Far Cry 6: Un juego divertidísimo con un guion que parece escrito por la CIA
17:28
6 Octubre 2021

Far Cry 6: Un juego divertidísimo con un guion que parece escrito por la CIA

Un título de acción terriblemente divertido en un una isla ficticia que recuerda muy sospechosamente a Cuba

Far Cry 6 es un divertidísimo delirio. Algo que siempre es de agradecer en un videojuego de acción con misiones que son poco menos que una ensalada de tiros, hostias y explosiones con una banda sonora que parece la playlist de una discoteca latina. Un juego que es una sucesión de apasionantes locuras con un guion como hilo conductor que parece escrito por aquella CIA obsesionada con asesinar a Fidel Castro e instaurar un régimen proamericano en La Habana pero que ha salido a la venta en octubre de 2021.

El propio videojuego avisa su pantalla de carga inicial que, poco menos, todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Sin embargo, Yara (que es como se llama la isla del juego) rezuma a Cuba por los cuatro costados: una isla del caribe en la que la gente se sube a cualquier barco para huir a Miami, en la que los soviéticos tuvieron una importante presencia hasta los años 80, que tiene un sistema de I+D en el campo de la medicina extraordinariamente desarrollado pese a la pobreza, con un servicio militar obligatorio y una revolución hace algunas décadas en la que el presidente tomó el poder y maneja el país con mano de hierro con un firme nacionalismo antiyankee.

Todo huele a Cuba en FarCry 6

Eso, por no hablar de que antes fue colonia española, que los coches que se ven por la calle son una mezcla entre turismos norteamericanos anteriores a los 60 y coches soviéticos tipo Lada Zhiguli, que a lo largo de todo el título existe una especie de glorificación sobre construir y transformar cosas utilizando chatarra y que el protagonista de Far Cry 6 que nosotros manejamos es básicamente la encarnación del término despectivo "gusanera" que acuñó el castrismo.

También existe un popurri de elementos asociados al imaginario sobre las repúblicas bananeras como militares con muchas charreteras, corrupción a punta pala, chiringuitos de playa y señoras pijas polioperadas que ocupan cargos de bien en la administración y que son mucho más blancas que el resto de la población.

El punto de partida del título que el dictador que gobierna la isla ha desarrollado una cura efectiva contra el cáncer basada en una planta local cuya producción están aumentando exponencialmente para exportar estos tratamientos a todo el mundo.

Los escenarios recuerdan fuertemente a Cuba.Los escenarios recuerdan fuertemente a Cuba.

Para poder cumplir con estas cuotas de producción, algunos ciudadanos son llamados por sorteo en forma de lotería a trabajar en los campos. Estos es lo que le sucede a nuestro protagonista que, sin embargo, opta por escapar a Miami en barco, en un escape que se verá frustrado y durante el que sus dos amigos morirán a manos del ejército.

Sería un gran arma de propaganda

A partir de ese momento, los distintos personajes andan dando la matraca de forma constante de que la solución es derrocar al presidente y de que huir a Estados Unidos no es una opción porque allí estarán "limpiando retretes".

Fomentar la insurrección interna al mismo tiempo que desechan la idea de que en Estados Unidos tendrán una vida mejor. Por eso, si me dijeran que este juego se ha hecho para lanzarlo en Cuba junto con portátiles de gaming, me lo creería. Total, hace cinco años sucedió algo parecido en Corea del Norte en la vida real: colaban clandestinamente reproductores de vídeo y memorias USBs con capítulos de Friends y otras series norteamericanas en el país de los KIM

Selva caribeña en Far Cry 6.Selva caribeña en Far Cry 6.

Y en este punto entra en juego una de las cosas que le dan a FarCry 6 un encanto especial: el fomento de la insurrección por la insurrección. Una insurrección desideologizada pero favorable a los intereses norteamericanos en la que nos manda misiones una señorita bien de la isla convertida en revolucionaria y un veterano de los servicios secretos del país que era comunista pero que se pasó a la CIA, según nos cuentan literalmente.

