Hasta 500 millones de euros para Rabat, socio clave ante ''los peligros crecientes de la inmigración irregular''
09:21
20 Agosto 2022

Hasta 500 millones de euros para Rabat, socio clave ante ''los peligros crecientes de la inmigración irregular''

La UE ultima ampliar las ayudas a Marruecos para control fronterizo y lucha contra el tráfico de personas

Crisis energética Bruselas se abre a financiar el MidCat que Francia rechaza si hay acuerdo entre los países Inmigración Mohamed VI insta a Argelia a "encontrar una salida" a la crisis con Marruecos

La colaboración entre Marruecos y la Unión Europea en materia migratoria y de control fronterizo se extiende ya más durante más de una década. Para Bruselas, Rabat se ha convertido durante este tiempo en un «aliado estratégico y comprometido» para frenar los flujos migratorios irregulares que arriban desde el otro lado del Estrecho. Fuentes comunitarias confirman que el objetivo es continuar reforzando esta cooperación en el futuro. La UE prepara ya un incremento de hasta 500 millones de euros para el país magrebí, al que podría sumarse otra inyección económica en el futuro.

A comienzos de julio, la visita conjunta a Marruecos de Ylva Johansson, comisaria europea de Interior, y de Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior español, derivó en un nuevo marco operativo para luchar contra las redes de tráfico de personas que incluye el «apoyo del control fronterizo, la cooperación policial y la sensibilización sobre los peligros de la inmigración irregular», tal y como recuerda una portavoz comunitaria a EL MUNDO.

En esta estrategia para fortalecer la relación entre Rabat y Bruselas, la Comisión Europea ultima un paquete para aumentar hasta 500 millones de euros los fondos para el país del norte de África durante los próximos cinco años, según confirman fuentes europeas. Se trata de un incremento importante, teniendo en cuenta que el anterior presupuesto comunitario para el periodo 2014-2020 destinaba para materia migratoria 346 millones de euros. Marruecos es uno de los países fuera del bloque comunitario que más financiación recibe de Bruselas, no sólo en relación a los extranjeros en situación irregular que llegan a las costas europeas, sino también en cuanto a jugosas partidas enmarcadas en su cooperación regional.

Los europeos elogian los «esfuerzos» de Rabat, que han evitado durante la primera mitad de este año la llegada al Viejo Continente de más de 26.000 personas migrantes sin la documentación en regla, y aplauden el desmantelamiento por parte de sus Fuerzas de Seguridad de 100 redes criminales de tráfico de seres humanos.

Por su parte, España afirma que las políticas de cooperación con los países africanos (hay una red de agregados y consejeros en Marruecos, Argelia, Mauritania, Senegal, Gambia, Mali, Costa de Marfil o Guinea, entre otros países) han ayudado a reducir un 40% los movimientos migratorios irregulares. Las cifras de personas que atraviesan el Estrecho se mantienen «modestas», según la Comisión Europea, pero el objetivo de cara al futuro continúa siendo cimentar la colaboración respetando los «estándares de derechos humanos internacionales».

La radiografía que hacen de la situación en la vía del Mediterráneo Oriental es que, con los años, Marruecos ha pasado de ser un país de origen a uno de tránsito y destino para miles de personas procedentes del África subsahariana y de la propia Siria. La UE, que carece de una política de asilo común desde 2015, continúa siendo incapaz de acordar un marco legal y sostenible en materia de asilo debido a las diferencias insalvables entre los Estados miembros.

Pero sus planes caminan ya hacia el fortalecimiento de las relaciones con terceros países a través del establecimiento de acuerdos financieros que fortalezcan el control migratorio desde fuera, como ocurre en Libia o Turquía.

Las relaciones de Europa con su aliado marroquí han pasado durante los últimos meses por una montaña rusa. La crisis de Ceuta durante el año pasado provocó la primera resolución de condena a este país en décadas por parte de la Eurocámara en materia de derechos humanos. Pero, en los últimos meses, ambos han cerrado filas y encauzado unos lazos difíciles de romper por los intereses mutuos que existen en materia comercial, migratoria, energética y de seguridad.


Etiquetas:  #Hasta #500 #millones #de #euros #para #Rabat #socio #clave #ante #los #peligros #crecientes #de #la #inmigración #irregular

COMENTARIOS