Hacienda recauda menos por electricidad y combustible que antes de la pandemia al frenar los precios el consumo
01:44
25 Mayo 2022

Hacienda recauda menos por electricidad y combustible que antes de la pandemia al frenar los precios el consumo

La recaudación por impuestos especiales siguen un 4,6% por debajo de la de 2019 por el menor consumo y las rebajas fiscales sobre la electricidad

La recaudación de la Agencia Tributaria ha batido récord después de la pandemia, pero los ingresos por Impuestos Especiales siguen aún un 4,6% por debajo de las cifras de 2019, sobre todo lo que se lleva el Estado por tributos sobre la electricidad y los carburantes porque la inflación ha frenado su consumo.

Según el informe sobre Impuestos Especiales publicado este martes por la AEAT, los españoles consumieron en 2021 un total de 228.112 millones de kilovatios hora de electricidad, un 3,1% menos que en 2019 y un 4,8% menos que en 2018; mientras que repostaron 32.907 millones de litros de gasolina, gasóleo y biocarburantes, un 5,2% menos que en 2019. Al subir los precios de forma tan acusada, los hogares y empresas recortaron su consumo para intentar ahorrar, lo que se reflejó también en los ingresos de las arcas públicas.

"En ninguno de los productos -gravados con impuestos especiales- el crecimiento fue suficiente para alcanzar los niveles de 2019. Una parte de la explicación a esta limitada expansión de los consumos fueron las subidas de precios, en particular los energéticos. Hay que recordar que estos precios tienen un impacto negativo sobre el consumo en el Impuesto sobre Hidrocarburos,cuya base son los consumos físicos y no el valor, y que, en el caso del Impuesto sobre la Electricidad, cuya base sí que es el valor, el incremento provocó una rebaja del tipo que redujo sustancialmente los ingresos en los últimos meses del año", explica Hacienda.

Se refiere a que en el Impuesto sobre Hidrocarburos, que grava el combustible, al aplicarse el tipo sobre el consumo en litros en vez de en euros, la recaudación tributaria está determinada por el consumo y no por la subida de los precios. Al encarecerse los carburantes, el consumo cae y, con él, la recaudación del Estado. La caída ha sido especialmente acusada en el gasóleo de la automoción, más relacionado con la industria del transporte; de hecho, Hacienda señala "que hay que retroceder hasta 2014 para encontrar un consumo de gasóleo tan bajo".

Por otro lado, el Gobierno aprobó el año pasado una rebaja fiscal del Impuesto sobre la Electricidad del 5,11% al 0,5%, lo que ha supuesto una pérdida de ingresos de 336 millones de euros en 2021 y de otros 492 millones hasta marzo de 2022.

Con todo, la recaudación por el Impuesto sobre la Electricidad ha pasado de 1.365 millones de euros en 2019 a 983 millones en 2021 -en los primeros tres meses de 2022 ha sido de 54,9 millones, frente a los 360 millones del mismo periodo de hace dos años-; mientras que lo recaudado por hidrocarburos ha pasado de 12.367 millones de euros en 2019 a 11.646 millones en 2021 -720 millones menos-. En lo que va de 2022, la recaudación por carburantes sí se mantiene en línea con la registrada en el mismo periodo de 2019.

Además de la electricidad y los hidrocarburos, la recaudación por el resto de impuestos especiales también se comportó peor en 2021 que en 2019: por alcohol y bebidas derivadas el Estado recaudó un 16% menos que entonces, por la situación de los sectores de hostelería y restauración, todavía con restricciones en buena parte del año; por cerveza, un 6,3% menos; por tabaco, un 5,1% menos, lo que deja al impuesto en unos niveles sustancialmente inferiores a la media observada en el periodo 2013 a 2019; y por carbón, un 79,2% menos, dado su carácter cada vez más residual al abandonarse su uso en la generación de electricidad.

España, entre los países de la UE con menos impuestos a los combustibles

La Agencia Tributaria ha aprovechado la publicación de los datos de recaudación para recordar que el tipo impositivo que se aplica en España sobre la gasolina sin plomo y el gasóleo de automoción se encuentra "bastante por debajo del tipo promedio de la Unión Europea". En concreto, España grava con un tipo del 0,50% la gasolina sin plomo y con un 0,38% el gasóleo, según sus datos, mientras de media en la UE el tipo es del 0,55% y 0,43% respectivamente.

Nuestro país está lejos del mínimo registrado en Hungría para la gasolina (0,35%), pero también del máximo (superior al 0,8%) en Países Bajos. En gasóleo, la tributación más baja se da en Hungría también (en torno al 0,35%) y la más alta en Italia (por encima del 0,6%).

"Si se analiza la evolución de los tipos a lo largo de estos últimos años, se concluye que España es uno de los países en los que la imposición ha permanecido más estable, registrándose la última variación del mismo en 2019, como consecuencia de la integración de la tarifa autonómica del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos en la tarifa especial al tipo máximo regulado en la normativa de aplicación. Esta estabilidad del tipo impositivo ha derivado en una pérdida constante de la capacidad recaudatoria del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos, que desde el ejercicio 2009 se sitúa en el entorno del 30%, pero con una tendencia decreciente", apuntan.

Al tener un tributo inferior a la media, esto implica que aunque el precio del combustible en España antes de impuestos es superior al promedio de la UE, el precio de venta al público después de aplicar los impuestos sea inferior.

"El resultado es una presión fiscal del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos en términos del PIB en España de las más bajas de la UE. Y ello a pesar de que el consumo en España de productos energéticos gravados por este impuesto se sitúa entre los más elevados de la UE", lamentan. De ahí que instituciones internacionales hayan reclamado a nuestro país en diversas ocasiones que aumenten sus impuestos medioambientales.


Etiquetas:  #Hacienda #recauda #menos #por #electricidad #y #combustible #que #antes #de #la #pandemia #al #frenar #los #precios #el #consumo

COMENTARIOS