El gusto por las contradicciones de Far Cry 6

El protagonista que manejamos sin oficio ni beneficio cuya única, constante e incansable labor consiste en derrocar a toda costa a un presidente que a través de políticas públicas a impulsado la cura contra el cáncer y para ello antes tenemos que matar a miles de sus soldados durante el juego. Unos soldados que probablemente sean chicos y chicas haciendo la mili ya que, según nos cuenta un personaje no jugable al principio del juego, en Yara todo el mundo ha hecho la mili y todo el mundo ha estado en el ejército. Nuestro protagonista incluido.

Además, para mayor sorna, a los único soldados a los que no tendremos que matar son aquellos que se dejan sobornar y que, a cambio de unos cuantos pesos, nos proporcionarán información sobre los planes o depósitos de armas del ejército. Una mecánica moral de castigar la lealtad con la muerte y premiar la corrupción con dinero que resulta interesante de ver en un videojuego.

De Los Pollos Heramanos a dictador bananero en Far Cry 6

Para compensar, el guion dibuja al presidente como un señor poco simpático que ciertamente debería sentarse ante un tribunal penal internacional.

El dictador -el actor Giancarlo Esposito, que probablemente te suene por el personaje de Gus Fring en Breaking Bad o Better Call Saul- es un señor más malo que un dolor dolor de muelas, al que (literalmente) no quiere ni su propio hijo y que anima a sus soldados a tener el gatillo fácil a la hora de mantener el orden público contra las distintas organizaciones subversivas y contra la población en general.

El actor GIancarlo Esposito, nuestra némesis en el juego, saltó a la fama por su papel en Breaking Bad.El actor GIancarlo Esposito, nuestra némesis en el juego, saltó a la fama por su papel en Breaking Bad.

Unas organizaciones subversivas (antiguos terratenientes, raperos veinteañeros que siguen en la edad del pavo y revolucionarios cliché) y criminales (nos toca hacer encarguitos para el lumpen local) que nosotros intentamos unificar o con las que colaboramos a lo largo de Far Cry 6 para derrocar al dueño de Los Pollos Hermanos convertido en tirano caribeño.

Uno de los aspectos a favor de este juego es que nos permite buscar las contradicciones internas o las referencias histórico-culturales sobre el Caribe de las que está plagado o simplemente disfrutar de la orgía de violencia, muerte y destrucción pasando olímpicamente del guion y del desarrollo narrativo si no nos apetece leer o andar mirando cinemáticas.

Un juego poco táctico para jugar con amigos

Se trata de un juego que además cuenta con un modo cooperativo (por lo que podremos disfrutarlo íntegramente con algún amigo que tenga conexión a Internet) pero que también puede disfrutarse íntegramente para jugar en solitario.

Chorizo, uno de los acompañantes animales de Far Cry 6.Chorizo, uno de los acompañantes animales de Far Cry 6.

Sin embargo, el juego en solitario ofrece un enfoque menos estratégico que su predecesor FarCry 5. En el anterior título podías ordenar a dos soldados (bots del propio juego) que te acompañasen y darles órdenes durante el combate. De este modo, era posible atacar un punto desde distintos flancos, contar con apoyo de francotirador o con un apoyo aéreo.

Sin embargo (salvo que juguemos en cooperativo con un amigo) en el FarCry 6 solo nos acompañarán animales, por lo que será necesario un enfoque más directo, violento y brutal a la hora de entablar los combates.

Ante todo, un videojuego debe ser entretenido y FarCry 6 es entretenidísimo. Los amantes de los juegos de acción de mundo abierto a los que les gusten los tiros, las explosiones y explorar miles de maneras distintas de acabar con sus enemigos disfrutarán sin duda de este título disponible para Plastation 4, para PS5, para ordenador y XBox.


Etiquetas:  #Far #Cry #6 #Un #juego #divertidísimo #con #un #guion #que #parece #escrito #por #la #CIA

COMENTARIOS