Entrevista a Sergio Busquets: ''Es uno de los mejores vestuarios en los que he vivido''
13:36
5 Julio 2021

Entrevista a Sergio Busquets: ''Es uno de los mejores vestuarios en los que he vivido''

El capitán español, la voz más autorizada de un grupo muy joven, se sincera con EL MUNDO a las puertas de la semifinal contra Italia

Luis Enrique-Tassotti: Un codazo a la inocencia pero sin ánimo de venganza Análisis El saltito de Oyarzabal: precisión recuperada en los penaltis, aquel piso compartido y un 47 de pie La gymkana de España De la tristeza de Malta a la chuleta de Unai Simón

Sergio Busquets (Sabadell, 32 años) es uno de los pocos futbolistas de la selección que no necesita presentación. Es el capitán, el tipo que, desde su llegada, cambió el rumbo del equipo en esta Eurocopa.

Después de Eslovaquia, se le vio muy emocionado. Alguien como usted, que lo ha ganado todo, que ha vivido de todo en el fútbol... Fue un poco raro verle así de emocionado.

Es lo que nos mueve. Vivir lo que estamos viviendo ahora. Soy fuerte, y no suelo mostrar mis sentimientos en público, no me gusta. Soy muy celoso de mi vida privada. Pero no me pude contener. Viene esta emoción por la posición que tengo ahora como primer capitán, y estando así tener que irme, pasar lo que pasé, con la incertidumbre de no saber si podría volver con este grupo. Fue difícil, no te voy a mentir. Sabiendo además que iba a ser mi última Eurocopa. Esa emoción son cosas que explotan en un momento de tensión, porque además en ese último partido el equipo no merecía ir así de ahogado. A nivel de resultados, el fútbol no había sido justo con el equipo.

¿Qué hace tan especial a este grupo?

Primero que mi papel es diferente. Tengo mucha más experiencia, tengo el papel de ser el primer capitán... Son circunstancias que lo hacen mucho más especial a nivel personal. Y al margen de eso se ha forjado un grupo humano muy bueno, donde todos hemos contribuido a ello, primero el seleccionador, su staff, también los jugadores, que se implican en todo lo que hacemos. Desde el exterior no se sabe lo que pasa dentro, pero pasan muchas cosas, todo el mundo está pendiente de todo el mundo, se antepone lo colectivo a lo personal... Son cosas que van sumando y que hacen de ese grupo algo grande.

De sus palabras se deduce que es un grupo muy especial.

Sí, por eso me dolió tanto cuando me tuve que ir y por eso me hizo tanta ilusión poder volver.

¿Es uno de los mejores vestuarios que ha vivido?

Sin ninguna duda, sí. Es muy importante lo que pasa en el vestuario, en la convivencia, para lo que luego pasa en el campo. No te garantiza al 100% el éxito, no te garantiza que vayas a conseguir títulos el hecho de estar unidos, pero ayuda, y mucho. He tenido la suerte de tener grandes grupos a lo largo de mi carrera, pero este grupo, por mi situación, es mucho más especial.

¿Qué le toca hacer ahora que antes no hacía?

Pues estar pendiente de todo, individualmente hablar con cada jugador, estar pendiente de las 20.000 reuniones con cualquiera que tenga un cargo de responsabilidad en este tinglado, estar disponible para todos a cualquier hora, en definitiva.

No sé si le ha tocado negociar con Luis Enrique. ¿Es duro negociando todas estas cosas que se negocian en una concentración?

No, qué va. Él ha sido jugador, ha vivido todo esto y sabe de la importancia de estar bien, de estar contento, de que el jugador pueda evadirse un poco de vez en cuando.

Pablo García / RFEF

Hablando de Luis Enrique, es un entrenador que, visto desde fuera, parece muy vehemente, transmite mucha fuerza.

Luis Enrique transmite al grupo su personalidad. El grupo está con él y cree en él a ciegas. Tenemos una fe ciega en él y llevamos a cabo lo que nos pide. Él es el líder, y lo demuestra cada día.

Hay dos Luis Enrique. Uno el que conocen dentro y otro el que vemos desde fuera. ¿O no es así?

No, qué va, es el mismo. Hombre, supongo que en la convivencia es uno, mucho más cercano, y lo conocemos más en profundidad de lo que le conocéis vosotros en las ruedas de prensa y en los partidos. Pero sólo hay uno.

