Garbiñe, Sandra Sánchez, Putellas: un año escrito en femenino plural
20:24
25 Diciembre 2021

Garbiñe, Sandra Sánchez, Putellas: un año escrito en femenino plural

Los mejores momentos del deporte español de 2021, tanto en Juegos Olímpicos como en torneos, los firmaron las mujeres

El deporte en 2021 ha tenido en España nombre de mujer. De Laia Sanz a Alexia Putellas, pasando por Sandra Sánchez, Ana Peleteiro o Garbiñe Muguruza, las deportistas españolas han brillado en sus disciplinas y han logrado triunfos que han escondido alguna otra sombra que también ha surgido en el universo del deporte femenino.

El Balón de Oro de Alexia Putellas ha sido el último gran reconocimiento. La jugadora del Barcelona se convirtió, el pasado 29 de noviembre en París, en la heredera de Luis Suárez, el único futbolista español que se había alzado con ese galardón, en 1960. En 61 años, nadie lo había conseguido y la catalana no sólo es pionera entre las españolas, sino que se coloca entre las cinco jugadoras que tienen este trofeo cuya versión femenina solo data del año 2018.

El éxito de Putellas, que se impuso a sus compañeras Sandra Paños, Jennifer Hermoso y Lieke Martens, es consecuencia de su talento y del dominio apabullante de su equipo. El FC Barcelona ganó en 2021 su primera Champions, ante el Chelsea, arrasó en la Liga Iberdrola y acaparó todos los premios otorgados por la UEFA, organismo que nombró a la propia Putellas mejor jugadora y mejor centrocampista, a Paños mejor portera y a Irene Paredes y Jennifer Hermoso, las mejores defensa y delantera, respectivamente.

Alexia Putellas ha conseguido que el fútbol femenino español resuene en todo el mundo, aunque aún no haya acuerdo para cumplir el mandato legislativo de que la competición española adquiera la condición de competición profesional.

Pero 2021 ha traído mucho más. Comenzó con Laia Sanz completando su último Rally Dakar sobre dos ruedas. A lomos de su moto, y tras superar una enfermedad que puso en cuestión su participación, acabó en un meritorio puesto 17º y, como siempre, como la primera mujer. La catalana, además, batió un récord: finalizar todas sus participaciones en este durísimo rally. Once veces consecutivas ha participado y ha acabado todas las ediciones, algo que no habían conseguido leyendas españolas del Dakar como son los casos de Marc Coma o Nani Roma. Para 2022, el reto de Laia Sanz es el salto a las cuatro ruedas. Su compañero de viaje por los caminos de tierra será un Mini.

LAS MEDALLAS OLÍMPICAS

El verano trajo los Juegos de Tokio, aplazados un año por el Covid-19, y las medallas. De las 17 logradas por los deportistas amparados por el Comité Olímpico Español, seis las lograron mujeres. De los tres oros, dos se los colgaron Fátima Gálvez, en tiro, y Sandra Sánchez en la modalidad de katas (el estreno del kárate en unos Juegos). En el templo de este deporte, la castellano-manchega se consagró como la mejor karateca de la historia. Compite desde los cuatro años, nunca se bajó del podio en una cita internacional desde 2014, acumula seis campeonatos de Europa y lleva cinco años al frente del ranking mundial. Este oro le llevó al primer plano, pero su trayectoria en este deporte ya brillaba.

El podio femenino español en Tokio lo completaron, en el segundo escalón, las medallas de plata de la jovencísima taekwondista Adriana Cerezo, que con sólo 17 años estuvo a punto de proclamarse campeona olímpica, y la veterana piragüista Maialen Chourraut, subcampeona en eslalon K-1, cuyo relevo ha cogido Teresa Portela, que también volvió con presea. Por equipos, las representantes de la selección femenina de waterpolo dieron una lección de coraje y superación, pero no pudieron doblegar a Estados Unidos y se quedaron a un paso de cerrar el círculo de su palmarés con un oro olímpico para sumarlo a los títulos ya logrados en el Europeo y el Mundial.

LA PRIMERA MAESTRA

En el tercer escalón, la gloria fue para una atleta, la única que se colgó una medalla en el estadio olímpico de Tokio. La triplista gallega Ana Peleteiro tuvo que batir dos veces el récord de España para deshacerse de la jamaicana Rickets, que no pudo alcanzar sus 14,87 metros. La saltadora española no pudo acercarse a su amiga y compañera de entrenamientos, la venezolana Yulimar Rojas, que batió el récord del mundo, y tampoco a la portuguesa Patricia Mamona, pero cumplió su sueño de volver con una medalla. El atletismo español tuvo nombre de mujer en los Juegos de Tokio 2020 y, además, el de una mujer que se ha significado públicamente contra la desigualdad y la discriminación fomentada por algunos partidos políticos.

El último hito del deporte femenino español lo marcó en noviembre Garbiñe Muguruza. La tenista se proclamó ganadora de las WTA Finals, el antiguo Masters que enfrenta cada año a las ocho mejores jugadoras del mundo, y se colocó en el número tres del ranking. Nunca una española había conseguido este título y sólo Arantxa Sánchez Vicario fue capaz de disputarlo hasta la final, en la que cayó contra Steffi Graf. Fue en 1993, justo el año en el que nació Muguruza, la que ya es la mejor tenista española del momento tras sumar este título de gran maestra a los logrados en Roland Garros y Wimbledon en años anteriores.

Sin que hayan podido subir al podio, 2021 lo cierran las chicas de la selección española de balonmano, cuarta en el Mundial celebrado en las últimas semanas en España. Las Guerreras no pudieron cerrar su participación con el premio de la medalla de bronce porque cayeron ante Dinamarca, pero demostraron que hay una base sólida y muy joven, con jugadoras con mucha personalidad con menos de 24 años, que permitirán pelear por los puestos de honor en los Juegos Olímpicos de París, en 2024.


Etiquetas:  #Garbiñe #Sandra #Sánchez #Putellas #un #año #escrito #en #femenino #plural

COMENTARIOS