Human Rights Watch revela el ''manual de tácticas represivas'' que usa Marruecos contra los disidentes
15:04
28 Julio 2022

Human Rights Watch revela el ''manual de tácticas represivas'' que usa Marruecos contra los disidentes

La ONG denuncia un 'modus operandi' para acallar voces críticas con juicios penales, campañas de desprestigio y delitos sexuales

Bloqueo informativo Cárcel, torturas y palizas: Marruecos impone la ley del silencio en el Sáhara Occidental Naciones Unidas El enviado especial de la ONU renuncia a sus planes de visitar por primera vez el Sáhara Occidental

"Sexo, drogas, alcohol... si no pueden encontrar nada, inventarán acusaciones contra ti". Lo dice Hicham Mansuri, periodista marroquí que tuvo que pedir asilo político en Francia después de ser encarcelado 10 meses por "adulterio". El economista y activista de los derechos humanos Fuad Abdelmumni recibió amenazas para que moderase sus críticas contra las autoridades del reino alauí. Como no se calló, su familia recibió vídeos grabados en secreto en los que aparecía con su prometida en actitudes íntimas. El periodista independiente Omar Radi fue detenido en julio de 2020 y pasó un año encarcelado a la espera de juicio acusado de "espionaje". Fue condenado en julio de 2021, pero mientras tanto se le añadieron cargos de "asalto indecente" y "violación". Actualmente sigue en la cárcel, cumpliendo seis años de condena. Radi había destapado la corrupción generalizada en el 'Majzen' (el entramado del régimen marroquí) en los sectores de la construcción y los recursos naturales.

La lista sigue y la ONG de defensa de los Derechos Humanos en el mundo Human Rights Watch (HRW) ha juntado las miguitas. Su conclusión es que en Marruecos se silencia a las voces críticas con estrategias que incluyen cargos por delitos penales no relacionados con la libertad de expresión. En el país norteafricano el sexo fuera del matrimonio es un delito castigado con la cárcel y motivo de escarnio social, en especial para las mujeres. En una investigación que HRW desvela hoy, la organización con sede en Nueva York asegura que "las autoridades marroquíes están utilizando tácticas indirectas y encubiertas para silenciar a activistas y periodistas críticos con el régimen".

HRW ha documentado una serie de prácticas y técnicas que conforman un "manual de estrategias" para enmascarar la creciente represión. Utilizadas de forma conjunta conforman un "ecosistema de represión" que tiene como fin acallar a las voces disidentes y de paso prevenir nuevas críticas. "Las estrategias incluyen juicios injustos y largas penas de prisión por cargos penales no relacionados con la expresión, campañas de acoso y desprestigio en medios de comunicación afines al Estado y la persecución de los familiares de los disidentes. Voces críticas del Estado también han sido sometidas a vigilancia mediante vídeo y medios digitales, y en algunos casos a intimidaciones y agresiones físicas que la policía no ha investigado adecuadamente", señala la ONG en Mohamed VI, quien a finales de esta semana celebra 23 años en el trono.

"Desde que el rey Mohamed VI subió al trono de Marruecos en 1999, Human Rights Watch ha documentado decenas de condenas a periodistas y activistas por cargos relacionados con la libertad de expresión, en violación de su derecho a la misma. Estos juicios continúan. Paralelamente, las autoridades han perfeccionado un enfoque diferente para los detractores más destacados, procesándolos por delitos no relacionados con la expresión, como el blanqueo de dinero, el espionaje, la violación, la agresión sexual, e incluso la trata de personas", precisa la ONG.

Cuando se conectan los puntos

Taufik Buachrine, director del periódico crítico 'Ajbar al Youm', fue condenado a 15 años de cárcel en 2019 por múltiples acusaciones de agresión sexual que él siempre ha negado. También llegó a ser acusado de abuso de poder con fines sexuales y violación y de cargos de tráfico de personas que finalmente fueron descartados por el tribunal de Casablanca que lo juzgó. El diario, que se imprimía desde 2009, tuvo que cerrar en mayo de 2021 denunciando "una asfixia económica desencadenada por el Estado".

La periodista Hajar Raisuni fue condenada por mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio con su prometido y por practicar un aborto ilegal. Durante los interrogatorios -declaró Raisuni a HRW- la policía le cuestionó sobre las actividades de dos de sus tíos, reconocidos disidentes.

"Lo que al principio parecen ser casos regulares de aplicación de la ley y actos dispersos de acoso y difamación en los medios de comunicación, resultan ser, cuando se conectan los puntos, un manual de jugadas en toda regla para aplastar la disidencia", expone Fakih. "Los aliados internacionales de Marruecos deberían reconocerlo como lo que es, y denunciar a Marruecos por ello, de forma fuerte y contundente".

En este esquema perfeccionado de persecución hay campañas de desprestigio en la que intervienen "una constelación de sitios web" que tienen vínculos con la policía y los servicios de Inteligencia de Marruecos. Sólo vislumbrar que se puede ser blanco de este espectro mediático y la posibilidad de ser sometido a "muerte social" por difamación y desprestigio personal y profesional disuade de hablar al más templado de los activistas. Como describe Mansuri, "hay un clima inquisitivo".


Etiquetas:  #Human #Rights #Watch #revela #el #manual #de #tácticas #represivas #que #usa #Marruecos #contra #los #disidentes

COMENTARIOS