España se juega 2.000 millones al año en exportaciones a Argelia y la continuidad del suministro del gas
00:48
10 Junio 2022

España se juega 2.000 millones al año en exportaciones a Argelia y la continuidad del suministro del gas

Compañías como Naturgy o Cepsa mantienen contratos a largo de plazo de compra al país magrebí

Argelia suspende de "inmediato" el tratado de amistad con España tras reafirmar Sánchez su bandazo sobre el Sáhara

El conflicto entre España y Argelia, que este miércoles anunció el fin de las relaciones con nuestro país y hoy ha ordenado a sus servicios bancarios interrumpir cualquier transacción relacionada con el comercio exterior entre ambos estados, pone en juego alrededor de 2.000 millones de euros en ventas para empresas que habitualmente exportan al país africano y la continuidad de suministro del gas para nuestras energéticas.

Según los datos de la Agencia Tributaria recogidos por el ICEX, el valor de las exportaciones de España a Argelia en 2021 ascendió en media a los 155 millones de euros al mes, lo que hace una suma anual de unos 2.000 millones de euros. El dato definitivo de ventas a Argelia en 2021 se desconoce, pero en 2020 le exportamos bienes por valor de 1.916 millones de euros.

Si ahora esas ventas quedan interrumpidas, las empresas más perjudicadas serán las principales vendedoras a Argelia que se dedican a la fundición de hierro y acero (suponen un 8% del total de las exportaciones, 160 millones de euros en 2020); las fabricantes de máquinas y aparatos mecánicos (8% también, 156 millones); las productoras de papel y cartón (7%, 128 millones); proveedoras de combustibles minerales y aceites (6%, 108 millones); materiales plásticos (6%, 106 millones); materiales colorantes (5%, 101 millones) y aparatos eléctricos (5%, 97 millones).

Más residual, aunque también importante, es la venta de grasas, aceites animales y vegetales (4%, 73 millones de euros); manufacturas de función (3%, 66 millones) y otros productos químicos (3%, 65 millones).

"Argelia es un mercado prioritario para España. Según datos de la AEAT de España, las exportaciones españolas a Argelia en el año 2020 suponían el 0,7% del total de nuestras ventas, situándose como nuestro 21º cliente mundial y nuestro segundo cliente africano tras Marruecos", explica el ICEX en su informe de relaciones bilaterales.

La interrupción de las compras por parte de Argelia de estos productos españoles afectará a nuestra demanda externa aunque no en exceso, ya que sólo representan un 0,7% del total de nuestras exportaciones, pero sí podría ser más perjudicial para las compañías para las que las ventas argelinas suponen una importante cuota de mercado.

Cerrar el grifo del gas

El impacto en nuestro país también se podría sentir por la vía de las importaciones, de hecho España ha mantenido tradicionalmente un déficit comercial con Argelia, al comprarle mucho más de lo que le vendemos, siendo la energía lo que más nos ha interesado siempre del país africano.

"El comercio bilateral siempre ha sido deficitario para España, que compra de Argelia aproximadamente el 47% de todo el gas que importa (últimos datos disponibles de enero - agosto 2021). En términos de balanza comercial, esto hace que las importaciones españolas de Argelia superen a las exportaciones al país magrebí", explica el ICEX.

Aún así, las compras a Argelia representan sólo un 0,9% de nuestras importaciones globales y ese país se sitúa en el puesto 25 del ránking mundial. En el continente africano, es nuestro tercer proveedor, tras Marruecos y Nigeria.

En 2021, entre enero y agosto, el valor medio de las importaciones cada mes ascendió a 320 millones de euros, lo que deja unas compras anuales de unos 3.800 millones de euros. En 2020, el volumen de importaciones de ese país fue de 2.511 millones de euros, muy inferior al registrado en 2019 -de 3.852 millones- y el de 2018 -4.666 millones-.

