Jaime Mateu, de una condena de cárcel a los Juegos: ''Estuve en el sitio equivocado en el momento equivocado''
16:26
17 Julio 2021

Jaime Mateu, de una condena de cárcel a los Juegos: ''Estuve en el sitio equivocado en el momento equivocado''

El skater fue juzgado el año pasado por un altercado en un bar de Gijón y condenado por resistencia a la autoridad. ''De pequeño era un vándalo, patinar me salvó la vida'', dice

JAVIER SÁNCHEZ @javisanchez Actualizado Sábado, 17 julio 2021 - 02:07Enviar por emailVer 3 comentariosEntrevista Julia Benedetti, una adolescente en Tokio: "No pienso mucho en los Juegos porque tengo exámenes"

"Cuando yo empecé todos éramos de clase media-baja, no teníamos un duro, lo único que teníamos era patinar. A mí patinar me salvó la vida. Yo de pequeñito era fino, fino, era un vándalo, y si no llega a ser por el patín vete tú a saber dónde hubiera terminado".

El camino de Jaime Mateu (Palma, 1995) hacia los Juegos Olímpicos de Tokio guarda muchas celebraciones, viajes por todo el mundo, multitud de amigos, acuerdos con patrocinadores... y algún que otro episodio difícil de explicar. Pero vayamos a los inicios.

"Los estudios nunca fueron mi gran baza y a los 17 años me saqué el carné de patrón de embarcaciones de recreo para ser marinero y viajar sin dinero. El problema fue que llegó la crisis. Y como no hubo manera de encontrar trabajo y lo único que hacía era patinar, decidí irme a una competición en Chiclana con lo poco que tenía ahorrado. Sólo quería probar, conocer gente, pasármelo bien, pero quedé tercero, gané unos 300 o 400 euros y con eso me fui a otra competición al País Vasco y luego a otra... Me presionaba bastante porque necesitaba el dinero para seguir viajando, pero las cosas fueron saliendo. Mi madre no quería que patinara, fueron mis abuelos los que insistieron para que me dejara, pero al final casi siempre volvía a Mallorca con dinero", relata Mateu en una conversación auspiciada por Eurosport, que ofrecerá íntegramente toda la competición desde Tokio.

De niño fue futbolista, como tantísimos otros, pero el skate de repente surgió. Con un físico robusto -"no me rompía tanto como los flaquitos"-, pronto empezó a soñar trucos imposibles y un poco más tarde a hacerlos. Sus vídeos en Palma y sus victorias en torneos como el Red Bull Bowl Rippers de Marsella le llevaron a cierta popularidad -hoy tiene casi 100.000 seguidores en Instagram-, aunque un episodio previo a su clasificación para los Juegos empañó su trayectoria.

"En la vida no todo es bueno"

«Nueve meses de cárcel para el skater mallorquín que se resistió a la Policía», titulaba La Nueva España en febrero de 2020 tras la sentencia de la Audiencia Provincial de Asturias sobre un altercado nocturno en un bar de Gijón que Mateu protagonizó dos años antes. Las versiones de lo ocurrido son dispares, pero todas coinciden en la presencia de estupefacientes -el abogado de Mateu lo presentó como atenuante-, en la agitada detención de una joven que se abalanzó contra dos agentes de Policía -"Yo no hago caso de estos putos cerdos hijos de puta", gritó- y en la intervención posterior del skater y otros presentes. Al principio la Fiscalía reclamaba para él dos años de cárcel por atentado contra la autoridad, pero finalmente se descartó que provocara lesiones y fue condenado por un delito de resistencia a la autoridad.

La pena aún recurrible le costó un problema de imagen y, sobre todo, le llevó a una reflexión. «En la vida no todo puede ser bueno y la gente cambia. Uno deja de tener 18 años, como dejaré de tener 25 años. Aquello es de esas cosas que pasan cuando estás en el lugar equivocado en el momento equivocado», apunta con ánimo de pasar página.

Entre sus sueños ahora «el oro para España en los Juegos de Tokio» y, al contrario que ocurre en otras disciplinas, dejar pronto de competir. En el skate la competición es muchas veces una manera de «dejarse ver», pero la diversión suele estar simplemente en inventar un nuevo truco en el foso con los amigos. Por eso el ambiente suele ser distendido y todos los rivales se animan. Aunque, según Mateu, eso está cambiando.

«Mi sueño es ganarme la vida con el patín y vivir tranquilo sin tener que exponerme en las competiciones. Pero el skate ya no es lo que era, está perdiendo la esencia, ahora se mueve mucho más dinero... Ahora ya hay niños con dinero que están empezando a patinar porque quieren sus padres, incluso porque les obligan sus padres, porque hay negocio. Antes no era así. Yo cuando era un niño me iba a dormir de madrugada pensando en el patín y me despertaba pensando en el patín», recuerda quien junto a Danny León y Júlia Benedetti representará a España en uno de los cinco deportes que se harán olímpicos en Japón.

El camino de Jaime Mateu hacia los Juegos guarda de todo. Ahora ya está aquí.


Etiquetas:  #Jaime #Mateu #de #una #condena #de #cárcel #a #los #Juegos #Estuve #en #el #sitio #equivocado #en #el #momento #equivocado

COMENTARIOS