Fabio Jakobsen, el 'resucitado' que atemoriza a los velocistas del Tour
13:00
2 Julio 2022

Fabio Jakobsen, el 'resucitado' que atemoriza a los velocistas del Tour

El sprinter, que fue operado a vida o muerte por una caída en el Vuelta a Polonia de 2020, debuta en la ronda francesa como indiscutible favorito en las llegadas masivas

Primera etapa Lampaert sorprende al vencer en la crono inaugural y Mas pierde 49 segundos con Pogacar

«Tenía el rostro completamente destruido, era irreconocible, como si le hubiera estallado una granada en la cara». Florian Sénéchal no podía conciliar el sueño al recordar la espantosa imagen de su compañero Fabio Jakobsen tras la espeluznante caída sufrida el 5 de agosto de 2020 en un sprint de la Vuelta a Polonia. Para muchos ciclistas fue la primera competición tras el paréntesis provocado por la pandemia.

Sénéchal fue el primero que asistió al velocista neerlandés tras estamparse contra las vallas de protección tras ser desplazado por su compatriota Dylan Groenewegen en una maniobra salvaje a 80 kilómetros por hora. Su acción irregular alarmó a corredores, público y comisarios de la prueba. El escándalo fue tan monumental que Groenewegen fue sancionado con nueve meses sin competir y a partir de entonces se hizo una regulación más severa sobre los empujones y contactos en las llegadas masivas.

Aseguran los expertos en traumatología que Jakobsen salvó la vida porque al salir volando hacia las vallas impactó contra el cuerpo de un comisario de la UCI y eso amortiguó el golpe. El inspector sufrió la fractura de varias costillas. Pero peores resultaron las consecuencias para Jakobsen: contusión cerebral, pérdida de casi todos los dientes y fracturas de cráneo, nariz y paladar. Fue operado a vida o muerte durante cinco horas y permaneció tres días en cuidados intensivos en un hospital. Estuvo seis meses sin tomar comida sólida.

«Desaparecieron partes de mi mandíbula superior e inferior. Tenía muchos cortes en la cara. También tuve contusiones en un hombro, me rompí un pulgar y me dañé el pulmón. Además, el golpe afectó a las cuerdas vocales, casi no podía hablar. El primer impacto fue en mi cara, luego golpeé a ese hombre con el trasero. La suerte que tuve es que tengo un culo bastante grande», contó Fabio Jakobsen con ironía en una entrevista al periódico AD.

El resucitado es uno de los corredores más aclamados en este Tour que arrancó ayer y que hoy acoge la primera etapa en línea, con final Nyborg. Un recorrido llano, propicio para las llegadas masivas, donde Jakobsen ha brillado como ninguno en esta temporada y ahora pretende abrir brecha en una ronda desconocida para él. Y es que el velocista neerlandés, nacido hace 25 años en Gorinchem, se estrena en la Grande Boucle. Su selección privó de la participación en la ronda gala a su compañero Mark Cavendish, que buscaba desempatar con Edyy Merckx como ganadores de más etapas: 34. El Quick-Step prefirió el impulso del joven que el reto del veterano. El aval de los datos. Jakobsen acude al Tour con 10 triunfos en esta temporada. La misma cifra que Tadej Pogacar, pero los números del esloveno atesoran más valor específico. El neerlandés arrancó el año con dos victorias en la Comunidad Valenciana y otras dos en la Vuelta al Algarve. Luego llegaron éxitos en Kuurne-Bruselas-Kuurne, París-Niza, Tour de Hungría (dos etapas) y Elfstedenronde y Vuelta a Bélgica. Este Tour es su segunda grande. En 2019 debutó en la Vuelta a España con dos triunfos de etapa y en 2021 sumó tres más.

«Tras rebasar a Dylan, él se desvió de su línea y me cerró. No pude frenar. Me cuesta entender por qué lo hizo. ¿No me vio? ¿Corrió demasiado riesgo? ¿Quería ganar a toda costa? La ayuda de Florian Sénéchal fue esencial. Había sangre por todas partes. Florian vio que me estaba ahogando con mi propia sangre. No podía moverme, vio el pánico en mis ojos. En un acto reflejo tomó mi cabeza y la levantó ligeramente para que la sangre corriera por mi boca y garganta», explicó el holandés.

«Estaba aterrado, sentía pánico. Fueron los días más largos de mi vida. Esta allí como un zombi», recordó, asegurando que llevaron a un sacerdote a la habitación, no sabe si para darle la extremaunción o para rezar por él. Al joven velocista, que entonces contaba con 23 años, le extrajeron un hueso de la cadera para recomponer la mandíbula. En la boca recibió 130 puntos de sutura. Estuvo seis meses sin competir. Regresó en abril de 2021 en la Vuelta a Turquía y volvió a ganar una etapa en el Tour de Valonia, el 22 de julio.

En el Tour volverá a pugnar con Groenewegen, un rival al que no guarda rencor. Hoy, espera estrenarse en la Grande Boucle.


Etiquetas:  #Fabio #Jakobsen #el #resucitado #que #atemoriza #a #los #velocistas #del #Tour

COMENTARIOS