Eric García, perseguido por el caos
23:52
3 Septiembre 2021

Eric García, perseguido por el caos

El central azulgrana, señalado en la derrota ante Suecia, sufre a la hora de medirse con delanteros rápidos, pero encuentra su mejor baza en la construcción del juego.

Baja Gerard Moreno abandona la concentración por molestias en el muslo derecho Crónica España se mete en un lío muy gordo en Suecia Luis Enrique "Es difícil ser optimista" Opinión La selección pasa de la espuma de la Eurocopa a la espuma defensiva

Eric García está viviendo esta nueva etapa de su carrera de una forma un tanto caótica. Tras cerrar al fin su retorno al Barça después de ver cómo su fichaje se quedaba en el tintero en las dos ventanas de mercado de la temporada pasada, el central está dando una de cal y otra de arena. Por un lado, está cumpliendo con creces con lo que se le demanda a la hora de participar en el inicio de la construcción del juego. Pero, por el otro, también se le están viendo las costuras en algunas acciones defensivas. Algo que, dada su edad (cumplirá 21 años el próximo 9 de enero), puede ser comprensible, pero que, a la vez, es también un pesado lastre para brillar en la élite, tanto en su club como, muy especialmente, en la selección que dirige Luis Enrique.

Con el técnico asturiano se ha convertido en uno de los habituales de las últimas convocatorias de la Roja. Luis Enrique ha apostado por incluirlo en su lista, hasta el momento, en un total de 19 ocasiones. Y, de ellas, se quedó sin minutos en siete. Eric García, a día de hoy, ha disputado tres encuentros amistosos con la selección española, dos correspondientes a la Liga de Naciones, tres en la pasada Eurocopa y cuatro en la fase de clasificación para el Mundial 2022. Tres de ellos los inició en el banquillo. En nueve, mientras, formó parte del once titular. En su haber, suma seis victorias, cuatro empates y dos derrotas. Una de ellas, por penaltis, frente a Inglaterra, en las semifinales del torneo continental y cuando ya había sido sustituido por lesión. El triunfo más abultado, mientras, corresponde al duelo contra Alemania de la Liga de Naciones disputado en La Cartuja. El equipo, entonces, se impuso por 6-0 y el azulgrana saltó al terreno de juego como relevo de un lesionado Sergio Ramos.

La derrota ante Suecia, que complica en gran manera las opciones de España para clasificarse de manera directa para el Mundial de Qatar, destapó la que tal vez es su mayor carencia: la velocidad. En San Mamés, en su segundo partido oficial con el Barça, los hermanos Williams lo llevaron por el camino de la amargura. Hasta tal punto, que no le quedó otra que frenar con falta al menor de ellos, Nico, en los instantes finales del duelo, para asegurar que su equipo se llevara por lo menos un punto. La acción le costó la roja, pero no dudó ni un momento a la hora de jugársela. Tal y como tampoco dudó a la hora de saltar al terreno de juego, a pesar de que le habían comunicado esa misma tarde el fallecimiento de su abuelo. Ante Suecia, mientras, fue otro jugador rapidísimo, Isak, el que explotó una y otra vez su punto flaco.

La posesión

Las armas principales para combatir esa carencia, entre otras, son la colocación y la anticipación. Algo que sabe muy bien su actual entrenador en el Barça, Ronald Koeman. El holandés no brilló por su rapidez a lo largo de su carrera como futbolista. E incluso se comentaba sin tapujos a lo largo y ancho de la geografía que su cintura se asemejaba a una rueda de tractor. El físico de Eric García, en este caso, no es tan contundente como el de su técnico. Ni, tampoco, su manera de frenar las internadas de los rivales. Con la Roja, de hecho, todavía no ha visto cartulina alguna. Al igual que él, no obstante, su participación en la construcción del juego es uno de sus puntos fuertes. Ahí se nota la impronta de su formación en La Masia. El gran objetivo es mantener la posesión del esférico.

En la última Eurocopa, por ejemplo, logró completar 277 pases de 288 intentos. La gran mayoría de ellos, 184 de 188, fueron de distancia media. Los ideales para asegurar la posesión de la pelota y, con ella, la elaboración del ataque. El pase corto, con un total de 52 completados en ese mismo número de intentos, por su parte, sirve habitualmente para contrarrestar la presión del rival. Finalmente, el joven central azulgrana completó 41 desplazamientos en largo de 48 intentos. La mejor forma de romper la defensa rival y, además, el sello de la casa de un Ronald Koeman que, como Luis Enrique, tiene confianza plena en sus posibilidades, a pesar de que a veces se vea imbuido en el caos.


Etiquetas:  #Eric #García #perseguido #por #el #caos

COMENTARIOS