España pierde 157.000 empleos en el tercer peor verano en una década, después del de 2019 y 2012
00:52
20 Septiembre 2022

España pierde 157.000 empleos en el tercer peor verano en una década, después del de 2019 y 2012

El Ministerio ha adelantado que en septiembre se crearán 40.000 empleos, pero no serán suficientes para compensar las pérdidas de julio y agosto

Escrivá avanza que el empleo crecerá un 30% menos este mes que en septiembre del año pasado

El próximo viernes 23 de septiembre, y si se cumple la información adelantada este lunes por el Ministerio de Seguridad Social, terminará el verano que ha sido el peor en términos de empleo de la última década, en el que se han destruido 157.329 puestos de trabajo en España.

Este saldo -fruto de la pérdida de 7.366 empleos en julio, la destrucción de 189.963 puestos de trabajo en agosto y la creación de 40.000 empleos en septiembre- dejará al verano de 2022 como el tercer peor de toda la última década para el mercado laboral, sólo por detrás del de 2019, en el que se perdieron 194.156 puestos y del de 2012, cuando la temporada estival acabó con 218.039 empleos menos.

El Ministerio de Seguridad Social, liderado por José Luis Escrivá, anunció ayer que después de las pérdidas de julio y agosto en septiembre se recuperaría el "dinamismo" del mercado laboral con 40.000 afiliados medios nuevos.

Tanto el propio ministro como su equipo insistieron en que los datos de empleo que se publican mes a mes no deben compararse con los de 2021 o 2020 por tratarse de años "atípicos" en los que la creación de empleo fue muy fuerte tras el impacto de la pandemia.

La cuestión está en que si se compara el saldo de todo el verano con el de los últimos diez años, sólo se encuentran dos registros peores al actual: uno en 2019, cuando el ciclo económico empezaba a agotarse y el crecimiento se frenaba, y otro en 2012, en plena crisis de la deuda soberana.

En el promedio de los años 2010-2018 la destrucción de empleo que se ha registrado de media en el tercer trimestre ha sido de unos 105.860 empleos, 50.000 menos que los perdidos en esta ocasión. En 2021, el verano terminó con 30.834 puestos nuevos más y 2020, con 252.052.

En 2018 la pérdida fue de 144.277; en 2017, de 96.945; en 2016, de 48.250; en 2015, de 66.589; en 2014, de 23.292, y en 2013, de 88.420.

Del comportamiento del empleo este verano llama especialmente la atención la pérdida de puestos que se produjo en julio, el peor en al menos veinte años cuando es un mes en el que tradicionalmente siempre se ha creado empleo, incluso cuando el país atravesaba sus años más difíciles (en 2009 se contrató a 45.568 personas; en 2012, a 4.896 y, en 2019, a 15.514). Este año, sin embargo, los despidos en el sector educativo, la construcción y la agricultura llevaron la afiliación a terreno negativo.

Después de un julio que suele ser positivo para el mercado laboral, agosto siempre supone el fin de muchos contratos por el fin de la temporada estival y este año no ha sido una excepción. Aún así, los despidos registrados este año no han sido tan altos como los que se produjeron en 2018 y 2019, pero en esos ejercicios se venía de crear empleo el mes anterior.

En septiembre, si se cumplen los pronósticos del Ministerio de Seguridad Social, se crearán 40.000 puestos de trabajo en el país, un 30% menos que el año pasado pero una cantidad de empleos muy superior a la registrada en los años anteriores a la pandemia. Al conocerse estos datos, fuentes de Seguridad Social quisieron evitar la comparación con 2021 e insistían en que "es lo suyo" mirar los datos prepandemia. Comparar con los años previos al covid deja la evolución del mercado laboral en septiembre en muy buen lugar, pero no ocurre lo mismo cuando se coge el verano completo.

Aún así, Escrivá presumió de los resultados: "El dato sería bueno en cualquier contexto, más notable aún en el contexto de inflación", destacó, al tiempo que subrayó la de la calidad del empleo tras la entrada en vigor de la reforma laboral.

En su opinión, la "razón fundamental" por la que el empleo sigue siendo "resiliente" pese al entorno de incertidumbre en el que vive el país a nivel internacional desde principios de año está en que la pérdida de poder adquisitivo por la inflación se ve como algo "pasajero" y no modifica la "visión" y las decisiones de contratación de las empresas a medio plazo.

"Tiendo a pensar que la razón fundamental es que el conjunto de agentes de la economía está interpretando que esta perturbación que supone una pérdida de poder adquisitivo es de naturaleza pasajera y, por lo tanto, no modifica la visión de medio plazo que puedan tener las empresas, sobre todo en lo que determina sus decisiones de inversión y contratación, más allá de la estacional", recalcó.

El ministro de Seguridad Social no ha detectado pérdidas "significativas" de empleo en ningún sector en concreto ni ninguna debilidad especial y confía en que el mercado laboral siga comportándose con fortaleza.


Etiquetas:  #España #pierde #157000 #empleos #en #el #tercer #peor #verano #en #una #década #después #del #de #2019 #y #2012

COMENTARIOS