España, ante la barrera de Sommer: el portero que paró dos penaltis a Sergio Ramos
23:46
30 Junio 2021

España, ante la barrera de Sommer: el portero que paró dos penaltis a Sergio Ramos

El portero más bajo de la Eurocopa (1,83 metros) ha catapultado a Suiza a su cima histórica tras detener el penalti definitivo a Mbappé en octavos.

Unai Simón "Me he martirizado un poco, lo he visto seis o siete veces" Opinión Les Miserables Crónica La pena de Francia es la pena de Mbappé

Ser portero suele ser una cuestión de altura. Piensen en su infancia, en cuántas veces era el niño más alto el que acababa jugando de portero. Sólo las ganas o la vocación hacían que esa norma no escrita se rompiese. "Tendría cinco o seis años y mis padres me dijeron que el entrenador de mi equipo estaba buscando a un portero, a ver si a mí me apetecía. Mi padre y mi tío eran porteros, imagino que fue eso lo que me sirvió de inspiración, así que dije que sí enseguida", explica Yann Sommer, el guardamenta titular de Suiza, que se enfrenta este viernes a España en los cuartos de final de la Eurocopa.

Sommer nunca fue un niño alto. Él mismo dice que, durante su infancia, no destacaba por su altura, ni por mucha ni por poca. Pero en el gremio de los porteros, era más bien pequeño. Quizá en esos momentos de niñez y adolescencia fuera en cierto modo un hándicap, pero él lo vio como una oportunidad. "Con 15 o 16 años comencé a ser consciente de ello y decidí empezar a trabajar mi agilidad y otros aspectos, como el timing y la valentía a la hora de salir a por el balón. Ese trabajo me ayudó mucho en su momento y lo sigue haciendo ahora", comenta.

Sus 183 centímetros de altura son una rareza en el fútbol. Es, de hecho, el portero más bajo de toda la Eurocopa. Entre los que han sido titulares en las 24 selecciones, 16 igualan o superan los 190. El inglés Jordan Pickford es el que más se le acerca, con 185. Del techo del torneo, el belga Thibaut Courtois, le separan 17 centímetros. Hasta en la propia Suiza, contando a los 26 convocados, Sommer es de los pequeños: sólo siete de sus compañeros miden menos que él. Algo similar le ocurre en su club, el Borussia Mönchengladbach, donde tiene 11 compañeros que son más altos que él. También es el portero más bajo de la Bundesliga -igualado con su compañero de equipo Sippel-, aunque en la Liga no le ocurriría: Aitor Fernández, Álvaro Fernández y Badía miden menos.

Portero, lateral o centrocampista

Como es evidente, con esa fisonomía su fuerte no son las salidas, sino que destaca en otros aspectos como su agilidad, sus reflejos bajo palos y también su juego con los pies. Cuando era niño, le gustaba también salir de la portería y jugar de vez en cuándo como un futbolista de campo. "En el Basilea, durante un par de años en los que fui el tercer portero, entrenaba de vez en cuando de lateral derecho o en el centro del campo. Aprendí muchísimo de eso, de enfrentarme a jugadores como Shaqiri, y me sirvió para mejorar mi juego con los pies", explica. No es casualidad que, en 2014, el Gladbach -donde sigue jugando siete años después- le eligiera a él como relevo de Ter Stegen.

Otra de sus virtudes es su habilidad en los penaltis. De hecho, si Suiza ha llegado hasta cuartos de final fue porque en la tanda de octavos contra Francia le detuvo el lanzamiento definitivo a Kylian Mbappé, confirmando así la sorpresa helvética. La propia selección española conoce bien su destreza desde los once metros. En el último partido entre ambos países, correspondiente a la Liga de Naciones y disputado en Basilea el pasado mes de noviembre, Sommer le detuvo dos lanzamientos a Sergio Ramos, frenando en seco la racha de 25 aciertos consecutivos del central sevillano. España acabó salvando un punto en ese partido tras un gol de Gerard Moreno en el minuto 89. En su carrera ha detenido 19 de los 82 penaltis que le han lanzado, un más que bueno 23% de eficacia.

Amigo de Roger Federer, también de Ivan Rakitic, amante de la cocina -tuvo un blog con sus recetas- y modelo ocasional de varias empresas como Nivea o Sky, domina perfectamente el español, idioma que estudió cuando era niño. En sus guantes se puede leer «verano», la traducción al castellano de su apellido de origen alemán. Con ellos, ha llevado a Suiza a estos cuartos de final, un hito que jamás había alcanzado su país en una Eurocopa. En el Mundial lo hizo en tres ocasiones -la última en 1954-, pero jamás pasó de ahí. Un reto, con perdón de España, a la altura de Sommer.


Etiquetas:  #España #ante #la #barrera #de #Sommer #el #portero #que #paró #dos #penaltis #a #Sergio #Ramos

COMENTARIOS