Ferran Torres: un estirón sorpresa en cadetes, el viaje al Calderón por Villa y su conexión con Luis Enrique
01:36
2 Julio 2021

Ferran Torres: un estirón sorpresa en cadetes, el viaje al Calderón por Villa y su conexión con Luis Enrique

El futbolista valenciano, que hace un año no era internacional, ha jugado todos los partidos. ''Ha madurado a toda velocidad'', destaca un ex técnico suyo

Entrevista a Sarabia "Seguro que a mi padre le habría hecho ilusión mi saludo militar" España ante la barrera de Sommer: El portero que paró dos penaltis a Sergio Ramos Luis Enrique Los impresionantes números de los GPS, la importancia de la "memoria de pez" y una advertencia

En su pierna derecha, unos centímetros por encima del tobillo, Ferran Torres (Foios, 2000) luce un tatuaje que revela cuáles son sus intenciones ante la vida: Refuse to sink (Negarse a hundirse). Se lo grabó junto a su hermana Arantxa, con la que está muy unido, y cuyo nombre llevó en sus botas mucho tiempo. Días antes de la final de Champions con el Manchester City, donde no llegó a disputar ningún minuto frente al Chelsea, explicaba la intrahistoria de la frase. "Me niego a hundirme sean cuáles sean las circunstancias y lo que pueda suceder. Tienes que dar un paso adelante y cambiar la situación. Es una frase que significa mucho", admitía en una charla con los medios oficiales de la UEFA. Además, es un amante de los perros, de ahí que se tatuara la cabeza de su mascota en el brazo izquierdo.

Ferran siempre ha sido una de las debilidades de Luis Enrique. Un chaval cuyo perfil se ajusta con precisión a ese 4-3-3 del manual del seleccionador. En esta Eurocopa ha sido dos veces titular y contado con minutos en los cuatro partidos. Dos goles, el último contra Croacia (suponía el 1-3) y una asistencia, minutos antes del tanto, con un preciso envío a Azpilicueta. A diferencia de sus dos amigos inseparables, Eric García y Pedri, con el que comparte representante. Con ellos pasa buena parte del tiempo en la concentración. Sin embargo, él es el único de los tres que no forma parte de la lista para los próximos Juegos Olímpicos de Tokio. Un pequeño palo ya que en su cabeza estaba el poder acudir. Al menos, Guardiola lo tendrá de vuelta para el arranque de la Premier, con ese punto de maduración añadido que aporta ser una de las claves de España.

A Ferran le chiflaba dar vueltas por la Ciudad del Fútbol de Las Rozas con el patinete eléctrico y, a pesar del descaro que luce sobre el césped, es un tipo tímido en las distancias cortas, con un buen trato con los veteranos de la selección. Una camiseta con la que vive un idilio. De hecho, ha reconocido muchas veces que el himno antes de cada partido con España es para él un tremendo chute emocional.

Desde su debut en el Mercedes Benz Arena de Stuttgart, durante un partido ante Alemania (1-1) de la Liga de Naciones, Ferran suma 15 encuentros como internacional. Suficiente para haber sumado ocho goles, el último ante Croacia, e igualar el registro en sus primeros duelos de David Villa. Por él viajó en 2008 hasta el Vicente Calderón para verle ganar la Copa del Rey con el Valencia. Tenía sólo ocho años. "Me he fijado mucho en él", suele repetir, a propósito del juego de banda del asturiano. En su aún breve periplo con La Roja, Ferran firmó un hat-trick frente a Alemania. Una conquista que sólo Fernando Torres y su adorado Villa habían logrado con la selección en partido oficial.

"Ferran era un puñal en cuanto a velocidad, sobre todo en banda derecha, se le veía una progresión tremenda", recuerda a EL MUNDO José Gimeno, ex seleccionador valenciano sub'18, que trabajó con él. "A pesar de que sabías que te iba a driblar, siempre cogía por sorpresa a los rivales. Aquel chico era un icono dentro del vestuario", añade.

Para Gimeno hay un momento clave en su despegue. "En cadete de primer año sufrió un cambio físico increíble y durante esa etapa llegó su progresión. En esa categoría destacaba por su fisionomía, que le permitía sacar más ventaja. Tuvo que trabajar a nivel coordinativo y cuando dio el salto a juveniles destacó muchísimo. Supo adaptarse a su nuevo cuerpo".

Su fulgurante progresión también sorprendió. "Daba por hecho que podría llegar a la élite, pero no esperaba que fuera tan rápido. Le noté un cambio de mentalidad tremendo y se ve que hay un detrás un trabajo buenísimo. Dijo: 'Soy profesional y voy adelante'. Ha madurado a la velocidad del rayo. Daba la sensación de que daría el salto y siempre sería el mejor", concluye Gimeno en su recuerdo.

La vida de Ferran ha ido siempre a toda velocidad. Muchas veces sin mirar atrás. El alemán Lars Böcking, presidente de la fundación Kick Out Plastic, ha sido junto a su representante quien han ido diseñando su carrera y le animaron a dar el salto desde el Valencia, hace sólo un año. Por el camino trascendieron algunas exigencias como la capitanía o la subida de sueldo que él desmintió ya desde Manchester, tras pagar el City 25 millones.

Ayer, correteaba sobre la hierba del estadio Petrovsky, bromeando con Pedri. Acaso comentando cómo celebraría una diana ante Suiza, en unos cuartos de final de Eurocopa que, 12 meses atrás, cuando no era ni siquiera internacional, no habrían sido más que un sueño.


Etiquetas:  #Ferran #Torres #un #estirón #sorpresa #en #cadetes #el #viaje #al #Calderón #por #Villa #y #su #conexión #con #Luis #Enrique

COMENTARIOS