James aterriza con 30 años en Qatar: el amor frustrado de Simeone y el manto de Ancelotti: ''Nunca se atrevió a sufrir''
21:34
23 Septiembre 2021

James aterriza con 30 años en Qatar: el amor frustrado de Simeone y el manto de Ancelotti: ''Nunca se atrevió a sufrir''

El colombiano cambia el Everton por el Al-Rayyan qatarí, con la mente puesta en el Mundial'22. A veces, como en su caso, no basta con el talento

El 12 de julio, James Rodríguez cumplió 30 años. Lo hizo siendo jugador del Everton, club por el que fichó un año antes para, de la mano de Carlo Ancelotti, el técnico que más y mejor le ha entendido y, también, que más y mejor ha extraído su jugo (77 partidos, 5.839 minutos, 24 goles y 28 asistencias), seguir mostrando a Europa los encantos de una zurda soberbia. Ancelotti regresó a Madrid en junio, Rafa Benítez volvió a Liverpool y...

Ayer, un par de meses después de celebrar los 30, edad perfecta para ser bandera en cualquier batalla, aterrizó en Qatar. Allí fue recibido como una celebridad y presentado por el Al-Rayyan, 10º en la liga qatarí, tras pagar ocho millones. Al parecer, cobrará 12 'kilos' anuales. "Lo que más quiero es jugar y ser feliz", proclamaba en su presentación, junto a Laurent Blanc, su nuevo técnico. Pólvora y fuegos artificiales sobre un césped que será sede del Mundial 2022, acaso la última parada de una carrera que, según ha asegurado en ocasiones, no tiene intención de dilatar en exceso. Hace sólo un par de semanas, había sido cazado de fiesta en un yate en Ibiza, donde, a simple vista, no faltó ni el tabaco ni las mujeres.

De James se han escrito (y dicho) muchas cosas. Fue el chico de oro de Jorge Mendes, que lo movió de Oporto a Madrid, pasando por Mónaco, dejando un rastro de 130 millones en tres certeras operaciones. De esa cifra, 75 los pagó el Real Madrid. Florentino Pérez quedó prendado de la purpurina del colombiano en aquel mágico Mundial 2014, con su inolvidable latigazo a Uruguay. El tanto sería premiado como el mejor de aquella cita y James caería como un galáctico en la capital. "Ha sido la mejor zurda que ha pasado en mucho tiempo por Valdebebas. Su toque era maravilloso", lo describen en el club blanco.

James Rodríguez, durante su presentación.James Rodríguez, durante su presentación.@AlRayyanSC

El Bernabéu disfrutó con él de inicio, pero dejó de ser imprescindible, al tiempo que las lesiones le fueron poniendo zancadillas. Dicen quienes convivieron con él en algunos de aquellos días (jugó 125 partidos con el Real Madrid) que le faltaron algunas cosas y le sobraron otras tantas. Que se resistió a dar el salto físico porque pensaba que con su clase le bastaba. Que en determinados momentos creyó que algunos entrenadores estaban contra él. Que siempre se fio de su entorno, donde sólo le decían lo bueno que era. "James nunca se atrevió a sufrir".

Su vida, además, se desordenó con el divorcio. Su separación de Daniela Ospina (2017), jugadora de voleibol, modelo y empresaria colombiana, le distanció de su hija Salomé. Y aquello, camino del Bayern, donde jugaría dos temporadas, reclamado y abrazado (otra vez) por Ancelotti, marcó parte de su rumbo. Aquello le trastornó porque James siempre fue un tipo muy paternal.

Fichaje frustrado por el Atlético

Su destino pudo dar un giro (o no) en el verano de 2019, de haber caído en manos de Diego Pablo Simeone. Recuerdan en el club rojiblanco que pocas veces se vio al Cholo tan convencido y entusiasmado con un jugador. Recuerdan, también, que el acuerdo con el Real Madrid estaba cerrado antes de aquel famoso derbi amistoso de New Jersey, el del 7-3. Recuerdan que en una comida en Nueva York, un día antes del partido, Florentino y José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid, dejaron pactadas las condiciones de su fichaje. 24 horas después, antes del descanso de aquel duelo, Florentino abandonaba el palco. Al día siguiente, el acuerdo se rompió y la operación se vino abajo.

James siempre insistió en que el Real Madrid no le dejó ir al Atlético. Pero en el Bernabéu sostienen otro relato: el club blanco no le dejó marcharse gratis, como sí haría un año más tarde, rumbo al Everton, porque en el Metropolitano nunca llegaron a ofrecer un euro por su traspaso.

Historias y leyendas de un James que, con sólo 30 años, ha cambiado la Premier por Qatar. Como esos futbolistas que, cansados de dar patadas a un balón, buscan una última orilla tranquila donde hacer caja. Como si la magia de su zurda sólo hubiera sido un sueño.


Etiquetas:  #James #aterriza #con #30 #años #en #Qatar #el #amor #frustrado #de #Simeone #y #el #manto #de #Ancelotti #Nunca #se #atrevió #a #sufrir

COMENTARIOS