en los suelos cedidos. A día de hoy hay 14 proyectos presentados por 10 promotores diferentes, seleccionados entre más de 3.000 iniciativas rastreadas, asegura el director general de Endesa para Andalucía, Rafael Sánchez Durán.

El fracaso de otros muchos planes de reactivación industrial en Andalucía sobrevuela inevitablemente los discursos bienintencionados que acompañan casi siempre el cierre de una actividad productiva. Endesa ofrece las garantías de un proceso que, de momento, ha permitido ya resolver el reciclaje de los empleados en nómina de la central térmica, entre jubilaciones y recolocaciones en las nuevas plantas de energía renovable de la compañía, según apunta el director de la central, Juan Luis Redondo.

Con respecto a los trabajadores que no son plantilla de Endesa pero sí dependían de la actividad de la planta, la empresa ha previsto un plan de 400 horas de formación para unas 400 personas de la comarca. Endesa tiene intención, además, de ampliar la inversión en energías limpias en la provincia, con 1.500 megavatios de potencia renovable, principalmente fotovoltaica, que compensarán de alguna forma los 1.159 megavatios de potencia que deja de producir la central clausurada. Eso supondrá una inversión de 1.200 millones y la creación de 2.000 empleos durante la construcción de las instalaciones y 400 empleos en la fase de operación y mantenimiento, según los datos facilitados por la empresa.

El mar de plástico que hoy se extiende por la provincia de Almería, referente mundial en la agricultura de invernaderos, tendrá que competir de alguna forma con el cultivo extensivo de las placas solares, que la Junta de Andalucía quiere convertir en sector prioritario a pesar de las reservas que la proliferación de parques empieza a generar ya en algunos entornos por su impacto en el paisaje. Sánchez Durán considera infundados esos miedos: "No se trata de alicatar el campo". De hecho, asegura, cubrir las necesidades de la transición energética para todo el país supondría la ocupación de no más del 3% del territorio.

El proceso de la descarbonización iniciado por Endesa es ya irrenunciable. Y no solo por una cuestión de conciencia ambiental sino porque el elevado precio que pagan los productores por contaminar (los derechos de emisiones de CO2) ha condenado a centrales como la de Carboneras a no ser competitivas.

La planta del Litoral, situada a las puertas del Parque Natural del Cabo de Gata, y en el mismo término municipal que el controvertido hotel fantasma de la playa del Algarrobico, llegó a ser la más contaminante de Andalucía y una de las tres más contaminantes de España. Pero, en 2014, una fuerte inversión de más de 250 millones de euros permitió su adaptación a la normativa europea sobre emisiones industriales. La Litoral todavía podría haber disfrutado de una década más de vida útil porque es una central relativamente joven. Pero ha dejado de ser económicamente viable, dado que el operador de la energía, que regula qué centrales operan en cada momento en función de la demanda y de las condiciones ambientales, prima las energías generadas a través de procedimientos limpios, sin emisiones.

Antes de la planta de Carboneras, Endesa había cerrado ya las centrales térmicas de Andorra (Teruel), Compostilla (León) y está tramitando la clausura de As Pontes (La Coruña).

Desde su puesta en funcionamiento en 1985, la Central Térmica Litoral ha llegado a producir más de 180.000 GW, es decir el equivalente al consumo energético de Andalucía durante cuatro años y medio. El 31 de mayo de 2022, si se cumplen los plazos previstos, Javier Romero, que nació hace 60 años y ha vivido siempre en Carboneras, abandonará definitivamente el control de cuadros de la central y se jubilará para dedicarse a la fotografía y visitar a los nietos en Barcelona. Su imagen hoy apretando un simbólico botón de apagado de la central Litoral ha puesto cara al proceso imparable de la transición.


Etiquetas:  #Endesa #dice #adiós #a #su #última #central #de #carbón #en #Andalucía

COMENTARIOS