Hecatombe en Ferrari y otro doblete para Red Bull
21:28
12 Junio 2022

Hecatombe en Ferrari y otro doblete para Red Bull

Verstappen y Pérez plasman la superioridad del RB-18 en Bakú, donde Leclerc y Sainz abandonaron por una rotura de motor y un problema hidráulico. Podio de Russell y séptimo puesto para Alonso en una carrera sin historia.

GP de Azerbaiyán Clasificación y tiempos Mundial 2022 El pulso entre Verstappen y Leclerc

Después de tanto hablar de una carrera loca, en la que nadie podría sentirse a salvo de la catástrofe, Red Bull cerró en Bakú su domingo más tranquilo del año. El tercer doblete de Max Verstappen y Sergio Pérez coincidió con la hecatombe de Ferrari, que perdió por el camino a Charles Leclerc y Carlos Sainz. La rotura del motor, en el caso del monegasco y la avería hidráulica del madrileño, habitual comodín con el que se suele explicar casi todo, suponen el primer doble cero para la Scuderia desde el GP de Francia 2021. Sin incordios, casi de paseo, Verstappen abrochó su quinta victoria en 2022, mientras su escudero se quedaba con el bonus de la vuelta rápida (1:46.046).

A 45 segundos del vencedor vio la bandera de cuadros George Russell, el líder que necesita Mercedes dada la atonía de Lewis Hamilton. Por no haber, ni siquiera hubo tensión en la lucha por el podio, porque las Flechas de Plata apenas se vieron incomodadas por AlphaTauri, que perdió por el camino el alerón trasero de Yuki Tsunoda. Con tantos contratiempos por delante, Fernando Alonso aprovechó la coyuntura para repetir otro séptimo puesto, su tope del año.

Esta es la tónica semanal para el bicampeón, que puso todo de su mano para seguir a Sebastian Vettel y aún debió contener los postreros intentos de Daniel Ricciardo. No había más potencia para alcanzar a Tsunoda, ni para que Esteban Ocon ralentizase el ritmo de sus perseguidores durante tantas vueltas. Aún pueden sentirse satisfechos en Alpine con el punto del francés, el último en no ser doblado por Verstappen.

Ceder en la primera curva

La soberanía de Red Bull resultó aún más hiriente al coincidir con el drama de Ferrari. Desde Imola la ruina se ha instalado en la Scuderia, hoy con 80 puntos menos que Red Bull en el Mundial de Constructores. En estas cinco carreras, Leclerc ha pasado de liderar el campeonato a descolgarse hasta la tercera posición, a 13 unidades de Pérez. Dentro de una semana, Leclerc deberá montar una unidad de potencia nueva para Canadá, con un añadido aún más fatídico: si hay que cambiar el turbo, será penalizado con 10 posiciones en la parrilla.

Las buenas intenciones de Charles en Bakú se perdieron en los 300 metros que separaban el arranque y la primera curva. Pérez superó con total soltura al monegasco, que aún bloqueó las ruedas para no marcarse un recto. Hasta los más incondicionales comprendían que el ritmo de Red Bull en las cuatro rectas resultaba inabordable para Ferrari. Y que el flamante alerón trasero rojo tampoco bastaba a Sainz para seguir la estela de Verstappen. La realidad incluso empeoraba las previsiones de la segunda sesión libre, con una décima favorable por vuelta para los Red Bull.

Sólo habían transcurrido nueve giros cuando algo falló en el SF-75 de Sainz, que debió buscar refugio en la escapatoria de la curva 4. El tercer abandono en ocho carreras del madrileño al menos abría una ventana de oportunidad para Leclerc, que montaría los neumáticos duros. Una apuesta de riesgo con la que intentaban alcanzar la meta merced tras un único paso por boxes. Sin embargo, un error en el pit-stop ya ralentizó el proceso durante 5,4 segundos.

Sainz, con el SF-75, antes de su abandono en Bakú.Sainz, con el SF-75, antes de su abandono en Bakú.AFP

Con el camino expedito, Red Bull únicamente debía ordenar su gallinero y convencer con buenas palabras a Pérez para que cediese el liderato a Verstappen. Este trámite se formalizó en la vuelta 15, a final de recta. "Sin lucha", advirtieron al mexicano por radio, antes de meterle al garaje, para calcar la estrategia de Ferrari. Fue mala la parada, aunque suficiente para mantener la posición con Russell. Tampoco iban a hilar fino los mecánicos con Verstappen, aunque poco importaría al fin y al cabo.

Porque en la vigésima vuelta, una densa humareda llevó el desconsuelo al equipo de Mattia Binotto. Si hace tres semanas, en Montmeló, fueron el turbo y el MGU-H, esta avería pareció propia del motor de combustión. Han pasado ya dos meses desde la última victoria de Leclerc, incapaz de capitalizar desde entonces sus tres poles. Por añadir más incertidumbres a los motores Ferrari, sólo unos minutos después Guanyu Zhou (Alfa Romeo) y Kevin Magnussen (Haas) rompían otros propulsores facilitados desde Maranello.


Etiquetas:  #Hecatombe #en #Ferrari #y #otro #doblete #para #Red #Bull

COMENTARIOS