Ferrari claudica ante Verstappen y Alonso reacciona en Montmeló
22:18
22 Mayo 2022

Ferrari claudica ante Verstappen y Alonso reacciona en Montmeló

El neerlandés, nuevo líder del Mundial tras su cuarta victoria del curso, que coincidió con el primer abandono de Leclerc. Sainz, cuarto y Alonso noveno, tras partir desde la última posición.

Disculpas de Alonso ante la FIA "Desde el coche se ven las cosas distintas" GP de España Clasificación y tiempos Un "malentendido" en Alpine Alonso, en su peor posición en Montmeló desde 2001 Mundial 2022 El pulso entre Leclerc y Verstappen

En el mismo circuito donde asombró al mundo por vez primera, con sólo 18 años, Max Verstappen asestó un terrible golpe a Ferrari. Uno de esos que cambian el signo de un Mundial. En Montmeló, sobre un asfalto a casi 50ºC, el vigente campeón aprovechó el infortunio de Charles Leclerc, víctima de una avería, para cerrar su cuarta victoria del curso y el primer doblete de Red Bull. A Sergio Pérez, autor de la vuelta rápida (1:24.108), hay que reconocerle un extraordinario mérito. Igual que a George Russell, que sacó del podio a Carlos Sainz, víctima de un par de errores de bulto. Al menos, su adelantamiento en la penúltima vuelta ante Lewis Hamilton dejó con buen sabor de boca a la afición española, que también jaleó la brava remontada de Fernando Alonso.

El cuarto puesto de Sainz y el noveno de Alonso, que había partido último tras un cambio de motor, suponen una mínima retribución a tanto aliento desde la grada. En cambio, el rotundo éxito de Verstappen sacia a los miles de hinchas neerlandeses. Y colma la ambición de Christian Horner, jefe de Red Bull. Su piloto es nuevo líder del Mundial, con seis puntos de ventaja sobre el desdichado Leclerc.

Hubo recompensa para la paciencia de Verstappen, la impagable labor de Pérez y el pulso firme de Alonso, que sólo en la primera vuelta había ganado cinco posiciones. Hubo vítores para Russell y división de opiniones para Hamilton, a quien le habían advertido los comisarios por sus reitaradas violaciones con los límites de pista. Tras desbordar a Sainz, en busca de la cuarta plaza, un contratiempo mecánico privó a Mercedes de su definitiva resurrección.

El viento y los trompos

En todo caso, ninguna calamidad como la de Ferrari. No sólo por la rotura de Leclerc, sino porque desde la salida las buenas intenciones de Sainz quedaron reducidas a polvo. Sin tracción o sin tacto con el embrague, vio pasar por su derecha a Russell y Pérez, a quien casi se lleva por delante en la curva 2. Viendo la coyuntura hasta Hamilton quiso meterse por fuera, aunque su ánimo quedó truncado por la imprudencia de Kevin Magnussen. El pinchazo relegó al heptacampeón, mientras su compañero de garaje batallaba con los mejores.

Y es que desde el inicio había opciones legítimas de podio para Mercedes, dadas las facilidades que otorgó Sainz. En la séptima vuelta, mientras la tribuna principal vibraba con el interior de Alonso ante Sebastian Vettel, el madrileño se dio una excursión por la grava. Exactamente en esa zona, la curva Repsol, trompeó Verstappen, para disgusto de unas gradas teñidas de naranja. Por mucho que culpase a una racha de viento, el verdadero problema del campeón no había aparecido aún.

Apenas se habían cumplido nueve giros y el triunfo parecía una quimera para Mad Max, desquiciado a rebufo de Russell y víctima del mal funcionamiento de su DRS. Ni siquiera cuando Red Bull intentó ganar ventaja en el paso por boxes, perdió el sitio el británico. Si algún osado dudaba de su talento, él respondió con bravura. Y suya fue la mejor maniobra de la tarde. En la vuelta 24, cuando Verstappen acometía como un poseso a final de recta, Russell simplente dijo no.

Precisión en Red Bull

Sin proponérselo, Mercedes hacía el juego a Leclerc, que contaba con 27 segundos de margen cuando cumplió con el pertinente cambio de gomas, resuelto por Ferrari en un santiamén (2,2 segundos). En ese momento se cumplía un tercio de carrera y nadie habría aventurado semejante drama. Sin embargo, en la vuelta 27, una avería dejó tirado al líder. Y ni las palabras al oído de Mattia Binotto servían de aliento para Leclerc.

De inmediato, las buenas noticias parecieron contagiar a Pérez, que se zafó de Russell con arrojo para conquistar un liderato testimonial. Por supuesto, semejante privilegio correspondía a a Verstappen, que ya no encontraría obstáculos hasta la bandera a cuadros. Su relevo con el compuesto blando de Pirelli bastó para evidenciar su incuestionable superioridad sobre el resto. Y los 2,4 segundos de la parada, por obra y gracia de Red Bull, culminaron una obra casi perfecta. Al volver al asfalto, contaba con unos metros, los suficientes, ante Russell. Claro que a Pérez le exigieron que levantara el pie. Y por supuesto que le dolió al mexicano, aunque no cabe otra en situaciones así.


Etiquetas:  #Ferrari #claudica #ante #Verstappen #y #Alonso #reacciona #en #Montmeló

COMENTARIOS