Jamaica aún es el país del viento: oro para Thompson-Herah en el 100 y segunda mejor marca de siempre
19:24
31 Julio 2021

Jamaica aún es el país del viento: oro para Thompson-Herah en el 100 y segunda mejor marca de siempre

La caribeña revalidó su título olímpico y venció a su compatriota y ex compañera de entrenamientos, Shelly-Ann Fraser-Pryce, que apenas le felicitó

Los asientos vacíos del Estadio Olímpico permitían que sus gritos se escucharan hasta en la tercera grada, allí donde sólo hay cámaras, ya ni voluntarios. "¡Uah!¡Uah!", chilló y chilló la jamaicana Elaine Thompson-Herah desde el momento en el que cruzó la meta y entonces, incluso antes, cuatro o cinco metros antes de revalidar su oro olímpico, señaló la pantalla que marcaba su tiempo: 10.61 segundos, nuevo récord de los Juegos, la segunda mejor marca de siempre. Había avisado en semifinales, pero su duelo con su compatriota y ex compañera de entrenamientos Shelly-Ann Fraser-Pryce era impredecible.

Las dos aparecieron en Tokio con argumentos parecidos para el título, unos tiempos similares. Las dos aparecieron en Tokio con ganas de revancha: Thompson-Herah por los últimos dos Mundiales y Fraser-Pryce por los Juegos de Río 2016. Y las dos aparecieron en Tokio con un peinado parecido, melena rubia. La tensión en meta, cuando Fraser-Pryce, subcampeona, apenas felicitó a Thompson-Herah demostró la tensión que debían vivir cada día hasta que el año pasado tomaron caminos distintos.

Ver más resultados

La tercera jamaicana, la joven Shericka Jackson, que se colgó el bronce y cerró el triplete no sabía dónde meterse. Desde que se conoció la baja de la estadounidense Sha'Carri Richardson por un positivo en marihuana, el título para el país caribeño era una certeza y al final lo fue todo, las tres medallas, el podio entero, la enésima muestra de la excelencia de la escuela del país. No hay tradición como la suya. Y quien mejor lo demuestra es la propia Thompson-Herah.

Fan de Merlene Ottey

Conocida como Thompson, oficialmente Thompson-Herah desde que se casó en 2019 con el ex atleta Derron Herah, sus inicios son fruto de esa leyenda que atrapa a los niños jamaicanos y los invita a volar. En su caso pasó la infancia viendo carreras de Merlene Ottey, doble subcampeona olímpica en los Juegos de Atlanta 1996, y pidiendo que la llevaran a las pistas, que la llevaran a las pistas. De Manchester, una de las zonas más pobres del país, su abuela, que se hizo cargo de ella cuando sólo tenía siete meses, un día la llevó y de allí todavía no ha salido.

Aunque el camino no fue tan brillante como se podría pensar. Al contrario que otras estrellas, como Usain Bolt, que descubrieron el vértigo en la adolescencia, Thompson pasó sin pena ni gloria por las competiciones escolares y de instituto -de hecho fue expulsada del equipo por mal comportamiento- y sólo en la universidad empezó a parecer una campeona.

En el Mundial de Pekín 2015 se presentó con una plata en los 200 metros y en los Juegos de Río 2016 ya dominó con el doblete 100-200. Entonces, a los 24 años, se advirtió que podía rebajar el récord del mundo, esos 10.49 segundos que registró la estadounidense Florence Griffith-Joyner hace 33 años. Y el pronóstico no era arriesgado. Y el pronóstico tenía sentido.

Pero entonces su tendón de Aquiles empezó a requerir atención, a fastidiarle, a martirizarle, y sus tiempos se quedaron como estaban. Hasta este sábado. En las semifinales, pese a dejarse llevar en meta, ya paró el crono en 10.76, muy cerca de su mejor marca personal entonces (10.70). Y en la final, ¡guau! En los últimos dos Mundiales ni se había subido al podio, para gloria de Fraser-Pryce en el último, pero a la que se encontró sana...


Etiquetas:  #Jamaica #aún #es #el #país #del #viento #oro #para #Thompson #Herah #en #el #100 #y #segunda #mejor #marca #de #siempre

COMENTARIOS