Superar todo lo que han superado, ¿les refuerza como grupo?

Sí claro, te refuerza y te hace más fuerte. Como he dicho antes, está claro que no te garantiza nada el hecho de tener un grupo tan unido, pero te va dando esos pluses que necesitas para ser mejor. Con todo lo que hemos vivido, lo que somos como grupo, y sobre todo con lo más importante, que es lo que sucede en el campo, somos un equipo muy difícil de batir. Es evidente que tenemos que mejorar, porque somos un grupo mayoritariamente muy joven, para muchos es su primera experiencia en la selección, pero estamos en el buen camino.

Cuando las cosas no iban bien, ¿vio a los más jóvenes permeables a la crítica? ¿Tuvo que hacer mucha labor de tranquilizarles?

Sí, los reforcé, porque yo tenía mucha más experiencia que la mayoría, yo había pasado por situaciones similares, sin ir más lejos lo que pasó en el Mundial de 2010, que terminamos ganando. En la mayoría de torneos por desgracia no hemos empezado bien. En el Mundial perdimos contra Suiza, en 2012 empatamos con Italia y en el último partido con Croacia nos la jugamos... Yo les decía que el camino era este, que estábamos siendo superiores a los rivales en todo, que nadie dudara de lo que estábamos haciendo, que nos iría bien porque era el camino...

El equipo tiene una forma de jugar muy definida, y parece que la lleva a cabo pase lo que pase. ¿No sería mejor tener variantes?

Dentro de la idea, que es muy clara, tenemos variantes. Podemos adaptarnos a las circunstancias del partido, pero la filosofía del equipo la tenemos muy clara. Queremos ser protagonistas con el balón, si lo perdemos recuperarlo rápido, y cuando nos aprietan, si hay que achicar un par de balones se hace, pero tampoco vamos a ponernos a dar pelotazos porque no es lo que mejor se nos da. A otros equipos quizá les funcione, pero para nosotros no es la mejor opción.

Pablo García / RFEF

Italia parece que no se va a meter atrás...

[Sonríe y ladea la cabeza] No sé yo...

¿Cree que reculará?

A ver, tampoco van a colgarse del larguero, pero no creo que vengan a por nosotros. Creo que veremos un repliegue en su campo, intentando recuperar el balón, pero tampoco voviéndose locos.

¿Por qué cree eso?

Porque estamos en una semifinal. Quieres hacer las cosas bien, pero como vayas a buscar siempre a un equipo que sabe que las juega todas y casi todas bien, la puedes liar. Si dejas muchos espacios atrás, quizá te puedan pillar.

¿Cree que esta selección, de algún modo, ya ha ganado? Ya es conocida por el público, ya ha logrado despertar el entusiasmo del país...

A ver, nosotros estamos un poco alejados de lo que se dice y se comenta en la calle, además con la burbuja, que no pueden venir a vernos, es más difícil. Pero yo creo que sí, que la gente se ha vuelto a ilusionar, a enganchar. Después de varios torneos sin pasar de octavos, incluso cayendo en la fase de grupos, se nos ha vuelto a respetar, eso es importante. Pero sabemos que esto es fútbol, que de un día para otro todo cambia. Hoy estás en el cielo y mañana en el infierno.

Van 34 días de concentración. Duro, ¿no?

Lo peor es estar encerrados sin poder salir y sin poder ver a tus hijos, a tu mujer. Pero bueno, sabemos lo que hay, sabemos la ilusión del grupo, sabemos que nos quedan dos pasitos...

¿Qué se entrena ahora?

Ahora no da tiempo a entrenar, son muy pocos días, con prórrogas, con viajes larguísimos. Llegamos a las tantas de la mañana y lo único que cuenta ahora es recuperarse.

La pena es que no va a poder ir gente al estadio.

Una pena, sí. Hubiese sido mejor mirar más por la gente y hacerlo en una sede en la que la gente pudiera desplazarse. La UEFA lo ha decidido así y es una pena porque nos gustaría que estuvieran en el estadio.


Etiquetas:  #Entrevista #a #Sergio #Busquets #Es #uno #de #los #mejores #vestuarios #en #los #que #he #vivido

COMENTARIOS