España, a semifinales tras culminar ante Finlandia otra épica remontada
00:14
14 Septiembre 2022

España, a semifinales tras culminar ante Finlandia otra épica remontada

La selección sorprendida de inicio por los nórdicos (llegó a caer por 15), se levantó en una extraordinaria segunda parte. Los Hernangómez y Brizuela en ataque y Rudy, Díaz y Garuba en defensa, claves (100-90). Alemania, rival en semifinales.

La bronca de Rudy que transformó a España "Cuando le oía, pensaba: 'Se está pasando" La pizarra mágica de Scariolo "No hay nada al azar, ni los saques de banda" Eurobasket Resultados y cuadro

Podrían adueñarse del triunfo los Hernangómez (42 puntos entre los hermanos), podría ser la hazaña de un Rudy Fernández conmovedor o Darío Brizuela el que copara los titulares. También la genialidad táctica de Sergio Scariolo, el temple de Lorenzo Brown o el impagable plus defensivo que aportan Alberto Díaz o Usman Garuba. Podría ser de cada uno y es de todos, una remontada para que no se apague la leyenda, para disputar por undécima vez consecutiva las semifinales del Eurobasket. Ahí estará la España más coral el viernes, donde ya nadie la esperaba, contra Alemania, peleando por las medallas, tras una segunda parte asombrosa ante Finlandia. [Narración y estadísticas (100-90)]

Realizada la gesta en octavos ante Lituania, la amenaza era la relajación ante un rival sin pedigrí. Y poco le faltó a España para pagar la novatada, porque no dejan de ser novedad para la mayoría estas cumbres. Despertó de la pesadilla que supuso la primera parte con una personalidad que la engrandece todavía más. Transformó el horror en gloria, se levantó en una tarde de nuevo para el recuerdo en el Mercedes Benz Arena.

Porque el sólido amanecer español fue un espejismo. Apenas un par de minutos de lógica, con Willy dominando la pintura. Sólo era el anticipo de la tempestad. Se iba a desatar una tormenta perfecta, esa "anarquía" de la que había avisado Scariolo y de la que sus pupilos se contagiaron sin remisión, como encantados por el hechizo suomi, baloncesto frenético, sin aparente sentido, pleno de verticalidad.

Para saber más

Cuando esta España defiende, todo se vuelve posible

Alemania será el rival de España tras tumbar a la Grecia de un desesperado Antetokounmpo

No hay explicación al juego finlandés, sin bases ni pívots, en transición permanente. La única regla es el movimiento constante. Y, ante la duda, balones a Markkanen. Pero ni siquiera la estrella era necesaria. España iba a encajar 30 puntos en el primer cuarto como un boxeador sonado pidiendo la campana. Aullaban los lobos nórdicos, envalentonados ante sus propios asombros: un triple de Jantunen desde el medio del campo, sobre la bocina, demostraba que la fortuna suele sonreír al dueño de la confianza.

Scariolo logró frenar algo el ímpetu rival, que había puesto una máxima insólita (22-37), con una de sus zonas, pero de nuevo estiró Finlandia, ya con Markkanen tomando protagonismo. Sólo un arreon final liderado por Juancho (23 puntos de los hermanos al descanso), llevó a España al descanso con algo de vida (43-52). Iba a resultar clave.

España no había estado, ni física ni mentalmente, así que el principio de la solución parecía sencillo: hacer todo lo contrario. Había que bajarle la mano al toro finlandés y, una vez en el abismo, no dudar. Tras el descanso llegaron los mejores momentos de España, según el plan Scariolo. Orden en defensa y con Willy como protagonista absoluto de una remontada para creer. El pívot, bien asistido por Brown, encadenó 10 puntos y un triple de Joel Parra -el primer encargado de frenar a Markkanen- culminó el renacer: el parcial tras el descanso fue de 17-5, uniendo lo anterior, 27-9.

Juancho Hernangómez y Alberto Díaz festejan la victoria.Juancho Hernangómez y Alberto Díaz festejan la victoria.AP

Ahora era cuestión de no dejar volver a desatarse la energía finlandesa, que temblaran en esas cimas nunca pisadas en su historia. Y para eso, siguiente estación en la hoja de ruta, el estrés defensivo que ejerce un trío único e improbable. Rudy, Alberto Díaz y Garuba, por tierra, mar y aire, torpedearon a los nórdicos, los humanizaron, los hicieron sentirse vulnerables con esa mezcla de sabiduría táctica y esfuerzo físico. También había vuelto el triple: el de Brizuela puso la máxima (73-65) en un tercer cuarto para soñar.

Cuando la tarde en Berlín parecía abocada a la agonía, un tapón poderosísimo de Willy a Markkanen fue el resorte para el sprint final, para no fallar con la espada. Un triple de Brizuela, microondas perfecto, otros dos de Rudy, que completó otra maravillosa actuación (cinco robos) y el remate de Alberto Díaz para la gran España, la que se levantó cual Ave Fénix y se volvió a rebelar contra su destino.


Etiquetas:  #España #a #semifinales #tras #culminar #ante #Finlandia #otra #épica #remontada

COMENTARIOS