España sufre primero y sonríe después
12:18
9 Septiembre 2021

España sufre primero y sonríe después

La selección de Luis Enrique se impone a Kosovo (0-2) y depende de sí misma para conseguir la clasificación tras el pinchazo de Suecia.

Fútbol Otro zarpazo de un secundario, la dulce rutina de Ferran y el alivio de Luis Enrique: "Ha sido un parto" Opinión Gloria en un país que no existe, por Julián Ruiz Estadísticas Así vivimos el partido en directo

Es díficil explicar que España sufrió muchísimo contra una selección mucho más débil y que, sin embargo, terminó la noche con una enorme sonrisa porque, después del trastazo que se pegó el pasado jueves en Suecia, la noche del miércoles, su victoria unida a la derrota de los nórdicos en Atenas, resulta que le devuelve la iniciativa del grupo. Depende, ahora sí, de sí misma para ir directa al Mundial de Qatar. Le basta con ganar los dos partidos que le faltan en noviembre para ser primera de grupo. Viajará a Atenas, donde pinchó Suecia, y recibirá al equipo amarillo en Sevilla. Del negro de hace una semana al blanco esperanza de hoy, cuando tras un partido mediocre, que lo fue ante Kosovo, resulta que la selección se ve a sí misma en unas condiciones inmejorables [Narración y estadísticas]

Basta que a Luis Enrique le hablaran de lo bien que lo había hecho Marcos Llorente como interior ante Georgia, y basta que el chico diga que se siente más cómodo en ese lugar para que Luis Enrique lo enviara al lateral derecho, donde parece obvio que pierde mucha llegada. Como desde el partido del pasado domingo esta había sido una de las conversaciones favoritas, en lo futbolístico, sobre la selección, no parece descabellado pensar que la ubicación del futbolista del Atlético obedeció al gusto del seleccionador por ir a contracorriente. Con todo, y dando por hecho que no es así, y que si Llorente jugó de lateral derecho es porque había complejidades tácticas insondables que así lo requerían, esa no fue la mayor novedad del once.

Otro nombre, Fornals, un chico que había jugado siete minutos en 2016, 26 minutos en 2018 y 30 minutos el domingo, emergió como titular, probablemente impulsado por los dos goles que ha marcado en las tres primeras jornadas de la Premier. Pero también Reguilón, este por las molestias de Alba, y Morata, fueron novedades. Todo para conformar un equipo que, mientras sufría un contragolpe tras otro, mientras ponía a temblar a Unai Simón, que se vio en cosas parecidas a un mano a mano hasta media docena de veces, sacó el partido adelante. El choque, como anunció el técnico español, fue vertiginoso en el inicio y en varias fases de la noche.

El equipo kosovar, evidentemente menos técnico que el español, es, sin embargo, un colectivo atrevido, que intenta algo muy poco habitual en equipos pequeños. Trata de presionar arriba, sin conseguirlo siempre, y trata también de salir con el balón jugado, sin conseguirlo tampoco siempre. Pero intenta ambas cosas, y eso, para el equipo que es superior como lo era España, tiene pros y contras. Entre los pros, que superada la primera línea de presión, el equipo se encontraba con campo abierto para atacar cómodamente. Entre los contras, que cualquier error en la circulación era penalizado con una contra rapidísima. Fue una noche de sustos para España, que a cambio también pudo tener opciones claras.

La apuesta de Luis Enrique

En una de ellas, a la media hora, Fornals hizo buena la apuesta de su entrenador y demostró que, efectivamente, tiene gol. O al menos lo tiene en este inicio de temporada. Tras una asistencia delicada de Morata, de un zurdazo puso a España por delante. No cambió demasiado el panorama. España sigue teniendo un problema gravísimo en su desempeño defensivo. No se trata de señalar a los centrales ( probó de nuevo a dos zurdos) o a los laterales, también nuevos. Es un problema de que el equipo sufre cada vez que pierde el balón. El rival encuentra segundos de sobra para fabricar un pase y la velocidad no es la mejor virtud de los defensas españoles.

Es un drama ver defender a la selección, que fue viendo pasar los minutos con cierta congoja, pues el resultado siempre fue corto y los nervios del equipo fueron muchos. Unai tuvo que aparecer para hacer dos paradas estupendas en el último cuarto de hora y poner la sonrisa a salvo. Un gol, avalado por el VAR, de Ferran Torres en los estertores del partido sirvió para observar con más calma el final del choque de Atenas, resuelto al final a favor de los griegos, lo cual deja a España con una enorme sonrisa una vez que logró olvidar sus propias penurias.


Etiquetas:  #España #sufre #primero #y #sonríe #después

COMENTARIOS