Francia zarandea a una España huérfana
09:14
30 Julio 2021

Francia zarandea a una España huérfana

La lesión de Viran Morros, líder de la defensa, se notó demasiado ante el conjunto galo. La derrota no merma las opciones de la selección en el torneo: igualmente tendrá unos cuartos de final asequibles

Balonmano Una España firme se mete en cuartos de final Clasificación Así está el grupo

De Viran Morros habrán leído poco. A sus 37 años alguna entrevista, sí. Quizá saben aquello de que su nombre es una reducción de los de sus padres, Virginia y Ramón, o incluso aquello de que participó en la inauguración de los Juegos de Barcelona 1992 como uno de niños voluntarios de la Fura del Baus. Pero habrá habido crónicas, muchas crónicas, en las que fue nombrado sólo un par de veces e incluso una o ninguna. Viran Morros no es una estrella del balonmano porque no marca goles, pero posiblemente no haya nadie más importante en los éxitos de España en los últimos años, un Mundial y dos Europeos.

Desde el centro de la defensa, líder absoluto de la misma, compañero hombro con hombro de Gedeón Guardiola, Morros siempre fue el encargado de parar a los rivales y lo era también en estos Juegos de Tokio hasta que el pasado miércoles, contra Brasil, se rompió. "El jugador sufre una lesión en el tercio medio del bíceps femoral de la pierna derecha con afectación musculo-tendinosa", explicaba el médico de la selección, el doctor José Muñoz Benito, y eso, traducido al lenguaje pesimista, quería decir "adiós al oro olímpico". Suerte que los optimistas no nos entienden.

La baja de Morros dejaba un vacío en la defensa española y sólo se necesitaron unas horas para mostrarlo. Ante Francia, España lo hizo todo para tratar de cubrir al ausente. Inscribió a Julen Aguinagalde para que, además de atacar, se enrocara en el centro de la defensas, rotó en esa posición a Antonio García, Raúl Entrerrios y Jorge Maqueda, probó varias defensas mixtas con Alex Dujshebaev en el avanzado. Sólo la última solución funcionó durante un buen rato, al inicio de la segunda parte, pero la desventaja al descanso era tan grande (18-12) que la remontada ya no fue posible

Francia, pese a la renovación que ha llevado a cabo en los últimos años, sigue siendo Francia y con Nedim Remili como líder, castigó todos los problemas defensivos de la España sin Morros. Como en las peores tardes, los porteros Gonzalo Pérez de Vargas y Rodrigo Corrales perdieron la inspiración de jornadas anteriores, prácticamente no hubo contraataques y los lanzamientos de Raúl Entrerrios, Jorge Maqueda o Antonio García no tuvieron acierto. Si la selección no perdió el partido hasta el ecuador de la segunda parte fue por el pundonor de todo el conjunto y por Alex Dujshebaev, que no acepta una derrota hasta que está en la ducha, a veces ni eso.

El encuentro ante Francia dejó peores sensaciones de lo esperado, pero apenas influyó en las posibilidades de España en el torneo. Gracias a sus triunfos previos ante Alemania, Noruega y Brasil, el equipo que entrena Jordi Ribera tiene casi asegurado uno de los dos primeros puestos por lo que se medirá Egipto, Portugal o Bahrein. Sólo una derrota contra Argentina el domingo 1 complicaría el camino, pero la selección sudamericana tiene muchas debilidades y, de hecho, ya está eliminada de la competición.


Etiquetas:  #Francia #zarandea #a #una #España #huérfana

COMENTARIOS