Haaland primero, Mbappé después
22:12
21 Febrero 2021

Haaland primero, Mbappé después

El noruego tiene casi todos los boletos de la tómbola de los fichajes veraniegos para firmar por el Madrid este verano

No me he olvidado, y menos esta semana, de los pollos que tenía en «El Chiringuito» hará cosa de un año a cuenta de Kylian Mbappé. Servidor sostenía que el francés era ya el mejor pelotero del mundo y el resto, empezando por el almirante Pedrerol, defendían que esa vitola seguía perteneciendo a Cristiano Ronaldo o a Leo Messi. Vamos, que el mundo no había cambiado. La cosa iba por barrios. Los madridistas colocaban al portugués en la primera posición y los barcelonistas, a un rosarino al que catalogan no como «el mejor del mundo» sino como «el mejor de todos los tiempos», pasando maliciosamente por alto el nada insignificante detalle de que lleva seis años sin comerse un rosco en la Champions, que su última liga data de hace ya dos o que sus Mundiales se cuentan por fiascos. Tiene tantas Copas del Mundo como el Atleti de Europa. Yo no me bajaba del burro. Lo tenía clarísimo: «Mbappé es el número 1». «Pero cómo va a ser el mejor», me razonaba algún desmemoriado contertulio, «si no ha hecho nada». Yo recordaba que era y es vigente campeón del mundo. Que conquistó el Mundial de Rusia en 2018 con 19 años, siendo el tercero más joven de la historia tras Pelé, que lo hizo en Suecia 1958 con 17, y Bergomi, que levantó la Copa más preciada con 18 en España 82.

El tiempo no ha tardado mucho en darme la razón. Ha tenido que enfrentarse a un equipo español y pulverizarlo él solito para que se le reconozcan los galones que ostenta por derecho propio. Su recital en Can Barça acabó para siempre con las dudas, reales o fingidas, del periodismo patrio y de la afición en general. Es un crack descomunal. Punto. No hay uno como él. O sí. Tal vez ese noruego nacido en Inglaterra que responde al complicado nombre de Erling Haaland. Se repite la historia de Mbappé: lo mejor que le podía pasar es tener la oportunidad de lucirse en un escaparate made in Spain. No es ningún secreto que tanto el uno como el otro están como locos por jugar en España, en el caso del francés clarísimamente en Madrid y en el del anglonórdico más en la capital de España que en Barcelona, pero sin descartar tajantemente esta segunda opción. Puedo afirmar y afirmo que el noruego tiene casi todos los boletos de la tómbola de los fichajes veraniegos para firmar por el Madrid este verano. Desde mucho antes de la descomunal exhibición en Sevilla. Los scouters del Madrid le pisan los talones hará cosa de un par de años, aunque no se atrevieron a atarlo por la inflación de delanteros de la primera plantilla. La cúpula tenía claro que hay que ir a muerte a por él antes de Navidad. Su velocidad, su olfato de gol y esa coordinación pluscuamperfecta pese a sus baloncestísticos 1,94 encadilaron a los gerifaltes del Bernabéu. A pesar de que el club merengue está como todos, tieso, su salud económica es diez veces mejor que la de un Barça en la UVI que se las verá y se las deseará para traer caras nuevas, salvo que venda a base de bien, y que la del resto de los grandes de Europa que, si no fuera por que son clubes-Estado, se hallarían en causa de disolución.

A Florentino Pérez se le ha criticado hasta la saciedad por no fichar en los cinco o seis últimos veranos, excepción hecha de un Hazard que está resultando Bale bis y de Vinicius y Rodrygo que llegaron a precios asequibles, de promesas, no de realidades. Esta sequía fichadora ha dejado las arcas en un estado mejor que sus grandes competidores para afrontar la era Covid y la incierta etapa postCovid. Antes de la pandemia acumulaba 200 millones en caja. Dinero que permitió empatar la temporada pasada y que, sumado a las ineludibles ventas que habrá que efectuar este verano, permitirán ir por el bigardo noruego nacido en Leeds. Ése será el primer paso. El segundo llegará en 2022: Mbappé, al que monitoriza desde hace dos años su ídolo y compatriota Zinedine Zidane, firmará por el Madrid. Será el mejor negocio de la historia, no en vano, llegará a precio de canterano, cero euros, gratis total. Serán dos importantísimos pasos para Florentino y un gran salto para la humanidad madridista. Garantizarte a los herederos de Cristiano y Messi es tanto como asegurarte toda la década. Con un plus añadido en el que muchos no han reparado: los dos reyes vestirán la misma camiseta, cosa que no sucedía hasta ahora. Con uno o con los dos, hay Madrid campeón para rato. Mucho rato.


Etiquetas:  #Haaland #primero #Mbappé #después

COMENTARIOS