El producto principal que compone nuestra cesta de importaciones son los combustibles y los lubricantes, en concreto gas, que representan un 92% del total de compras a ese país, por un valor de 2.303 millones de euros en 2020. Le siguen, con una proporción del 3%, los abonos y los productos químicos inorgánicos y, a mucha distancia, con volúmenes de compra inferiores a los 12 millones de euros anuales las semillas, pescados, crustáceos, moluscos, vidrio, azúcares, frutas y cobre.

Ahora, pese a las buenas relaciones comerciales que han existidito tradicionalmente con ese país, el cambio de postura del Gobierno con respecto al Sáhara ha reforzado aparentemente las relaciones bilaterales con Marruecos, pero a costa de estropear las que manteníamos con Argelia. España es el primer proveedor y el primer cliente de Marruecos, al que exportamos unos 760 millones de euros al mes, unos 9.000 millones de euros al año, y del que importamos 620 millones al mes, unos 7.500 millones anuales.

Argelia ha decidido suspender el Tratado de amistad que mantenía con España desde hace dos décadas y parece dispuesto a terminar con las relaciones comerciales, lo que en la práctica se traduce en que podrían dejar de vendernos gas (en su lugar, se lo venderán a Italia que ya se ha posicionado para ser su cliente preferente) y no nos comprarán los productos que solían adquirirnos.

Las empresas españolas más afectadas del sector energético serán Naturgy o Cepsa, pero al tener firmados contratos de compra a largo plazo con ese país, confían en que al menos esos contratos -que en muchos casos son a diez años- sí se cumplan.

"Creo, y no sé si estoy confundiendo mis deseos con lo que va a ser, que no afecte al gas que compramos en Argelia", confiaba este jueves el consejero delegado de Endesa, José Bogas, durante el III Foro Internacional de Expansión.

"Como he leído en algún artículo, estamos entre dos enemigos (Argelia y Marruecos) y nosotros queremos llevarnos bien con los dos", ha señalado Bogas, que espera y desea que "estas tensiones bajen cuanto antes". "Ojalá los dos países se pongan de acuerdo, limen sus asperezas, porque a España le interesa tanto uno como otro", ha recalcado.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha afirmado por su parte que al ser relaciones contractuales entre compañías privadas y que la vigencia con que cuentan es por lo menos de diez años, no cree que surjan tensiones en el suministro del gas.

Aún así, el Gobierno, consciente de que está en juego el suministro de gas licuado procedente de Argelia, ya se ha posicionado para intentar aumentar las compras a otros proveedores como Nigeria (11,4%) y Catar (6,3%). No es casual, de hecho, que tanto el presidente del Gobierno como el Rey brindaran recientemente sendos recibimientos al emir Tamim bin Hamad Al Thani y al presidente nigeriano Muhammadu Buhari.

El país debe asegurarse el suministro de gas de cara al próximo invierno, aunque tiene que asumir también que tendrá que pagar precios más elevados para conseguirlo y eso encarecerá nuestra balanza comercial y agravará el problema de inflación que ya sufren las familias y las empresas.

"El giro radical en una de las cuestiones más delicadas de nuestra política exterior ha alterado completamente el escenario geopolítico, estratégico y económico de nuestro país. Estas son algunas de las consecuencias que podríamos esperar: que Argelia finalmente corte el suministro de gas a España. Esto supondría que el 40% de nuestras necesidades quedan muy gravemente comprometidas (...), que Argelia, en el hipotético caso de restablecer el suministro, nos lo cobre mucho más caro (...) o que nuestras grandes empresas energéticas, Repsol, Naturgy, Iberdrola se enfrenten a graves problemas y a un duro "invierno del descontento", que diría Shakespeare", señala Eduardo Irastorza, profesor de OBS Business School.


Etiquetas:  #España #se #juega #2000 #millones #al #año #en #exportaciones #a #Argelia #y #la #continuidad #del #suministro #del #gas

COMENTARIOS